{Reseña} Roberto Payró: El falso inca (Editorial Verbum)

En un mundo literario absolutamente colonizado por las creaciones anglosajonas es de agradecer que Editorial Verbum haya rescatado del olvido a un autor como Roberto Payró, de gran fama en su momento y hoy totalmente olvidado. Destacado periodista, fue autor de novelas costumbristas de temática gauchesca (El casamiento de Laucha, Divertidas aventuras del nieto de Juan Moreira), además de  novelas históricas (El falso inca, El capitán Vergara) y obras dramáticas. El falso inca, publicado en 1905, y que Payró subtitula Cronicón de la conquista es una breve novela que narra la historia de Pedro Chamijo, un pícaro y buscavidas español, originario probablemente de Granada, y que consiguió proclamarse nada menos que Inca del Tucumán. Lo asombroso de la historia es que está basada en un hecho absolutamente real y contrastado.

Chamijo desembarcó en la localidad peruana de Pisco en 1620, pero en vista de que en aquella ciudad las oportunidades no eran muchas se dirigió a Quinga Tambo, donde contrajo matrimonio con Ana Bonilla, hija de zambo e india. Después de algunos engaños con los virreyes anteriores que acabaron con un estrepitoso fracaso, y por los que Chamijo cambió su nombre por el de Pedro Bohórquez, fue deportado a una prisión en Valdivia, en el sur de Chile, pero consiguió huir, llegar a Mendoza (en la actual Argentina) y desde allí acceder a la región de Tucumán, al frente de cuyo gobierno figuraba Alonso de Mercado desde 1655. Aquí da comienzo la parte más suculenta del relato de la vida de éste «héroe falsario», cuando mediante un juego a tres bandas se decide engañar a todo el mundo. Gracias al misionero jesuita Eugenio de Sánchez, entusiasmado con los relatos de Bohórquez, se entrevistó con Alonso de Mercado. Le vendió una gran idea para cristianizar a los naturales de Calchaquí, con quienes ya había tenido intenso contacto, convertirlos en súbditos del rey de España y de paso explotar los muchos recursos minerales de la zona. Él se convertiría en Inca y así evitaría que los nativos se sublevaran. Pero, por otra parte les contaba a sus súbditos que él conocía bien a los españoles y que sabía como liberarse de ellos, instándolos a la rebelión. Así que Bohórquez era tanto lugarteniente del gobernador, como líder de la rebelión indígena.

Tras establecer la capitalidad de ese reino en Tolombón, sus artimañas fueron descubiertas por las autoridades españolas pero, en lugar de entregarse, el inca Bohórquez llevó a cabo una serie de escaramuzas bélicas. Finalmente fue apresado, pero el virrey, tras escucharlo, lo indultó para evitar males mayores. Por poco tiempo, puesto que una vez más fue descubierto en sus traiciones y doble juego. Esta vez fue encontrado culpable y condenado a muerte. El 3 de enero de 1667 fue sometido a garrote en Lima. Si algo nos muestra la novela de Payró es que Bohórquez era un embaucador que no tenía la inteligencia ni la tenacidad para tamaña aventura, lo que aparece reflejado por sus continuas dudas e indecisiones en su comportamiento. Muy bien trazado está el personaje de Ana Bonilla, que demuestra una total fidelidad y fortaleza de ánimo.

El argumento hubiera dado para la escritura de un imponente fresco novelístico, pero no fue esa la intención de Payró; se trata de un divertimento literario (con buenas dosis de crónica histórica), y así debemos leerlo para conseguir el máximo disfrute. Hay que destacar la ágil y fresca prosa de Payró, que hace que esta novela pueda leerse casi de un tirón. Ojalá podamos ver publicado en el futuro El capitán Vergara, epopeya sobre la conquista del Río de La Plata, una de las obras más interesantes de Roberto Payró.

Los fieles de la Virgen del Valle dicen que, cuando Bohórquez se hallaba en los campos de Pucará, al frente de los feroces calchaquíes que mandaba, los indios vieron la imagen de Nuestra Señora que, puesta delante de los pocos españoles, los defendía de los infieles ataques. La intervención de la Virgen, según la misma leyenda, hizo poner en fuga a los indios sublevados, que llegaban al número de 20.000. Agrega que el chasque enviado por los españoles a Tucumán, en demanda de refuerzos, fue atacado por los calchaquíes, que no pudieron hacerle daño ni impedirle el paso, porque la Virgen acudió personal y visiblemente a protegerlo, abriéndole paso.

El falso inca es un título curioso y muy entretenido que deleitará a los aficionados a la literatura hispanoamericana y al relato histórico. La edición de Verbum es muy buena. Recomendable.

Puntuación: 5 (de 5)

Editorial Verbum (2016)
Colección: Narrativa
104 págs.

20160614102457-el-falso-inca-web

La muy interesante historia del bribón español Pedro Chamijo, “el falso Inca”, toma en la pluma de Roberto Payró un simpático tono que no por eso oculta por completo la tragedia que para las tribus nativas sudamericanas representaron la ignorancia y brutalidad de los conquistadores españoles, sumada a su propia torpeza política. Escrita con agilidad y humor, esta es la historia acerca de la leyenda del Gran Paitití, el Gran Padre Blanco custodio de la ciudad creada por los Incas para refugio contra los extranjeros, que según antiguas tradiciones se apoderarían del país, y su rol como chispa inicial de las luchas y posterior acción de exterminio a manos del Gobernador de Tucumán don Alonso de Mercado y Villacorta. (Sinopsis de la editorial).

escanear0070.jpg

Roberto Payró (1867-1928). Periodista, novelista, cuentista y dramaturgo argentino. Su obra es uno de los más brillantes ejemplos de la fusión de lo culto y lo popular en las letras argentinas. Su prosa de sintaxis clásica se caracteriza por una admirable fluidez, fina ironía y, en ocasiones, el humor cruel. Sus narraciones presentan elementos característicos de la picaresca hispánica trasladados al ámbito gauchesco, y en casi todos ellos se ve el criterio periodístico, ya que en palabras del autor, se trata de “crónicas, escritas por un repórter que suele olvidarse de la actualidad para averiguar el pasado”. Entre sus novelas destacan El casamiento de Laucha (1906), y Divertidas aventuras del nieto de Juan Moreira (1910), en la que se narra la trayectoria de un político provinciano.

payro2

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s