{Reseña} Ray Bradbury: Eran morenos y de ojos dorados (Tropo Editores)

81gkVWGc-PL.jpg

Ray Bradbury publicó esta narración en 1949 con el título de Cómo dar un nombre en la revista Thrilling Wonder Stories. Posteriormente fue incluido en la colección de cuentos Remedio para melancólicos (1960) con el título de Eran morenos y de ojos dorados. Tropo Editores presenta una nueva traducción de este relato en un exquisito libro de gran formato y tapa dura ilustrado por Óscar Sanmartín.

Ya señaló Borges en su prólogo a Crónicas marcianas (y es aplicable también a este cuento) que: «Su tema es la conquista y colonización del planeta. Esta ardua empresa de los hombres futuros parece destinada a la época, pero Ray Bradbury ha preferido (sin proponérselo, tal vez, y por secreta inspiración de su genio) un tono elegíaco. […] ¿Qué ha hecho este hombre de Illinois me pregunto, al cerrar las páginas de su libro, para que episodios de la conquista de otro planeta me pueblen de terror y de soledad? […] En este libro de apariencia fantasmagórica, Bradbury ha puesto sus largos domingos vacíos, su tedio americano, su soledad».

El metal del cohete se enfrió bajo el viento de las praderas. La puerta se abrió con un sordo estallido. De sus entrañas, parecidas al mecanismo de un reloj, emergieron un hombre, una mujer y tres niños. Los demás pasajeros se alejaron por la pradera marciana hablando entre susurros y el hombre quedó solo, rodeado de su familia. El hombre notó que se le revolvía el pelo y se le tensaban los tejidos del cuerpo, como si se encontrase en el centro de un vacío. Su mujer temblaba ante él. Los niños, pequeñas simientes, se adaptarían rápidamente a cualquiera de los climas marcianos. Alzaron la mirada hacia el padre. Su rostro parecía frío.

—¿Qué ocurre? —preguntó su mujer.

—Volvamos al cohete.

—¿Volver a la Tierra?

—¡Sí! ¡Escuchad!

Nos encontramos ante un relato realmente extraordinario y fascinante, típicamente bradburiano. Una inmensa sensación de miedo a perder las raíces, a la guerra atómica, a la destrucción de la próspera sociedad de la época, impregna este cuento donde una familia típica americana que emigró a Marte se ve atrapada en una situación excepcional, como es su lenta transformación en habitantes genuinamente marcianos, de tez morena y ojos dorados, de gustos y lenguaje marcianos. Una de las mejores y más bellas historias del gran Bradbury.

Otro protagonista absoluto de esta edición de Eran morenos y de ojos dorados es Óscar Sanmartín. Hay que destacar las extraordinarias y extrañas ilustraciones que complementan y enriquecen a la perfección esta melancólica historia. En esta ocasión utiliza la técnica de grafito sobre papel y posterior coloreado digital. Pueden disfrutarse otros trabajos del artista visitando su página web (http://www.oscarsanmartin.com)

Eran morenos y de ojos dorados de Bradbury es un título que no puede faltar en la biblioteca de los amantes de la ciencia ficción clásica. Y además, esta edición de Tropo Editores es maravillosa. Totalmente recomendable.

Puntuación: 5 (de 5)
Tropo Editores (2015)
Ilustraciones de Óscar Sanmartín Vargas
Traducción de Miguel Marqués
48 págs.

Marte.jpg

Un pequeño grupo colonizador de Marte se instala en el planeta rojo huyendo en parte de una posible guerra en la Tierra. Cuando ésta estalla y los terrestres se quedan solos y aislados en el planeta, se darán cuenta de que Marte les deparará otra asombrosa sorpresa. Se verán forzados a vivir de lo que producen, convirtiéndose poco a poco en seres de una civilización extinta de piel morena y ojos dorados, perdiendo el recuerdo de quiénes fueron una vez. El relato está narrado con esa cuota de extrañamiento que asiste a las causas en las que sólo una persona se percata de un acontecimiento, mientras el resto parece tomarlo con toda normalidad. La desesperación, enterrada finalmente en la pasividad y el olvido, está descrita con mucha credibilidad. Un olvido a causa de un recuerdo… (Sinopsis de la editorial)

ray.jpg

Escritor americano, Ray Bradbury (Waukegan, Illinois, 22 de agosto de 1920 – Los Ángeles, California, 5 de junio de 2012 ) fue conocido por sus obras dedicadas a la ciencia ficción, el terror y la fantasía, siendo considerado uno de los grandes maestros del género fantástico del siglo XX.

Bradbury nació en una familia humilde y no cursó estudios universitarios, completando su formación de manera autodidacta a través de bibliotecas públicas. De hecho, su amor por las bibliotecas se tradujo posteriormente en una defensa a ultranza del sistema de bibliotecas americanas. Se inició joven en la escritura, con especial atención al relato corto, siendo publicado en numerosas revistas literarias. En 1940 publicó su primera antología Dark Carnival, a la que seguirían otras como Crónicas marcianas, obra que se hizo muy popular, sobre todo tras la adaptación que se hizo en los años 80 para la televisión.

Pero fue, sin duda, su obra distópica Farenheit 451 el detonante de su fama y éxito, gracias a la excelente versión de François Truffaut que se convirtió en todo un clásico cinematográfico. Otras obras de Bradbury que fueron adaptadas fueron El hombre ilustrado, El carnaval de las tinieblas o El sonido del trueno.

A lo largo de su carrera, Bradbury recibió premios como el Seiun, el Locus, el World Fantasy Award, el Saturn, el Stoker, el Reino de Redonda o el Retro Hugo a la mejor novela de 1953 por Farenheit 451. Junto con su legado literario, la huella de este autor quedará para la posteridad en el asteroide que lleva su nombre y en el cráter de la Luna que en su honor fue bautizado como Cráter Dandelion, inspirado en su libro El vino del estío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s