{Reseña} Álvar Núñez Cabeza de Vaca: Naufragios y Comentarios (Biblioteca Castro)

portada-Cabeza-de-Vaca.jpg

Siempre he sido muy aficionado a la lectura de las Crónicas de Indias (precisamente de ahí deriva el nombre de este blog). Entre ellas, son probablemente la Historia verdadera de la conquista de la Nueva España de Bernal Díaz del Castillo y Naufragios y Comentarios de Álvar Núñez Cabeza de Vaca las obras más disfrutables para el lector actual ya aúnan las más increíbles aventuras con interesantes apuntes de etnografía, antropología e historia. La Biblioteca Castro ha tenido el acierto de publicar los Naufragios y Comentarios en una inmejorable edición a cargo de Juan Gil, uno de los mayores expertos mundiales en los mitos de la expansión europea (Sus Mitos y utopías del Descubrimiento son una referencia para los estudiosos de la exploración y conquista de América), quien en la amplia introducción traza un recorrido por la intensa vida de Cabeza de Vaca y por los avatares de las dos Relaciones que escribió.

Los Naufragios fueron escritos entre los años de 1537 y 1540 en España y son el resumen de casi diez años de unos acontecimientos que parecen increíbles. Antes que este original, Álvar Núñez escribió otra relación, dirigida a la Real Audiencia del Consejo de Indias y que Gonzalo Fernández de Oviedo utilizó para la redacción de su Historia General. Aunque existen algunas fabulaciones para atraer al lector, lo cierto es que el relato de Cabeza de Vaca impresiona por su exaltado realismo. Es una narración viva, crudamente humana, que muestra información de los pueblos indígenas con los que se tropezó, desde los belicosos de la península de Florida hasta los inmersos en la agricultura del norte de México, de modo que Naufragios son un documento incomparable para la reconstrucción del mundo indígena americano. En esta Relación se da cuenta de las aventuras que corre Cabeza de Vaca, desde que sale de Sanlúcar de Barrameda, desembarca al sur de la bahía de Tampa y concluye prácticamente en Petetlán, cuando los cuatro supervivientes de la expedición de Narváez encuentran a unos españoles que realizaban una descubierta y los trasladan a San Miguel de Culiacán, en Nueva Galicia.

DZSLBA-WkAAkS60

Como es conocido, Pánfilo de Narváez emprendió la conquista de La Florida, expedición a la que se sumó Cabeza de Vaca como tesorero y alguacil. Partieron de España con 5 naves y unos 600 hombres, pero ya en Cuba 140 hombres huyeron y un huracán les dejó con bastantes pérdidas humanas y materiales. Habiéndose repuesto de tales infortunios, consiguieron poner pie en la Florida el 12 de abril de 1528. Cabeza de Vaca se opuso a la decisión de internarse con la tropa en esta tierra inhóspita y abandonar las naves. El desastre era previsible y les llevó a sufrir mil infortunios, enfermedades y el cautiverio al que les sometieron los indios. Tras la desaparición de todos sus compañeros, Álvar Núñez, Alonso de Maldonado, Andrés Dorantes y el negro Estebanico emprenden la incierta marcha hacia el Oeste. Aquí Cabeza de Vaca relata su propia experiencia y describe pormenorizadamente las costumbres de los indios, su sociedad, la flora y la fauna de la región, el hambre y el maltrato sufrido, y su vida como esclavos, comerciantes y curanderos. Fue publicada en 1542 en Zamora y en una edición corregida y aumentada (con la adición de los Comentarios) 1555 en Valladolid.

Después que comimos los perros, pareciéndonos que teníamos algún esfuerzo para poder ir adelante, encomendámonos a Dios nuestro Señor para que nos guiase, nos despedimos de aquellos indios, y ellos nos encaminaron a otros de su lengua que estaban cerca de allí. E yendo por nuestro camino llovió, y todo aquel día anduvimos con agua, y allende de esto, perdimos el camino y fuimos a parar a un monte muy grande, y cogimos muchas hojas de tunas y asámoslas aquella noche en un horno que hicimos, y dímosles tanto fuego, que a la mañana estaban para comer. Y después de haberlas comido encomendámonos a Dios y partímonos, y hallamos el camino que perdido habíamos. Y pasado el monte, hallamos otras casas de indios; y llegados allá, vimos dos mujeres y muchachos, que se espantaron, que andaban por el monte, y en vernos huyeron de nosotros y fueron a llamar a los indios que andaban por el monte. Y venidos, paráronse a mirarnos detrás de unos árboles, y llamámosles y allegáronse con mucho temor; y después de haberlos hablado, nos dijeron que tenían mucha hambre, y que cerca de allí estaban muchas casas de ellos propios, y dijeron que nos llevarían a ellas. Y aquella noche llegamos adonde había cincuenta casas, y se espantaban de vernos y mostraban mucho temor; y después que estuvieron algo sosegados de nosotros, allegábannos con las manos al rostro y al cuerpo, y después traían ellos sus mismas manos por su caras y sus cuerpos, y así estuvimos aquella noche; y venida la mañana, trajéronnos los enfermos que tenían rogándonos que los santiguásemos, y nos dieron de lo que tenían para comer, que eran hojas de tunas y tunas verdes asadas. Y por el buen tratamiento que nos hacían, y porque aquello que tenían nos lo daban de buena gana y voluntad, y holgaban de quedar sin comer por dárnoslo, estuvimos con ellos algunos días. Y estando allí, vinieron otros de más adelante. Cuando se quisieron partir dijimos a los primeros que nos queríamos ir con aquéllos. A ellos les pesó mucho, y rogáronnos muy ahincadamente que no nos fuésemos, y al fin nos despedimos de ellos, y los dejamos llorando por nuestra partida, porque les pesaba mucho en gran manera.(«Naufragios», cap. XXIII)

