{Reseña} E.T.A. Hoffmann: Nocturnos (Alba Editorial)

714IwlmKlgL.jpg

 

Quienes frecuenten la literatura del siglo XIX habrán comprobado el tremendo impacto que los relatos de Hoffmann ejercieron en la literatura y la sociedad de su época; una infinidad de alusiones a sus cuentos y a sus obras, e incluso su propio nombre convertido en adjetivo, hoffmaniano, como sinónimo de fantasmagórico, onírico  y terrorífico. Con el paso del tiempo esta influencia ha ido disminuyendo, lo que ha provocado que se lo edite de forma incompleta e intermitente. Por fortuna, Alba ha publicado completo Nocturnos (Nachtstücke, 1816 y 1817), uno de sus volúmenes de relatos más celebrados, y además en su fastuosa colección Clásica Maior.

Rechazado de pleno por muchos de sus contemporáneos y muy admirado por otros, el compositor y pintor frustrado que fue Hoffmann se dedicó a escribir sólo en parte para ganarse la vida donde obtuvo gran éxito de público con la publicación de sus relatos, no tanto entre los grandes nombres de la literatura y la filosofía, quienes hasta casi un siglo después lo consideraron un escritor de segunda fila, autor de relatos de poco valor estético, contenido dudoso y estilo extravagante. Es a partir del siglo XX, en especial desde el expresionismo, cuando se leen como se merecen los relatos de Hoffmann y el así llamado Romanticismo negro. El gran tema en la obra de Hoffmann es la incompatibilidad absoluta entre el arte y la vida, entre el afán de creación —tendencia demoníaca que conduce al abismo— y la existencia sosegada del ciudadano corriente. Donde más destacó  Hoffmann fue en sus cuentos fantásticos, en los que se mezclan el misterio y el horror; en ellos crea una atmósfera en ocasiones de pesadilla alucinante, abordando temas como el desdoblamiento de la personalidad, la locura y el mundo de los sueños, que ejercieron gran influencia en escritores posteriores. Sus historias son siniestras, en el sentido que dio Freud a esta expresión: el efecto de horror y extrañamiento que produce la repentina realización en el mundo real de los temores supersticiosos o infantiles.

“Sus libros son lo más notable de nuestro tiempo. Todos llevan el sello de lo extraordinario.” Heinrich Heine

sandmann_1

Nocturnos está compuesto por ocho relatos, algunos de los cuales son obras maestras reconocidas que se han publicado habitualmente por separado y en multitud de antologías. En El hombre de la arena, una auténtica obra maestra, el estudiante Nataniel se enamora  de la bella Olimpia hasta que se da cuenta que su amada es un ingenio mecánico, un autómata. Enloquecido, el estudiante acabará suicidándose. El Mayorazgo es una nouvelle gótica con todos los ingredientes del género: un castillo misterioso en una apartada zona del Báltico, una familia en decadencia y un misterio que sólo al final será resuelto. La casa vacía es un cuento inquietante en el que visiones a través de espejos y la omnipresente locura producen un gran efecto final. Ignaz Denner es un relato legendario y de misterio con posesión diabólica incluida. El magnífico La Iglesia de los jesuitas de G. trata con maestría el tema de la locura y el artista, con final trágico, como era de esperar.

Estos Nocturnos de Hoffmann son unos clásicos imprescindibles de la literatura fantástica, de lectura obligada para cualquier aficionado. La edición de Alba Editorial, como siempre, es magnífica. Totalmente recomendable.

Puntuación: 5 (de 5)
Alba editorial (2009)
Traducción: Isabel Hernández
Colección: Clásica Maior
344 págs.

John_Henry_Fuseli_-_The_Nightmare.JPG

Por primera vez en español, la edición completa en un solo volumen de los Nocturnos de Hoffmann, una de las piezas clave de la literatura fantástica universal, precedente de Poe, Gógol y Kafka. E. T. A. Hoffmann fue uno de los grandes nombres del romanticismo alemán, pero sobre todo un maestro de la literatura fantástica, cuya influencia sería reconocida por escritores como Poe, Gógol, Dostoievski o Kafka. Hoffmann cultivaba, según sus propias palabras, «ese profundo sentido del horror que es innato en nuestro corazón y que, una vez activado por el impulso eléctrico de un mundo de espíritus invisibles, causa en nuestra alma un estremecimiento que, en cierta medida, no es del todo desagradable». Sus Nocturnos (1817), que presentamos aquí en edición completa por primera vez en español, nos introducen en un universo alucinado e irracional, habitado por autómatas, dobles, sonámbulos, y apariciones diabólicas o angelicales que perturban el orden de la realidad y plantean profundos enigmas sobre su naturaleza. La idealización romántica también se ve sometida a duras pruebas en estos relatos, que combinan piezas clásicas como la ya citada El hombre de la arena o El mayorazgo con otras menos conocidas pero igualmente subyugantes como Ignaz Denner, La Iglesia de los Jesuitas de G., El Sanctus, El voto o La casa vacía. (Sinopsis de la editorial).

ETA_Hoffmann_2.jpg

Ernst Theodor Amadeus Hoffmann (1776-1822), juez, músico, crítico musical y, sobre todo, escritor, es una de las figuras más conocidas e influyentes del Romanticismo no sólo alemán sino universal. Su tercer nombre era originalmente Wilhelm, pero más tarde adoptó el de Amadeus en honor del compositor Wolfgang Amadeus Mozart. Sus cuentos inspiraron en el siglo XIX los ballets Cascanueces de Tchaikovski y Coppélia de Léo Delibes, y la ópera Les contes d’Hoffmann de Offenbach. Pionero del género fantástico, su combinación de elementos grotescos y macabros con una aguda y realista mirada psicológica lo convirtió en directo precursor de autores como Edgard Allan Poe, Gógol, Dickens, Baudelaire y Kafka.

hoffmann_nachtstuecke01_1817_0007_800px.jpg

x_ill_san_035

 

Anuncios

3 comentarios sobre “{Reseña} E.T.A. Hoffmann: Nocturnos (Alba Editorial)

  1. Hoffmann fue un artista completo: escritor, músico y dibujante genial. Goethe no se lo tomó en serio, desde luego, pero tampoco lo hizo con Hölderlin…

    La editorial Alba “exageró” un poco al afirmar que con esta edición se publicaban por vez primera los Nocturnos completos en castellano, cuando Anaya los publicó también completos a finales de los 80 en su célebre colección Laurín (y profusamente iluminados con las ilustraciones originales).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s