{Reseña} Ramón del Valle-Inclán: Sonatas (Gadir Editorial)

Soy de la opinión de que Ramón María del Valle-Inclán es uno de los diez mejores escritores españoles de la historia. La amplitud y calidad de su obra, tanto en géneros como en estilos, así como su estrafalaria personalidad (cultivada con esmero por el propio don Ramón) hacen una figura imprescindible dentro de nuestras letras. Desafortunadamente, sigue sin tener la popularidad que merece entre los lectores; esperemos que este año 2017, al pasar a ser de dominio público los derechos de su obras, alguna editorial —además de Gadir—, se anime a publicar otros títulos del escritor de Villanueva de Arosa.

“Estas páginas son un fragmento de las ‘Memorias amables’, que ya muy viejo empezó a escribir en la emigración el Marqués de Bradomín. Un Don Juan admirable. ¡El más admirable tal vez! Era feo, católico y sentimental!”

Las Sonatas de Valle-Inclán se publican en libro en 1902 (Sonata de otoño), 1903 (Sonata de estío), 1904 (Sonata de primavera) y 1905 (Sonata de invierno). Estas narraciones, fragmentos de unas memorias ficticias del Marqués de Bradomín, constituyen el ejemplo más destacado de prosa modernista en la literatura española. Ya se ve en el título: es una mezcla de artes, su prosa tiene la voluntad de acercarse a la música. El Marqués de Bradomín, personaje ficticio inspirado en el general carlista Carlos Calderón, nos cuenta cuatro aventuras amorosas a lo largo de su vida. La narración es retrospectiva, desde la vejez; el recuerdo sensual contribuye a inundar de estremecimientos poéticos la narración, y la indiferencia hacia las mujeres burladas y el desdén por sus quejas son un ejemplo de lo que se podría llamar donjuanismo decadentista y casi satánico.

Valle-Inclán establece entre las cuatro Sonatas un juego de correspondencias: la edad del protagonista -los cuatro ciclos vitales mencionados-, las estaciones del año, consignadas en los títulos, las cuatro historias de amor con otras tantas mujeres, a las que hay que añadir en la Sonata de Invierno una novicia adolescente, que se sugiere es la ignorada hija de Bradomín; y, por último, cuatro ambientes, escenarios y paisajes diferentes: Italia, México, Galicia y Navarra. En suma, la personalidad del protagonista es ofrecida en cuatro tiempos y cuatro aventuras galantes, que siguen hilos novelescos autónomos. Todo en las Sonatas responde a un proceso de idealización premeditado: refinamiento, aristocracia, artificiosidad, elegancia, decadencia son notas que definen una estética antirrealista: arte sobre arte, literatura sobre literatura, que ahora se apropia del léxico y conceptos de las artes plásticas y de la música. La palabra se elige en función de su carga intelectual y afectiva, pero también por su valor evocativo, que no depende tan sólo de su sonido y significado sino de su colocación en la frase, de las asociaciones que suscita con las palabras vecinas e, incluso, con las ausentes. Una labor de orfebrería que hace que las Sonatas sean consideradas como la culminación de la prosa modernista del escritor y su inigualable modelo.

Anochecía cuando la silla de posta traspuso la Puerta Salaria y comenzamos a cruzar la campiña llena de misterio y de rumores lejanos. Era la campiña clásica de las vides y de los olivos, con sus acueductos ruinosos, y sus colinas que tienen la graciosa ondulación de los senos femeninos. La silla de posta caminaba por una vieja calzada: Las mulas del tiro sacudían pesadamente las colleras, y el golpe alegre y desigual de los cascabeles despertaba un eco en los floridos olivares. Antiguos sepulcros orillaban el camino y mustios cipreses dejaban caer sobre ellos su sombra venerable. La silla de posta seguía siempre la vieja calzada, y mis ojos fatigados de mirar en la noche, se cerraban con sueño. (Sonata de primavera)

Creo que las Sonatas, junto algunas otros libros del periodo modernista de Valle-Inclán (Jardín Umbrío, Flor de Santidad y las novelas de la Guerra Carlista, por ejemplo), son las de más fácil acceso y lectura para introducirse en el mundo del escritor gallego. Esta magnífica edición de Gadir viene acompañada de un breve pero interesante prólogo de Antonio Ferres que da noticia de la gestación e importancia de la obras.

Las Sonatas son unas obras esenciales de la literatura española, de lectura obligatoria para cualquier tipo de lector. No pierdan esta oportunidad, porque además nos vienen casi a precio de ganga.

Puntuación: 5 (de 5)
Gadir Editorial (2017)
Colección: Gadir Ficción
Prólogo: Antonio Ferres
354 págs.

 

sonatas--sonata-de-otono--sonata-de-estio--sonata-de-primavera--sonata-de-invier

Las Sonatas de Valle Inclán, publicadas entre 1902 y 1905, probablemente la cumbre del modernismo español, son, en palabras de Antonio Ferres, «una obra excepcional y única en la literatura española, y cuya lectura nos parece indispensable». Las Sonatas son, en gran parte, un libro de humor, pues Valle, como Cervantes hizo con el Quijote, ironiza y hace parodia de las modas y los géneros literarios, a la vez que del mundo, con tanto talento que el resultado es una obra maestra, de enorme amenidad, transgresora, inclasificable antecedente del esperpento, cabría decir que entre el humor, la novela erótica y la novela histórica, todo ello sometido al excelso cuidado formal. Nos dice Ferres: «Valle-Inclán es probablemente el escritor español que más se ha preocupado por la forma y la musicalidad de la prosa […] sabe que el escritor es un mago -o quiere serlo- y conoce que la obra literaria es una aventura de la imaginación […] una experiencia de lectura abierta». Y continúa: «los lectores de las Sonatas han de embriagarse con la musicalidad de las palabras…». Una musicalidad que se hace explícita desde el título.

A través de las cuatro Sonatas, vemos desfilar sucesivamente a la Galicia feudal, idealizada patria del Marqués de Bradomín; al México ardiente, en páginas que podrían bien ser vistas como un anticipo del realismo mágico; a la Italia que pintaron los prerrafaelitas o a los personajes de la abigarrada corte Carlista, en un mosaico al que da unidad la genialidad de su autor. (Sinopsis de la editorial)

valle-inclan_1.jpg

Ramón del Valle-Inclán (1866-1936) fue uno de los mayores representantes de la Generación del 98, quizás el más singular, escritor genial y autor de una abundante obra teatral, novelística, cuentística y poética. Fue un gran innovador de la literatura española, pues no solo introdujo el modernismo y el esperpento en nuestras letras, sino que elevó el primero a su máxima expresión y lo trascendió mediante un cierto tono de parodia, que aplicó a buena parte de su obra. El trascurso de los años ha engrandecido su herencia, y es considerado como uno de los grandes de la literatura en español de todos los tiempos. Junto con las Sonatas, se pueden destacar de su obra Luces de Bohemia, la serie El ruedo Ibérico y todo su teatro.

Anuncios

2 comentarios sobre “{Reseña} Ramón del Valle-Inclán: Sonatas (Gadir Editorial)

  1. Yo también pienso que Valle Inclán es uno de los mejores escritores de la literatura española y que no es todo lo reconocido que se merece. Lamentablemente, me temo, a pesar -o por culpa de- que en España la enseñanza sea gratuita y obligatoria, la gente cada día lee menos y está menos interesada por la cultura.

    Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s