Álvar Núñez, tras su peregrinaje por las Floridas, fue premiado con la gobernación del Río de la Plata —región aún sin pacificar— para poblarla y conquistarla, así como buscar los restos de la anterior expedición del adelantado Pedro de Mendoza. Los Comentarios narran las aventuras de Cabeza de Vaca en la región del Río de la Plata, el encuentro de los supervivientes en Asunción, la expedición exploradora hasta las fuentes del Paraguay, y, finalmente, la rebelión de los colonos, su prisión, envío a España, juicio y condena. Esto es en síntesis todo lo que acaece en esos Comentarios (que no tienen con la obra de Julio César más similitud que el título).

La expedición se hizo a la vela en Cádiz el 2 de diciembre de 1540 y llegó a Santa Catalina (Brasil) el 29 de marzo de 1541. A diferencia de los Naufragios, los Comentarios no son debidos a la pluma directa de Cabeza de Vaca, sino a la de su escribano Pero Hernández, hombre de su confianza y testigo presencial de los sucesos que narra. Los Comentarios se escribieron como documento exculpatorio de Cabeza de Vaca y bajo su total dirección. Pero los Comentarios son algo más que un simple escrito alegatorio. Es un espléndido cuadro de la vida colonial, de la incorporación y colaboración de los guaraníes a la conquista y pacificación de la tierra, y sobre todo su preocupación indigenista, las noticias que da de las tribus con las que tuvo contacto. Todo este inmenso cuadro histórico que nos presenta ofrece un interés extraordinario por su minuciosidad y veracidad.

Paraguay_-_O_Prov_de_Rio_de_la_Plata_-_cum_regionibus_adiacentibus_Tvcvman_et_Sta._Cruz_de_la_Sierra_-_ca_1600

A raíz de las acusaciones de abuso de poder —con toda seguridad falsas— el Consejo de Indias lo desterró a Orán en 1545. Probablemente no llegó a cumplir esta pena ya que Cabeza de Vaca recurrió la sentencia y siguió peleando hasta el final de su vida para reestablecer su honor. En sus últimos años pudo haber tomado los hábitos y acabar sus días en un monasterio.

Señalar finalmente que Naufragios y Comentarios es, además de un libro tan seductor y entretenido como la mejor de las novelas de aventuras, un clásico imprescindible para los interesados en la historia y etnografía de la América Española. La edición de Biblioteca Castro es soberbia, como es usual. Absolutamente recomendable.

Puntuación: 5 (de 5)
Biblioteca Castro (2018)
Introducción y edición: Juan Gil
CLXX + 448 págs.

Ver y Comprar este libro en Amazon: https://amzn.to/2KDM7Zs

Álvar-Núñez-Cabeza-de-Vaca-3Álvar Núñez Cabeza de Vaca (Jerez de la Frontera, 1488/1490 – Sevilla, 27 de mayo de 1559) fue un descubridor y conquistador español de familia noble, venida a más gracias a su exitosa participación en la conquista de Canarias. Participó en las guerras de Italia y de Navarra entre 1511 y 1526, tras lo cual marcho al Nuevo Mundo. Exploró la costa sur de Norteamérica desde la actual Florida pasando por Alabama, Misisipi y Luisiana y se adentró en Texas, Nuevo México, Arizona y en el norte de México hasta llegar al golfo de California, territorios que pasaron a anexionarse al Imperio Español dentro del Virreinato de Nueva España. Antes de iniciar su segundo viaje a América, esta vez para el Sur, el rey Carlos I de España le otorgó el título de segundo adelantado y lo nombró capitán general y gobernador del Río de la Plata, Paranáguazu y sus anexos​ y fue el primer europeo en llegar a las cataratas del Iguazú y que exploró el curso del río Paraguay. Su gobernación en Río de la Plata no fue todo lo afortunada que se esperaba y fue depuesto. A su regreso a España fue juzgado y condenado al destierro en África, hasta 1556 en que obtuvo el perdón por parte de Felipe II, quien lo nombró presidente del tribunal supremo de Sevilla, falleciendo en esta ciudad.

Un comentario sobre “{Reseña} Álvar Núñez Cabeza de Vaca: Naufragios y Comentarios (Biblioteca Castro)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s