{Reseña} Helmuth James von Moltke: Informe de Alemania en el año 1943. Últimas cartas desde la cárcel de Tegel (Acantilado)

informe-de-alemania-en-el-ano-1943-ultimas-cartas-desde-la-carcel-de-tegel.jpg

Comentamos hoy el libro de Helmuth James von Moltke (1907 – 1945) que contiene el Informe de Alemania en el año 1943 y sus Últimas Cartas desde la cárcel de Tegel, editado por la Editorial Acantilado. Cuando hablamos de von Moltke nos viene a la mente su tío abuelo Helmuth, mariscal de campo prusiano y vencedor de varias campañas que condujeron a la formación del Imperio Alemán, destacando la de Sedan, batalla en la que hizo prisionero al mismísimo emperador Napoleón III (1871).

Nuestro héroe no siguió ese camino y se dedicó al Derecho. Desde muy joven viajó por toda Europa y Sudáfrica (su madre era sudafricana de ascendencia escocesa) lo que le vacunó “contra la estrechez de miras y el nacionalismo extremo”, como diría él mismo. Rechazó el nombramiento de juez del III Reich para evitar ingresar en el Partido Obrero Nacionalsocialista Alemán (NSDAP) y prefirió dedicarse a ejercer como abogado especializado en derecho internacional en Berlín. Esta ocupación le permitió viajar por Europa con cierta libertad, lo que aprovechó para atesorar contactos en Inglaterra y otros países para organizar una resistencia u oposición al Reich de Hitler. También influyó decisivamente en su vida una Fe profunda, lo que le llevó a no participar en el famoso atentado del 20 de julio de 1944 cometido por Stauffenberg al estar en contra del uso de cualquier tipo de violencia para acabar con la violencia. Además, en la fecha del fallido atentado llevaba 6 meses encarcelado por avisar a un amigo de que iba a ser detenido. Confiaba en el derrumbe del nazismo por su propio peso o por su derrota en la guerra, y se centraba en el día después a esa caída. Contactó con disidentes y se reunió con ellos en numerosas ocasiones dando lugar al tristemente bautizado por la Gestapo como “Círculo de Kreisau”, por ser en esta localidad, natal de Helmuth, donde se reunieron en varias ocasiones. Cuando las autoridades conectaron el atentado con los opositores, muchos de los cuales pertenecían al “Círculo”, la suerte de nuestro protagonista estaba echada. Fue acusado de alta traición, condenado a muerte el 12 de enero de 1945 y ejecutado 11 días después en la presión de Plötzensee, en las afueras de Berlín.

Pero al margen de su biografía, que nos resume en el libro su mujer Freya a modo de introducción, lo que más destacamos del Informe es la claridad en el análisis de la dramática situación que se vivía en la Alemania nazi, desde las persecuciones, el asesinato masivo de judíos o las decapitaciones de opositores, a la vida diaria de los habitantes corrientes de las ciudades, sumidos en la desesperación y las privaciones. Las Últimas Cartas desde la cárcel de Tegel están escritas los días del juicio y de la sentencia y, dirigidas a su esposa, nos muestran de una forma íntima y muy cercana la actitud de un hombre ante una condena a muerte.  Condena además que únicamente se sustentó en reuniones con el jesuita Alfred Delp (ahorcado en febrero de 1945) y el pastor protestante Eugen Gerstenmaier (condenado a siete años de trabajos forzosos), sin ningún vínculo demostrado en el atentado de julio, ni en su organización o ejecución. Fueron jugados y ajusticiados por reunirse, por pensar, por no participar, por no estar de acuerdo con la barbarie, por creer en Dios, por ser libres.

Desde aquí nos permitimos recomendar la lectura de este libro para adentrarse en una época tan fascinante como trágica de la Historia del siglo XX. Historia por una parte cercana en el tiempo, pero lejana en el recuerdo, ya que la acomodada sociedad actual, materialista e inconsciente, ha decidido olvidar. Gracias a esta edición de Acantilado podemos recordarla a través de los ojos de Helmuth James von Moltke, una persona que puso la verdad, la coherencia y la libertad por encima de su propia vida y nos dio un estremecedor ejemplo de dignidad, de necesario recuerdo en la época turbulenta que nos ha tocado vivir.

La Historia nos enseña que no aprendemos de ella.

Puntuación: 5 (de 5)
Acantilado (2016)
Colección: El Acantilado, 182
Introducción: Isabel García Adánez
80 págs.

(Reseña de M.J.R.)

HelmuthJamesvMoltke.jpg

«Toda mi vida, incluso desde la escuela, he luchado contra la estrechez de miras, el espíritu de la violencia, la susceptibilidad, la intolerancia y lo absoluto, contra ese dogmatismo aplicado sin piedad y hasta sus últimas consecuencias que late en los alemanes y que ha hallado su expresión en el estado nacionalsocialista. Tam-bién he luchado por la superación de ese espíritu y sus terribles consecuencias, tales como el nacionalismo llevado al extremo, la persecución étnica, la pérdida de la fe, el materialismo. En ese sentido, los nazis hacen bien en ejecutarme».

HelmuthvonMoltkeJan1945.jpg

Helmuth James von Moltke nació en 1907 en Kreisau, en la Baja Silesia, y fue el fundador y figura central del Círculo de Kreisau, el principal grupo de resistencia contra el régimen nazi. Jurista de profesión, Moltke rechazó el cargo de juez en el Tercer Reich para evitar el ingreso en el Partido Obrero Nacionalsocialista Alemán (NSDAP). Un año antes de terminar la guerra, fue detenido por la Gestapo, juzgado, condenado a muerte en enero de 1945 y ejecutado unos días después en Plötzensee, Berlín.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s