{Reseña} Alexéi Tolstói: Vampiros (Espuela de Plata)

71NMkOmR+FL.jpg

Todos los aficionados al género fantástico y de terror estamos de enhorabuena ya que la editorial Espuela de Plata inaugura una nueva colección, la Biblioteca Más Allá, en la que se anuncian interesantes títulos que, por si fuera poco, huyen de los caminos más trillados por otras editoriales.

Este primer volumen está dedicado a Alexéi Tolstoi, primo segundo del gran León, y que es conocido especialmente por sus relatos de temática vampírica ambientados en tierras eslavas. Aristócrata, viajero, cosmopolita a la par que profundamente eslavófilo, Alexéi Tolstoi es autor de poesías satíricas, dramas, novelas históricas y relatos. Murió a los cincuenta y ocho años, casi arruinado y después de haberse excedido en el consumo de morfina. La presente antología incluye seis piezas, alguna de ellas inédita en español. No todos los textos de esta selección son de índole fantástica; así, Dos días en las estepas de los kirguises es un magnífico relato de aventuras cinegéticas ambientado el las fronteras del imperio ruso, en los inmensos espacios abiertos de Kirguistán. Artemi Simiónovich Bervenkovsky pertenece a esa tradición tan rusa de la sátira imaginativa, aderezada con una buena trama de suspense. El resto de las historias sí tocan de lleno lo fantástico: en Amena (publicada en 1846) tenemos una extraña historia situada en el Roma antigua, historia de una apostasía de un cristiano incitado por una despiadada deidad pagana. Reunidos después de trescientos años es un inquietante cuento a modo de leyenda medieval, donde un castillo y sus moradores parecen haberse congelado en el tiempo. Aquí la insinuación de vampirismo es sutil y eficaz. Pero el plato fuerte de esta edición son los dos relatos que más claramente que tienen al vampirismo como protagonista absoluto: Una familia de vampiros y El vampiro.

Una familia de vampiros (también traducido como La familia del vurdalak) se escribió en francés alrededor de 1839, cuando Alexéi leía con pasión novelas góticas inglesas. Sin embargo, no fue publicado en Rusia hasta 1884, debido al recelo que causaba en los periódicos rusos un tema tan ajeno y sospechosos para el mundo literario oficial. Inspirado en el Tratado sobre los vampiros del monje benedictino francés Agustín Calmet y en las supersticiones populares de su país, este cuento es la variante más lejana y primitiva del vampiro literario del siglo XIX. La narración comienza en Viena, en 1815. Los invitados de una fiesta narran historias de terror. Un noble francés, el marqués d´Urfé, describe un encuentro con vampiros que tuvo lugar en su juventud durante una misión diplomática en Serbia. Lejos de la visión romántica de la época, este bestial vampiro, surgido de las supersticiones ancestrales del que emana el más puro terror primitivo, es una de las historias más impresionantes que se han escrito sobre el vampirismo.

El desconocido se volvió, apartándose de la chimenea y, mirando a Ruñevsky con fijeza, contestó:

—¡No, no estoy buscando a nadie; sólo me asombra el hecho de que en este baile haya «upiris»!

—¿«Upiris»? —repitió Ruñevsky —. ¿Qué es eso, vampiros? (El vampiro)

***

Era una cálida noche de verano. Estábamos en el jardín de la abuela, algunos en torno a la mesa , a la luz de la lámpara; otros, en los escalones de la terraza. De vez en cuando la leve brisa nos abanicaba con aromas florales, o murmuraba el estribillo de una canción que llegaba de la aldea. Pronto reinó el silencio, interrumpido sólo por las polillas que revoloteaban alrededor de las lámparas. (Reunidos después de trescientos años)

El vampiro fue publicado en San Petersburgo en 1841 bajo el pseudónimo de Krasnorogsky. La novela fue mal recibida por los críticos, lo que disuadió a Tolstoi de publicar otras obras sobre vampiros que había escrito en ese momento. Hay que señalar que los escritos de Tolstoi sobre el tema de los vampiros fueron influidos, al menos en parte, por The Vampyre de John William Polidori, que había sido publicado en ruso en Moscú en 1828. El vampiro es una compleja nouvelle del más puro estilo gótico. La acción se sitúa en Rusia e Italia y está plagada de visiones inquietantes y terroríficas, entremezcladas con las leyendas de los upiris o vampiros rusos. No es tan impactante como Una familia de vampiros pero es una lectura deliciosa.

Concluyo señalando que Vampiros es un libro imprescindible para los aficionados a la literatura fantástica de la buena y para los adictos al poliédrico tema vampírico. Como es norma, esta edición de Espuela de Plata es magnífica. Disfruten.

Puntuación: 5 (de 5)
Espuela de Plata (2017)
Colección: Biblioteca Más Allá, 1
Traducción: Olga de Wolkonsky | Prólogo: Luis Alberto de Cuenca
248 págs.

Ver y Comprar este libro en Amazon: https://amzn.to/39r0ydO

1024px-Carmilla

Vampiros reúne seis relatos de Alexéi Konstantínovich Tolstói (1817-1875), primo segundo del autor de Guerra y paz: las dos célebres novelitas Una familia de vampiros (también conocida como La familia del vurdalak en nuestros pagos) y El vampiro, los cuentos Amena, Dos días en las estepas de los kirguises y Artemi Simiónovich Bervenkovsky, y un último e inquietante relato de corte vampírico, titulado Reunidos después de trescientos años, que se ofrece aquí por vez primera en castellano. Se trata, pues, de la edición más completa de la obra de A. K. Tolstói que puede rastrearse en nuestra lengua. Para los cinco primeros textos se ha utilizado la añeja traducción argentina de Olga de Wolkonsky, corrigiéndola para la ocasión. El resultado es una colección de relatos fantásticos cuya lectura resulta tan apasionante como adictiva. Junto a Vampirismo de E. T. A. Hoffmann y a Carmilla de Sheridan Le Fanu, las aportaciones al género de Alexéi Tolstói representan la cumbre de la literatura de vampiros antes del Drácula de Stoker. (Sinopsis de la editorial)

0 T UMAX     PowerLook 3000   V1.5 [4]

El conde Alexéi Konstantínovich Tolstói nació en San Petersburgo en 1817 y murió en una de sus muchas propiedades rurales del norte de Ucrania en 1875. Hijo de un matrimonio aristocrático que se separó casi inmediatamente después de su nacimiento, Alexéi pasó una infancia pletórica y feliz con su madre, una dama cultísima y bellísima que lo instruyó en todas las artes. A partir de los diez años comenzó a viajar por el extranjero, llegando a disfrutar del honor de que Goethe lo sentase en sus rodillas. Sabía francés, italiano, inglés y alemán con soltura. Como escritor, se adscribió a la corriente esteticista del Arte por el Arte y, aunque su cultura y su formación eran cosmopolitas, apostó siempre por los valores de la Rusia medieval de Kíev y practicó la eslavofilia. Lo más valioso de su producción literaria no son sus versos, ni sus novelas históricas de raíz scottiana, ni sus piezas teatrales de carácter historicista, sino sus dos nouvelles fantásticas El vampiro y Una familia de vampiros, adscritas a una estética abiertamente pulp y adaptadas al cine más de una vez.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s