{Reseña} Alejandro Sawa: Declaración de un vencido (Cátedra)

Alejandro Sawa transita por los variados escenarios literarios que se cruzan en el último tercio del siglo XIX. Su vida es un reflejo de esas ricas manifestaciones literarias de movimientos y tendencias y su arte el ejemplo más claro de una vida en la que se combinan a partes iguales la realidad y la leyenda. Pocas vidas han sido tan literaturizadas como la de Sawa, que ha merecido convertirse en personaje de algunos de los textos de los más significativos escritores de su tiempo. «Declaración de un vencido» es una novela pródiga en elementos autobiográficos. El joven protagonista de la historia es uno de los muchos jóvenes que llegan desde provincias a Madrid a comenzar la conquista de Europa. Aunque en un primer momento parece que escala puestos en la esfera social, pronto empieza a descubrir la hipocresía de los usos políticos y sociales y más tarde la hostilidad y el abandono de sus conciudadanos. (Sinopsis de la editorial)

614ext8RCxL.jpg

Va siendo hora de recuperar una parte muy importante de nuestro patrimonio literario de finales del siglo XIX y principios del XX: escritores como Pereda, Palacio Valdés, Luis Coloma, Alejandro Sawa, López Bago, Silverio Lanza, José Zahonero, entre otros, se encuentran casi totalmente olvidados por editoriales y lectores, por lo que esta edición de Cátedra de Declaración de un vencido es una estupenda oportunidad para corregir esta anomalía.

Alejandro Sawa, prototipo de escritor bohemio, atípico y desmesurado, comparte amistad con muchos de los grandes personajes literarios de la bohemia española de la época. Influido por el esteticismo, el decadentismo y el naturalismo, en sus obras realiza una meticulosa disección de la sociedad madrileña. La mayor parte de la obra novelística de Alejandro Sawa esta adscrita al naturalismo radical, movimiento literario que tuvo a Zola como máximo exponente y que se caracteriza por el pesimismo, el anticlericalismo y el fatalismo determinista. Su extremismo vital, su radicalismo en cuestiones políticas y religiosas y su virulencia contra toda mediocridad social que le rodeaba son sus rasgos más atractivos, unidos a una narrativa muy rica no exenta de lirismo, que lo convierten en una de las figuras más infravaloradas de la literatura española.

Voy a reproducir sin comentarios el diálogo que se cambió entonces entre nosotros. Habrá quien se maraville de que yo recuerde esos detalles sin olvidar el más insignificante rasgo de pensamiento que pueda afectarlos. Habrá también quien atribuya a la inventiva lo que es determinación del recuerdo. Soy el reo, y puedo responder con la frase que el juez instructor, o la conciencia, pone en boca del acusado por la justicia humana:

— «Juro decir verdad en cuanto sepa y se me pregunte.»

***

Dicen los que entienden de esas cosas que sólo en el período de la muerte, en el período de la descomposición, que pudiera decirse, es cuando adquiere el hombre la plena integridad de esa especie de sexto sentido, síntesis y resumen de los cinco restantes, que consiste en la exacta apreciación del mérito y la calidad de las cosas. No lo creo; pero aceptando por un momento la hipótesis, puedo asegurar que nunca me pareció Carmen más bonita, ni más horrible la existencia, que en aquellos instantes. ¡Ah! ¡si yo fuera creyente de la otra vida, mato a Carmen esta tarde, para vivir eternamente desposado con ella en el otro mundo!

En 1887 aparece Declaración de un vencido, seguramente la novela más interesante (y menos naturalista) del autor, que incorpora algunos recursos de la narrativa moderna, como son la ficción autobiográfica, la vertiente histórica  y la metaliteratura. Pertenece al género de las confesiones, que fue ampliamente utilizado por los escritores rusos. Personajes, espacio, tiempo y perspectiva están perfectamente ajustados a la finalidad del narrador, que, además de sus pretensiones estéticas, persigue también unos objetivos moralizadores.

El argumento es simple: el joven gaditano Carlos Alvarado Rodríguez se traslada a Madrid con la intención de triunfar como escritor y periodista. La llegada a la capital y el descubrimiento de una sociedad prosaica, cobarde y egoísta lo conducen de forma casi inmediata a la autodestrucción. La crónica escasez de dinero propicia que Carlos se convierta en la perfecta imagen del fracaso, del artista vencido por una sociedad y abandonado por la mujer que ama. La historia finaliza cuando en el colmo de la derrota y la abyección se convierte en el mantenido de Carmen, una jovencísima prostituta. Antes que perder sus últimos restos de dignidad Carlos Alvarado prefiere desaparecer a doblegarse y acaba suicidándose.

Novela intensa, amarga y triste, Declaración de un vencido es un título imprescindible para los amantes de la literatura española y para los rebuscadores de autores semiolvidados. Totalmente recomendable.

Puntuación: 5 (de 5)
Cátedra (2009)
Colección: Letras Hispánicas,
Introducción: Francisco Gutiérrez Carbajo
256 pág

sawaretrato3

Alejandro Sawa (Sevilla, 1862 – Madrid, 1909). Viajó a París en 1889 atraído por la vida artística de la metrópoli. Allí viviría lo que siempre consideró sus «años dorados». Durante algún tiempo trabajó para la famosa casa editorial Garnier, que editaba un diccionario enciclopédico. En ese periodo tuvo ocasión de entablar amistad con los principales literatos franceses del Parnasianismo y el Simbolismo, aunque él fue un gran lector del romántico Victor Hugo. Intimó con Verlaine, a quien admiraba mucho, y se casó con una actriz francesa con la que tendría una hija. Su regreso a Madrid fue un tiempo, según propia confesión, estupendo de vulgaridad y grandeza, retratado en algunas de sus novelas de la época: Crimen legal (1886), Declaración de un vencido (1887) o Criadero de curas (1888). Murió miserable, ciego y loco en 1909, siendo admirado por los intelectuales más importantes de su tiempo y dejando inédita la que sería su mejor obra: Iluminaciones en la sombra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s