{Reseña} Silverio Lanza: Toda clase de cuentos (El Nadir)

lanza.jpg

Como señalé en la reseña de Noticias biográficas acerca del Excmo. Sr. Marqués del Mantillo, Silverio Lanza es uno de lo muchos escritores españoles que están casi olvidados y que merecen releerse debido a su gran originalidad y calidad.

Silverio Lanza (Juan Bautista Amorós) publicó siete novelas y seis libros de cuentos, además de numerosas colaboraciones en la prensa política y literaria, y es considerado uno de los escritores que más influyó en la Generación del 98. Las obras de Lanza son verdaderos experimentos que huyen de la escritura convencional; emplea la construcción fragmentaria, las elipsis, hace uso a menudo metáforas y juegos de palabras y emplea nombres imaginarios (Granburgo por Madrid, por ejemplo). Todo esto muy lejos de las estrictas normas del Naturalismo imperante en su época, que de todos modos, fue su punto de partida en alguna de sus obras.

La editorial valenciana El Nadir publicó hace unos años Toda clase de cuentos, una antología de los cuentos que Lanza provenientes de Cuentos políticos (1890), Para mis amigos (1892) y Cuentecitos sin importancia (1888). De Cuentos políticos se incluye la colección completa original de diecisiete piezas, y de las otros dos títulos otros diez cuentos. Todos ellos tienen como tema central la corrosiva (pero amable) sátira social y política, aliñadas con un fino y personal humor.

O yo tengo cataratas en los ojos, o todo lo que cae bajo mi mirada es un absurdo. Recuerdo que un ingenioso escritor se preguntaba cómo los panaderos podrían meter la miga dentro de la corteza. Pues bien; yo me hago muchas preguntas semejantes durante un día. (de “Revista de Salones”)

Leyendo a Silverio Lanza Lanza se entiende la gran estima que le tuvo Ramón Gómez de la Serna, el escritor más inteligente y juguetón de las letras españolas. Este conjunto de travesuras literarias donde la crítica, el absurdo y el humor van de la mano están escritas con una prosa de asombrosa modernidad y ágil lectura, y en muchos de estos cuentos (y el alguna de sus novelas) el protagonista es el propio Lanza anticipando un procedimiento muy querido por autores posteriores.

Pero un día se le ocurrió al emperador que las Islas Apológicas serían una posición de importancia dentro de los mares, y con su extraordinaria terquedad trabajó sin desaliento hasta conseguir que el transporte “Rey del mar” llevase a las islas todo el personal necesario para constituir rápidamente una colona del imperio. (de “R.I.P.”)

Por todo esto, Toda clase de cuentos es un una recuperación importante para los amantes de la literatura española y para los coleccionistas de autores raros es interesantes. Totalmente recomendable.

Puntuación: 5 (de 5)
El Nadir (2012)
Prólogo: Blas Parra
186 págs.

120509firma-como-lanza

Con motivo de la conmemoración de los cien años de su muerte El Nadir rinde homenaje a este particular escritor bautizado por Azorín como “El solitario de Getafe”. Escritor dotado de una ironía particular y una misantropía evidente, Bautista Amorós, se desdobla en estos cuentos en el literato Silverio Lanza, para lanzar con mayor libertad sus ácidas críticas a la sociedad de su tiempo, a la estupidez de sus coetáneos, y al absurdo de una vida provinciana amiga de prebendas y excesos que él criticaba señalando con humorístico rigor, a quienes son objeto de sus burlas con nombre y apellidos. Aunque en estos relatos contra el caciquismo, la pobreza, la indiferencia social hacia los más desfavorecidos, el politiqueo más ridículo, se aleja de la pomposidad filosófica y la metáfora rebuscada, tan comunes en su tiempo, sus escritos son una fuente inagotable de información, mantienen una posición ética insobornable y levantan el edificio del desatino mediante un lenguaje en sintonía perfecta con sus intenciones de denuncia. Admirado por Gómez de la Serna, Maeztu, Azorín, incluso por Pérez Galdós, quien alabó el público la rareza genial de su obra, Lanza fue en realidad un “nihilista transcendente”, así calificado por Pío Baroja que, de alguna forma, envidiaba la revuelta anárquica que Silverio Lanza proponía con su peculiar estilo de vida  y obra. (Sinopsis de la editorial)

silverio_lanza.jpg

Juan Bautista Amorós – Silverio Lanza, (1856-1912) nació en Madrid en una familia acaudalada e ingresó en la Marina, aunque pronto abandonó el servicio para dedicarse exclusivamente a la literatura. Vivió en Getafe prácticamente recluido, sobre todo después del proceso al que se le sometió debido a sus opiniones anti oligarcas y sus constantes críticas al poder de la Iglesia. El periodo de la Restauración agudizó su ideología hipercrítica y fue su peor momento debido al acoso de los poderes, por lo que su reclusión voluntaria en su casa de Getafe, constituye en sí mismo toda una declaración de principios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s