{Reseña} Ernst Jünger: Visita a Godenholm (Página Indómita)

Visita a Godenholm narra la llegada a una pequeña isla de una mujer y dos hombres, quienes han sido invitados por un misterioso personaje que ejercerá como guía en un viaje iniciático. El relato, publicado originalmente en 1952, un año después que el mítico ensayo de Jünger La emboscadura y dos antes que Las puertas de la percepción de Huxley, es probablemente la primera obra de ficción en la que se describe (de forma velada) una experiencia con LSD, sustancia que el autor había consumido con Albert Hofmann en 1951. Jünger ya había experimentado previamente con el cannabis y la mescalina, y había escrito sobre ello en El corazón aventurero (1929, 1938) y en la distopía Heliópolis (1949), pero aquí la descripción de la experiencia psiconáutica se convierte en el asunto central de la obra, en la que la escritura del autor alcanza una de sus cimas poéticas. (Sinopsis de la editorial)

portada-alta-junger-visita-a-godenholm.jpg

Todo lo dicho como introducción a Jünger en el comentario a su extraña y genial Heliópolis es aplicable, cómo no, a esta novela corta que nos trae como novedad Página Indómita, que esperemos, no sea su última recuperación de este extraordinario escritor alemán.

Visita a Godenholm no recibió mucha atención cuando fue publicada por primera vez en 1952 y fue durante mucho tiempo una de las obras menos leídas de Jünger (aunque para el autor, según cita en alguna página de sus Diarios, era una de sus preferidas). En la década de 1990 capturó el interés de algunos investigadores al considerarla como una descripción velada de los primeros viajes de LSD del autor (que realizó junto con Albert Hofmann, el químico suizo que sintetizó y caracterizó la molécula de LSD). El estudioso Elliot Neaman sitúa el libro en la larga tradición que une la descripción de experiencias provocadas por las drogas con la expresión literaria, con ejemplos prominentes del romanticismo, como las obras de Charles Baudelaire y Thomas de Quincey. Jünger es poseedor de un lenguaje completamente propio, en el que se aprecia sus profundo conocimiento de las ciencias naturales, la filosofía y los mitos antiguos, que sumerge al lector en un mundo atemporal, extraño y trascendente, especulativo y filosófico, común a todas sus creaciones.

El mar estaba tan en calma que las olas apenas se rizaban al rozar el pie de los acantilados. Grupos de aves marinas reposaban sobre las aguas. La honda tristeza y la soledad de la playa parecían acentuarse con la visión de esas escuadras de pájaros soñadores, como si se anudara en ellos el vacío. Este, a veces, cobraba voz en el chillido de una gaviota.

***

Por sus rasgos cabía concluir que era uno de esos caracteres obstinados que captan solo aquello que les agrada, pero que se aferran a ello con tenacidad y perseverancia. Con tales caracteres se pueden crear escuelas, porque lo aprehendido llega a formar parte de su propio ser. Moltner solo veía en ello una falta de sentido crítico.

El argumento de este relato es sumamente sencillo: un reducido grupo de personas acude a Godenholm, una extraña isla frente a una costa escandinava, a encontrarse con el poderoso filósofo y terapeuta Schwarzenberg. Allí, en una atmósfera típicamente jüngeriana, los visitantes  —que son buscadores de algo, aunque no saben qué —, tienen que hacer frente a sus propias expectativas y traumas personales. Los capítulos finales presenta las experiencias (¿fruto del consumo de alucinógenos?) plagadas de visiones fantásticas y oníricas de gran belleza y eficacia poética. La obra presenta un final abierto, concluyendo tras una de las sesiones con Schwarzenberg.

No creo que Visita a Godenholm esté a la misma altura que sus mejores obras de ficción (Tempestades de acero, Sobre los acantilados de mármol, Heliópolis), pero es una novela muy apreciable y de placentera lectura. Muy recomendable

Puntuación: 4 (de 5)
Página Indómita (2017)
Traducción: Juan Conesa Sánchez
128 págs.

Ver y Comprar este libro en Amazon: https://amzn.to/3o5MSsA

junger.jpg

Ernst Jünger (Heidelberg, 1895-Wilflingen, 1998), cultivador de la crónica, el ensayo y la novela, soldado en las dos grandes guerras, viajero, psiconauta y hombre de ciencia volcado hacia el estudio de la naturaleza, es una de las figuras más lúcidas y polémicas del siglo XX.

Tras pasar su infancia en Hannover, huye del hogar familiar en 1913 y se alista en la Legión Extranjera francesa. Voluntario en la Primera Guerra Mundial, narra su experiencia en Tempestades de acero (1920), obra que obtiene un éxito inmediato y le vale la fama. En 1923 comienza sus estudios de Ciencias Naturales, y a finales de la década se traslada a Berlín, donde colabora en publicaciones del movimiento revolucionario conservador. Aunque su producción escrita, en especial obras como La movilización total (1930) y El trabajador (1932), suscita el interés de los nacionalsocialistas, Jünger rechaza varias veces la oferta para ocupar un cargo parlamentario y les prohíbe usar su obra con fines propagandísticos. Publica Sobre los acantilados de mármol (1939), su respuesta al totalitarismo, y al estallar la Segunda Guerra Mundial es destinado al mando alemán en París, donde conoce a diversas personalidades de la cultura. La publicación de Jardines y carreteras (1942) le vale la censura por parte del régimen y, tras el atentado contra Hitler en 1944, el mando alemán de París, involucrado en los hechos, es disuelto y Jünger es licenciado del ejército. Para entonces ya ha comenzado a circular de forma clandestina La paz, que verá la luz en 1946 fuera de Alemania, ya que inicialmente también el gobierno militar británico de la zona ocupada prohíbe que el autor publique.

En la década de los 50 se traslada a Wilflingen, en la Alta Suabia, donde vivirá retirado hasta el final de sus días, compaginando la entomología y los viajes por Europa, Asia y África con su actividad como escritor, en la que destacan sus diarios.

2 comentarios sobre “{Reseña} Ernst Jünger: Visita a Godenholm (Página Indómita)

  1. Una novelita extraña, de gran belleza, singular en la obra de Jünger. Pero donde abarca con mayor profundidad el tema de los narcóticos (desde una perspectiva histórico-cultural) es en Acercamientos (Tusquets), texto de enorme interés, muy recomendable. Las drogas como herramienta para trascender la realidad y alcanzar un conocimiento superor: místicos, chamanes, artistas…

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s