{Reseña} Gonzalo Fernández de la Mora: La envidia igualitaria (Áltera)

Siempre es una buena noticia la edición de autores españoles que habían caído en el olvido, o directamente habían sido apartados por el “consenso del pensamiento único”. Es el caso de Gonzalo Fernández de la Mora, algunas veces citado y muy pocas veces leído, entre otros motivos por la ausencia de ediciones disponibles de su obra. Gracias a Áltera podemos adentrarnos en uno de los autores más importantes y desconocidos del pensamiento político español de la segunda mitad del siglo pasado. Como muy bien señala Pedro C. González Cuevas en su prólogo, el desconocimiento o marginación interesada puede tener como causa una parte importante del contenido de su pensamiento, que mostraba los fracasos y limitaciones de las democracias liberales. La obra que comentamos está escrita en 1984 y no sólo no ha perdido frescura, sino que sus tesis se nos muestran más actuales si cabe, tanto política como socialmente. Cuando se escribió, la telebasura no campaba a sus anchas ni se había impuesto la vulgaridad y la ordinariez como norma entre nuestros compatriotas. Cualquier intento de salir de la fosa común da lugar a la marginación o a la autoexclusión. La dictadura cultural reinante provoca no pocos exiliados sociales.

En La Envidia Igualitaria, FGM hace un repaso de la envidia en todos sus aspectos y la define en contraposición con sus parientes más próximos, la emulación y los celos. Pero lo importante es la revelación de que, cuando este sentimiento deja de ser pasivo y mueve a la acción, el resultado es un igualitarismo arrasador que se esfuerza por decapitar lo que sobresale, sumergiendo la sociedad civilizada en un mar de gris mediocridad. Esa es la teoría más valiosa de la obra.

Empieza el autor repasando el problema desde las fuentes históricas de la Grecia clásica. Desde los primeros presocráticos se identifica el sentimiento envidioso como universal y autodestructivo. Platón destaca su injusticia y ya dejaba entrever que la envidia es negadora del mérito y del progreso y, por tanto, antisocial. A partir de ahí hace un repaso por Occidente y Oriente, los Latinos y China, la Escritura -el primer crimen se produce debido a la envidia de Caín- y los Padres de la Iglesia, Renacimiento y Barroco, hasta llegar a los pensadores contemporáneos como Nietzsche, Freud o nuestro Unamuno. Pero GFM no se limita únicamente a citar las fuentes, sino que con una asombrosa erudición y sin ningún alarde innecesario entra a trapo en el comentario y la crítica de los más grandes del Pensamiento. Como ejemplo destacamos las observaciones que escribe sobre la obra de Freud, que no se sostiene por indemostrable: “Está más cerca de la metafísica que de la ciencia natural, porque lo dominante en su obra no son los datos, sino los hipotéticos modelos abstractos acerca de la estructura y las funciones psíquicas. Como el marxismo, el psicoanálisis ha llegado a ser casi una religión.”

Basándose en este amplio repaso histórico, analiza en profundidad el sentimiento de la envidia, lo valora como autopunitivo y disfuncional, y dedica un apartado a su tradicional presencia en el carácter del español, retratada a lo largo de nuestras letras y claramente visible por pensadores extranjeros de la talla de Montesquieu, quien de los españoles dice que “se destruyen entre ellos” o Stuart Mill, que anotaba: “Los españoles persiguen con envidia a todos sus grandes hombres, les amargan la existencia y, generalmente, logran detener pronto sus triunfos.”

Pero lo más estimulante del libro es su contenido político, si se me permite la expresión. Cómo el autor nos muestra la utilización por parte de los grupos gobernantes del sentimiento envidioso general y del resentimiento en su provecho. La falsa e imposible pretensión igualitaria da lugar a la “justicia social”, concepto muy usado en nuestros días, que no sería otra cosa que un burdo enmascaramiento de la inferioridad envidiosa y su supresión hasta llegar al paraíso igualitario, que se trata de imponer desde todos los ámbitos del poder, incluso de forma totalitaria si es necesario. Esto está en frontal contradicción con lo que nos dicen las ciencias naturales y el mismo ser del hombre: cada persona es diferente y única, por lo que la igualdad equitativa es imposible por mucho que se intente imponer desde fuera.

En esta época que vivimos, en la que se habla insistentemente de la implantación de rentas básicas universales y las consignas facilonas de contenido igualitarista tienen una amplia adhesión por las masas, es muy pertinente la lectura de La Envidia Igualitaria para tratar de entender el porqué de esta suerte de degradación constante que corroe nuestra sociedad. Junto con su ensayo El Hombre en Desazón (1997) culmina el pensamiento “razonalista” de FGM y pueden considerarse como unas de las obras fundamentales del pensamiento conservador español contemporáneo.

Puntuación: 5 (de 5)
Ediciones Áltera (20)
Colección: Pensamiento
Prólogo: Pedro C. González Cuevas
272 págs.

(Reseña de M.J.R.)

fer.jpg

La envidia: un sentimiento individualmente desdichado y socialmente demoledor, que carece de funcionalidad positiva y que es la disimulada raíz de la mayor parte de los movimientos políticos igualitarios. Se ha dicho que la envidia es la «lepra nacional», y Fernández de la Mora se inclina a considerarla como el vicio capital de los hispanos y como la causa decisiva de sus caídas históricas.

La inferioridad de los españoles no sería, pues, intelectual, sino emotiva: es la envidia la que frustra las grandes capacidades personales, sobre todo, en las acciones colectivas. Frente a la envidia igualitaria, la emulación creadora: hay que estimular a ser más, y no a rebajar al otro. Tal es la empresa moral que se propone a los gobernantes y a los educadores. (Sinopsis de la editorial)

fe.jpg

Gonzalo Fernández de la Mora (Barcelona 1924 – Madrid 2002) fue miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y ministro de Obras públicas (1970 – 1974). Fundó y dirigió la revista de pensamiento Razón española. Es autor de dieciséis libros, entre los que destacan, aparte de La Envidia Igualitaria, El Crepúsculo de las Ideologías (traducido a tres idiomas y seis veces reimpreso en español) y Pensamiento Español (en seis volúmenes).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s