{Reseña} Julio Camba: La ciudad automática (Alhena Media)

7104gZDhiKL.jpg

Desde hace unos años tenemos la suerte de disfrutar de todas las obras que Julio Camba publicó en vida y que se encontraban agotadas desde hacía décadas. Alhena ha publicado tres de los libros de viajes (en realidad, recopilación de artículos) más justamente famosos del escritor gallego. Entre ellos descuella La ciudad automática (1932), el segundo de los trabajos dedicados por Camba a Nueva York tras Un año en el otro mundo (1917).

“Todas las comparaciones que se me ocurren para definir la clase de atracción que Nueva York ejerce sobre mí pertenecen por entero al género romántico: la vorágine, el abismo, «el pecado», las mujeres fatales, las drogas malditas… ¿Será, acaso, Nueva York una ciudad romántica?”.

Cronológicamente, es el último de sus libros de viaje (muy separado de lo anteriores, escritos entre 1916 y 1923), y también el último de sus grandes volúmenes de crónicas. Camba mantuvo relación con los grandes de su época, desde Rubén Darío hasta Valle Inclán, y Unamuno afirmó que no había entre los escritores españoles del momento quien emplease con más precisión y gracia la lengua de Cervantes. La ciudad automática recoge 54 artículos publicados en ABC entre el 30 de diciembre de 1930 y el 30 de julio de 1931. Julio Camba es uno de los reyes del articulismo español, género que mejor se ajustaba a su estilo de cronista rápido, mordaz, impresionista, impulsivo e intuitivo, siempre irónico y teñido de un refinado escepticismo (por cierto, Camba nunca se consideró periodista sino articulista). Muchos de los artículos escritos por Camba son intemporales y podrían haberse escrito hoy mismo. Este de La ciudad automática  puede leerse incluso como una novela, en la que el personaje único es la multiforme ciudad de Nueva York (y por extensión los Estados Unidos), ciudad que como Camba expresa en la primera crónica del libro “es una ciudad que me irrita, pero que me atrae de un modo irresistible“. Especialmente memorables con los artículos dedicados a los rascacielos, a los gangsters y a la mecanización y producción en serie, como atributos de la sociedad norteamericana del momento.

La ciudad automática es un libro delicioso e imprescindible para los seguidores de uno de nuestros grandes escritores y también para los buenos degustadores de los libros clásicos de viajes y de artículos. La edición de Alhena Media es magnífica. Absolutamente recomendable.

Puntuación: 5 (de 5)

Alhena Media (2008)
Colección: Alhena Literaria
168 págs.

line0987.jpg

Publicado por primera vez en 1932, La ciudad automática es un libro de culto, una referencia insoslayable de la literatura periodística del siglo XX. Con su habitual sentido del humor y su facilidad por convertir la anécdota en categoría filosófica, Julio Camba realiza en estas páginas uno de los homenajes más hermosos que se han tributado nunca a la ciudad de Nueva York. Recuperado hoy para el lector español es a la vez un motivo de júbilo y un acto de justicia poética. (Sinopsis de la editorial).

cambafoto.jpg

Julio Camba (Villanueva de Arosa, 1884-Madrid, 1962) fue durante la segunda y tercera década del siglo XX uno de los más singulares corresponsales extranjeros que haya tenido nunca la prensa española. A los dieciséis años se escapó de casa y llegó hasta Buenos Aires. Allí se introdujo en los círculos anarquistas y redactó incendiarias proclamas y panfletos. Al final fue deportado del país junto con otros anarquistas. De regreso a España empezó a colaborar en la prensa local gallega y en publicaciones revolucionarias del Madrid de comienzos de siglo, y su prosa no tardó en ocupar las columnas de los más importantes periódicos (El País, España Nueva, La Correspondencia de España, El Mundo, La Tribuna, ABC, El Sol, Ahora). De sus quince libros publicados, siete son crónicas de viaje para diversos periódicos: Playas, ciudades y montañas (Galicia, París y Suiza), Londres, Alemania (los tres de 1916), Un año en el otro mundo (1917) (Nueva York), La rana viajera (1920) (España), Aventuras de una peseta (1923) (Alemania, Londres, Italia y Portugal) y La ciudad automática (1932) (Nueva York de nuevo).

bro.jpg

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s