{Reseña} Sigismund Krzyzanowski: El Club de los Asesinos de Letras (Ediciones del Subsuelo)

Podemos preguntarnos si todavía existen escritores del siglo XX por descubrir. La respuesta, tras la lectura de este libro, es afirmativa. Es el caso de Sigismund Krzyzanowski, escritor de origen polaco nacido en Ucrania y que vivió en Rusia, narrador, filósofo, dramaturgo, guionista cinematográfico, libretista de óperas, teórico y ensayista literario, que no consiguió publicar ningún libro en vida (salvo un breve ensayo) es autor de una obra extraordinaria (más de tres mil páginas) que representa la apoteosis de la prosa filosófica, realista, fantástica, satírica y paradójica. Las circunstancias sociopolíticas que vivía Rusia en esos años, con el total dominio del realismo socialista y testimonial, abortaron el florecimiento de una literatura alejada de los estrictos cánones stalinistas, refractarios a todo tipo de creación imaginativa y especulativa.

El Club de los Asesinos de Letras es una novela y a la vez es un libro de relatos, que casi podrían  leerse de forma autónoma. Comienza cuando un escritor se ve obligado a deshacerse de su biblioteca para poder pagarse el viaje para asistir al entierro de su madre. La posterior contemplación de los estantes vacíos provoca la metamorfosis del personaje que renuncia a la escritura pero no a la fabulación y a la creación literaria; como él hay otros seis personajes, todos conocidos por apodos de tres letras (Tud, Rar, Zed… ) que van narrando en los días de reunión sus creaciones a viva voz, todo ello en un ambiente irreal que recuerda a El hombre que fue jueves, de Chesterton. Entre las diversas historias está Actus morbi, una obra de teatro que es un juego borgeano y metaliterario protagonizados por un actor y “el papel” de Hamlet. O una extraordinaria sátira científica y utópica protagonizada por los éxteres, individuos automatizados y teledirigidos por el Gobierno desde una estación central; hay unas jocosas leyendas medievales, incluso un relato ambientado en la Roma antigua. La novela termina súbitamente cuando muere uno de los integrantes y se disuelve el Club. La obra de Krzyzanowski es modernísima e imaginativa, y prefigura los juegos literarios de Calvino y Borges, e incluso del contemporáneo Vila-Matas. También es deudor de los temas y obsesiones de los grandes clásicos rusos como Dostoyevski o Gogol.

“Las bibliotecas han aplastado la fantasía del lector, mientras los profesionales de la escritura, ese pequeño puñado de escribas, han colmado las estanterías y nuestras cabezas hasta los topes. Hay que acabar con ese exceso de letras; en los estantes y en las cabezas. Hay que abrir sitio en lo ajeno para hacerle un hueco a lo propio; el derecho a pensar nos pertenece a todos: al profesional y al diletante.”

El Club de los Asesinos de Letras es una gran obra que hará disfrutar a los seguidores de la gran literatura rusa, a los amantes del fantástico más sugerente y a los coleccionistas de escritores raros. La edición y traducción de Ediciones del Subsuelo es impecable. Muy Recomendable.

Puntuación: 5 (de 5)
Ediciones del Subsuelo (2013)
Traducción: Rafael Cañete
Colección: Narrativa
178 págs.

71yluOUzo2L.jpg

Para poder acudir al funeral de su madre, un escritor en plena crisis creativa se ve obligado a vender su bien más preciado: sus libros. De vuelta en su habitación, las estanterías vacías lo miran acusadoramente y las letras se niegan a obedecerle y a formar palabras coherentes. Cuando recibe una invitación para asistir a las reuniones del Club de los Asesinos de Letras no lo duda un instante. Los siete escritores que forman parte de ese extraño club secreto se reúnen cada sábado en la biblioteca vacía de uno de ellos para narrar unas historias que nunca se plasmarán sobre el papel. Sin embargo, el texto está aquí. ¿Quién lo ha escrito? ¿Es posible asesinar a la literatura sin derramar una sola gota de tinta?
Historias sorprendentes y divertidas como la de un actor shakespeariano cuyo Papel se rebela contra él porque le usurpa protagonismo; la de tres personajes que discuten sobre la finalidad de la boca (hablar, comer o besar). O también la historia escalofriante de la creación de unas «máquinas éticas» que suplantan a los seres humanos y que nos sitúa en plena época de la represión estalinista, aunque Krzyzanowski nos ofrece una última esperanza con el relato de la joven esclava romana que roba el óbolo de su amo muerto condenándolo a vagar por las aguas del Aqueronte hasta que…
El Club de los Asesinos de Letras permitirá al lector actual acercarse a la obra de este genial escritor que con su imaginación sorprendente y su amplísima cultura elabora una profunda reflexión sobre el poder de la palabra. (Sinopsis de la editorial).

0_a2370_498a736f_XL.jpg

Sigismund Krzyzanowski (Kiev, 1887 – Moscú, 1950), autor inclasificable que nos ha legado una obra donde se mezclan la fantasía de un Edgar Allan Poe con una profunda reflexión sobre la literatura en la más pura línea de un Jorge Luis Borges. Dejó escritas más de tres mil páginas que han tenido que esperar más de cincuenta años para empezar a darse a conocer. Krzyzanowski no llegó a ver publicada ninguna de sus obras, pero al menos tuvo la fortuna de morir en su cama en plena época estalinista.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s