{Reseña} Nilo Palenzuela: Animales impuros (Libros del Innombrable)

61u81UeJNiL.jpg

Debo a Borges y su magnífico Libro de los seres imaginarios el gusto por la lectura de bestiarios. Allí me topé por primera ver con todo un universo de seres fabulosos con nombres no menos misteriosos, como la anfisbena, el mirmecoleón, el hipogrifo y muchos otros.

Muchos autores se han ocupado de desarrollar y profundizar en estos seres o en contarnos las desventuras de otros más cotidianos y visibles; que recuerde, ahí están los bestiarios de Juan José Arreola, Javier Tomeo, Juan Perucho, René Avilés Fabila y Francisco Ferrer Lerín pululando por las librerías. Nilo Palenzuela es un escritor ya avezado, que en Animales impuros ha reunido y clasificado sus dispersos sueños zoológicos. Las cuarenta y cinco piezas, de variada extensión, están escritas con una ágil y exacta prosa y con una erudición e ironía envidiables, que desde mi punto de vista, son los dos elementos esenciales de un bestiario literario.

El libro se divide en cuatro apartados: Animales impuros trata a unos seres muy especiales, como son las bestias mecánicas y artificiales que pueblan nuestra sociedad; aviones, parapentes, taladradoras, teléfonos y, cómo no, la monstruosa televisión pueblan estás páginas. Otros seres de entendimiento nos lleva a los reinos de los pájaros y de los peces, como el fabuloso pez subterráneo El-Kami, cuyos movimientos provocan los terremotos y las catástrofes. Rezagados sin clasificar reflexiona sobre algunas características de otros animalejos más comunes, como el calamar, escarabajo, hormigas, libélulas, mariposas y ciertos tipos de ángeles. Arañas y recuerdos se centra en los arácnidos y nuestros miedos.

Aves de buen agüero

Existen animales del espíritu que necesitan para su nacimiento un largo periodo de gestación y que un rincón del alma les dé cabida y en ello se dilaten durante siglos. Lo que llamamos avión, que ya tiene hijuelos diversos que peinan los cielos y aun extintos nietos como el ilustrado Concorde, nació según conviene a lo viviente de un prolongado deseo de imitar el vuelo de las aves. La incubación de tremendos artilugios, sin embargo, solo pudo producirse después de echar de la naturaleza el misterio y de ponerse, por fin, a pensar en serio […] El animal impuro se desplaza de un lugar a otro y se alimenta de seres como tú o como yo, que se cuelan en su interior, y son abandonados y, cabría decir, evacuados nada más tomar tierra. Hay en estos animales una sensibilidad que los excita, en esta suerte de desembarcos, al hallar a congéneres que caminan imperturbables.

Hoy en día el animal que llamamos avión, como cosa de aparente quietud, constituye el verdadero poder del mundo, pues en torno a él surgen siervos, adoradores, mediadores y recolectores de impuestos, ministros y aun policías e ingenieros que lo examinan por si algún virus terrorífico pudiera atentar contra su celeste viaje […]

Objeto encontrado

Se trata de una cerámica roja, con decoración pintada en negro: un rostro humano y un pez. Realizada a mano, se destinó a la ofrenda en un viejo ritual. Recuerda a la cultura neolítica de Sangshao, en la provincia china de Shaanxi. Me lo encontré al azar, como ocurre con las cosas importantes. Un golpe de suerte.

Un gran libro para los amantes de los bestiarios, de la minificción y de las fantasías literarias. Además, esta bonita edición de Libros del Innombrable contiene  numerosas ilustraciones y collages de la artista cubana Sandra Ramos.

Puntuación: 4 (de 5)
Libros del Innombrable (2017)
Colección: Los libros del Señor Nicolás, 21
Ilustraciones: Sandra Ramos
97 págs.

Ver y Comprar este libro en Amazon: https://amzn.to/36rWF6e

serpiente_alada_by_killosi-d8u1tdj

Animales impuros muestra que el mundo resulta todavía extraño para quien lo mira con cierta distancia. A veces el libro se expresa con admiración ante lo que nos rodea; otras habla de la soledad de quien habita la frontera entre la naturaleza y la sobre-naturaleza, allí donde existen animales nuevos, por así decir, y donde la historia y la alta tecnología construyen nuestro hábitat. Ilustrado por Sandra Ramos. (Sinopsis de la editorial)

thumbnail_FullSizeRender

Nilo Palenzuela Borges (Los Realejos, 1958). Escritor y catedrático de literatura en la Universidad de La Laguna. Participa habitualmente en encuentros sobre arte, literatura y pensamiento. Entre sus ensayos y estudios sobre arte: El espectador y los signos (Málaga, 1989), Visiones de «Gaceta de Arte» (Gran Canaria, 1999), Moradas del intérprete (México D.F., 2007), Desde otro mar (Madrid, 2016). Entre sus libros de investigación: Los hijos de Nemrod: Babel y los escritores del Siglo de Oro (Madrid, 2000), «El Hijo Pródigo» y los exiliados españoles (Madrid, 2001). Entre sus libros de creación literaria: Oráculo de arácnido (Tenerife, 1983), Parada para salir al campo (El Rosario, 2004), Hendiduras sin nombre (Mérida, 2008), La cámara oscura (Gran Canaria, 2009), Pasajes y partidas (Tenerife, 2011), La hoja seca (Madrid, 2014).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s