{Reseña} M. P. Shiel: El Príncipe Zaleski (Edhasa)

M. P. Shiel es conocido especialmente por esa obra maestra de la literatura fantástica que es la novela La nube púrpura (1903). Esta colección de relatos están protagonizados por el príncipe ruso Zaleski (heredero de Auguste Dupin y contemporáneo de Sherlock Holmes), el detective más decadente y misántropo de la historia. Con todo, es la personalidad de Zaleski casi más interesante y atractiva para el lector que la resolución de los misterios policiales; porque el príncipe Zaleski, rico y exiliado aristócrata ruso, vive desengañado y confinado en una perdida y vetusta casona de la campiña, acompañado de un único sirviente libio, colmado de humo de pebeteros y de cannabis, antigüedades y cortinajes suntuosos, casi siempre dedicado a sus estudios orientalistas y meditaciones trascendentes, tumbado en una otomana (los decadentes son así) junto al sarcófago abierto de una momia egipcia. Cuando Shiel (que actúa de Watson, podemos decir) le propone un caso inexplicable, Zaleski, que es puro razonamiento deductivo, lo resuelve todo prácticamente sin abandonar el salón de su apartada mansión campestre. Es una lástima que el autor no profundizara en este personaje fascinante escribiendo una serie más amplia de relatos (probablemente no quisiera entrar en competencia directa con el ya famosísimo Holmes).

Dividido en dos partes, El príncipe Zaleski contiene tres historias escritas de puño y letra de M. P. Shiel en 1893: La estirpe de los Orven (sobre una antigua maldición familiar), La piedra de los monjes de Edmundsbury (acerca del robo de una gema) y La S. E., o en inglés “The S. S.” (iniciales de Spartan Society), la historia más llamativa por su carácter predictivo, sobre la eugenesia promulgada por una sociedad secreta. Completan el volumen tres relatos muy posteriores rescatados y retocados por su albacea literario, John Gawsworth (El asesinato de Murena, Los abogados desaparecidos y el breve e incompleto La herencia de los Hargen). En general, me parecen superiores los originales de Shiel, más consistentes y entretenidos que los completados por Gawsworth.

El príncipe Zaleski es un clásico casi olvidado del género policiaco que gustará a todos los aficionados a la literatura clásica de detectives y de misterio. La edición de Edhasa es estupenda. Recomendable.

Puntuación: 4 (de 5)

Edhasa (2006)
Traducción: Eduardo Iriarte
224 págs.

9788435009546

Este volumen recoge los seis cuentos de que se tienen noticia protagonizados por el misterioso príncipe Zaleski, una de las más afortunadas creaciones de Shiel, que en algunas ocasiones trabajó en colaboración con John Gawsworth. Zaleski es un personaje singular entre los detectives literarios: un aristócrata decadentista, que pasa buena parte de su existencia en una habitación en la penumbra fumando opio o hachís; sin embargo, cuando se le plantea un enigma pone en marcha toda su erudición y sus excepcionales dotes deductivas y, para sorpresa del lector, llega a conclusiones de una lógica aplastante. La edición se complementa y enriquece con un iluminador estudio introductorio de Brian Stableford y un breve ensayo de R.B. Russell acerca de la colaboración entre Gawsworth y Shiel. (Sinopsis de la editorial).

shiel

A Matthew Phipps Shiell, un escritor nacido el 21 de julio de 1865 que solía firmar sus obras con sus iniciales, los aficionados al mundo de las letras y los expertos en cuestiones literarias lo recuerdan como un talentoso novelista y cuentista inglés que llegó a elaborar varias historias de perfil sobrenatural y otras de ciencia ficción. Tras desempeñarse durante algún tiempo como profesor y traductor, Shiel debutó como autor de cuentos. En un primer momento, sus creaciones aparecieron en revistas como The Strand y Pearson’s Weekly, pero poco después se difundieron en forma de libro.

La mujer de Huguenin: cuentos fantásticos”, “La nube púrpura”, “El peligro amarillo” y “El príncipe Zaleski” son sólo algunos de los títulos que forman parte de la extensa producción literaria de este escritor que, a la hora de desarrollar relatos, evidenciaba fuertes influencias de figuras como Edgar Allan Poe, H.G. Wells y Jack London.

Por la escasa repercusión alcanzada por diversos trabajos de su autoría, este inglés que contrajo matrimonio en dos oportunidades decidió alejarse de la escritura durante diez años. Al retomar su labor literaria, Shiel amplió su legado con cinco obras de teatro y nuevas novelas.

La muerte de este prolífico exponente del mundo de las letras que enriqueció con sus textos al género fantástico se produjo el 17 de febrero de 1947.

PrinceZaleski-TP.jpg

Anuncios

2 comentarios sobre “{Reseña} M. P. Shiel: El Príncipe Zaleski (Edhasa)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s