{Reseña} H.P. Lovecraft: Psychopompos (Arrebato Libros)

portada_lovecraft-1.jpg

Este pequeño (casi una plaquette) y precioso volumen de Arrebato Libros nos ofrece una faceta poco conocida del escritor de Providence, como es la de poeta de lo macabro y del horror. Lovecraft destacó especialmente por sus relatos y novelas, aunque también cultivó la poesía en obras importantes como Los Hongos de Yuggoth (Fungi from Yuggoth). En general, la crítica la considera de menor calidad y originalidad que sus narraciones.

Psychopompos (etimológicamente de psyche, “alma”, y pompós, “el que guía o conduce”) pertenece a la primera etapa creativa de Lovecraft, en la que es clara la influencia de la literatura gótica y de las creaciones de Poe. Obviamente, no se trata de una de los títulos más importantes del escritor americano, pero merece la pena su lectura ya que anticipa y prefigura muchos de los temas y procedimientos de las obras posteriores. Fue escrito por Lovecraft en 1918, y publicado por primera vez en el número de octubre de 1919 de la revista The Vagrant. La obra incide en muchos temas clásicos de tema gótico y terrorífico, en este caso, se trata de la leyenda de una estirpe maldita (los De Bois) ambientada en la Auvernia antigua.

I am He who howls in the night;
I am He who moans in the snow;
I am He who hath never seen light;
I am He who mounts from below.
My car is the car of Death;
My wings are the wings of dread;
My breath is the north wind’s breath;
My prey are the cold and the dead.

 

Esta edición bilingüe contiene, además, la reproducción facsimilar del original a máquina del propio autor, así como un interesante prólogo del traductor de la obra. Los que lean bien en inglés comprobaran que la versión del poema de J.A. García Román es impecable.

Psychopompos: un Romance es un librito que no puede faltar en la biblioteca de los fanáticos de Lovecraft y su círculo. Como ya he señalado, la edición de Arrebato es exquisita y casi de coleccionista.

Arrebato Libros (2017)
Traducción y prólogo de J.A. García Román
64 págs.

30.-1925-Febrero-de-segunda-edición-de-La-declaración-de-randolph-carter-a-cargo-de-Weird-Tales.jpg

Es el año 1918 y Howard Phillips se considera poeta: está bien, quizá no un gran poeta, tal vez anticuado, encorsetado en formas y metros dieciochescos, pero es que así pone tierra de por medio respecto a su propia época y literatura, el Modernismo de Eliot, cuya The Waste Land (1922) bien se merecerá una réplica de su puño y letra llamada para más señas Waste Paper (1922 – 1923)

En Psychopompos, Lovecraft echa mano por única vez en su carrera de una iconografía convencional del terror…

Eso es Lovecraft, un poeta, y no precisamente un falsete de Dryden o de Pope, sino algo mejor, algo incluso más prometedor que el decepcionante hombre lobo liquidado de un hachazo…

Texto extraído del prólogo de JUAN ANDRÉS GARCÍA ROMÁN, quien también se ha encargado de la traducción.

Este libro contiene el manuscrito original aportado por la Howard P. Lovecraft Collection de Brown University Library. (Sinopsis de la editorial)

lovecraft_0.jpg

Descendiente de colonos británicos del siglo XVII, H. P. (Howard Phillips) Lovecraft (1890-1937) sobrellevó una infancia enfermiza marcada por una educación autodidacta. Fue un niño precoz. A los tres años ya sabía leer, a los siete comenzó a escribir. Su vida puede entenderse como la consagración de esos dos hábitos. Después de Poe, fue el gran innovador del relato de terror. La llamada de Cthulhu (1926), El horror de Dunwich (1928), En las montañas de la locura (1931) y La sombra sobre Innsmouth (1931) están consideradas como sus obras capitales. En ellas se cifra el mayor de sus legados al género: el horror cósmico. De sus muchas lecturas, las de Arthur Machen, Lord Dunsany y Algernon Blackwood estuvieron entre sus preferidas. Ignorado por sus contemporáneos, resignado a su destino solitario, Lovecraft murió a los cuarenta y siete años dejando un vasto número de ficciones, poesías, cartas y ensayos. En 1939 sus amigos emprendieron la edición sistemática de sus trabajos. Hoy son universales y clásicos, como los de Melville o Hawthorne.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s