{Reseña} José Jiménez Lozano: Sara de Ur (Anthropos Editorial)

Es una historia oriental, y de un Oriente muy antiguo: la de una muchacha de cien años que vive con sus cabras y sus esclavillas, hace un viaje a Egipto, levanta los celos de su esposo y ríe siempre. Así que todo es como si fuera un cuento, pero Sara es de verdad y también lo son los otros personajes, la extraña ciudad de mármol, los vestidos de índigo, los adornos y los animales. (Sinopsis de la editorial)

71ofVlsVhdL.jpg

José Jiménez Lozano es probablemente el autor más desconocido e ignorado de las letras españolas. Ni siquiera la concesión del Premio Cervantes en el año 2002 lo sacó de su inmerecido olvido. Trabajador incansable, sigue publicando libros con regularidad hasta la fecha. Escritor casi secreto, por la amplísima y variada obra merecería ser más leído y estudiado.

Todos los hombre de la familia de Abram habían sido sacerdotes de la diosa Luna y habían vivido en su templo; por los menos desde los tiempos de su abuelo Serug, y luego, del abuelo Najor, y de su padre Teraj. Aunque éste tenía un bazar o tienda de muchas mercaderías, en la ciudad de Ur, que le daba mucho trabajo, y Abram tenía que ayudarle. Allí vendía ajorcas y pendientes, collares, brazaletes y pulseras, perfumes y telas de colores. Pero, sobre todo, idolillos: imágenes de dioses y diosas con ojos de concha, que miraban fijamente como búhos.

***

Sara era, como las otras muchachas de Ur, una de esas doncellas educadas en la luz que cuelga de la lámpara de la noche: una muchachita muy delgada y de ojos muy grandes. y, cuando volvía de cuidar sus cabras o dejaba su labor de bordado con sus esclavillas, siempre se ponía su vestido color índigo con la cenefa roja y su collar de cuentas de cristal para mirar a la calle por la celosía.

Sara de Ur es una novela breve dividida en quince capítulos y un epílogo (que revela la naturaleza del narrador de la historia). La trama recorre prácticamente la vida entera de Sara, desde la adolescencia y el amor de Abram por ella hasta su muerte, y es la recreación del conocido relato bíblico, pero en una versión que resulta totalmente libre (recordemos que la Biblia es un texto central en la formación cultural del autor). En el relato de Lozano, la protagonista es Sara, no Abram, y ella recuerda todo aquello que ni Abram ni la tradición teológica escucharon. Y por eso el relato es otro, paralelo y autóctono de la historia bíblica. En el fondo se trata de una historia oriental que se cuenta porque sí, por el simple hecho de ser hermosa: la de una figura femenina que ríe siempre y que, siendo anciana, parece una muchacha, incluso un ser lírico. Hay guiños de lectura teológica, de diálogo con lo trascendente: Sara es una suerte de figura antagónica de la divinidad; tiene celos de la relación de Abram con lo Alto; ella vive en un mundo terrestre, en su alegría y en su risa por la belleza de lo mundano. La fascinación de Sara de Ur no está en su lectura reflexiva, sino en la seducción de los sentidos que inicia la obra. Es una afirmación del hombre frente a la divinidad, una afirmación del gozo de la risa.

Destacada es la calidad de su prosa, basada en el uso un castellano límpido y atento a la recuperación de arcaísmos y modismos rurales que aportan sabor al fraseo característico del escritor abulense, y todo ello impregnado con una tierna ironía y unos modos de contar que derivan, en este caso, de la literatura tradicional y oral. En definitiva, un precioso relato de recomendable lectura.

Puntuación: 5 (de 5)
Anthropos Editorial (2002)
Colección: Narrativa, 29
126 págs.

portada

José Jiménez Lozano (Langa, Ávila 1938) Periodista y escritor español que recibió el Premio Cervantes en 2002. Se dio a conocer como periodista en El Norte de Castilla y en la revista Destino, donde mostró disconformidad con el catolicismo imperante en una serie titulada Cartas de un cristiano impaciente.

Gran conocedor de la mística española, calificado de “escritor castellano y religioso”, se familiarizó de la mano de A. Castro con la herencia judía y árabe y buscó las claves de la convivencia de los españoles en ensayos como Nosotros los judíos (1961), Los cementerios civiles y la heterodoxia española (1979) o Guía espiritual de Castilla (1984).

Es autor de novelas y relatos cuya novedad no consiste en grandes aportaciones formales sino en la búsqueda en el lado oculto de la realidad, de modo que el presente, lo visible, queda así desenmascarado en su fatuidad: El sambenito (1972), El santo de mayo (1976), Duelo en la casa grande (1982), El grano de maíz rojo (1988; premio Nacional de la Crítica), La boda de Ángela (1993). Inició un diario personal con la publicación de Los tres cuadernos rojos (1985) y lo prosiguió en Segundo abecedario (1992), obras en las que el autor recoge sus notas personales comprendidas entre 1984 y 1988. En 1992 le fue otorgado el Premio Nacional de las Letras Españolas por el conjunto de su obra literaria. Ese mismo año publicó El mudejarillo, una biografía sobre San Juan de la Cruz. En 1993 publicó Objetos perdidos, una antología de cuentos literarios.

Anuncios

Un comentario sobre “{Reseña} José Jiménez Lozano: Sara de Ur (Anthropos Editorial)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s