{Reseña} Juan Gabriel Vásquez: Viajes con un mapa en blanco (Alfaguara)

EAL32915.jpg

Son misteriosas las razones que nos mueven a leer y seguir a un determinado escritor entre el sinfín de autores contemporáneos. A mí siempre me ha caído bien Juan Gabriel Vásquez, persona educada, simpática y (parece) que de trato cercano, al que seguramente nos gustaría tener como amigo —todo esto es absolutamente pueril, naturalmente—, así que casi instintivamente he leído alguno de sus libros y estoy pendiente de sus novedades. Alfaguara acaba de lanzar Viajes con un mapa en blanco, una nueva incursión de Vásquez en uno de sus temas de interés: el ensayo literario.

Este volumen se compone de una serie de piezas que derivan de sus clases sobre literatura (más concretamente sobre la novela) que impartió en la Universidad de Berna durante un trimestre hace dos años, así como de algunas conferencias y artículos que había publicado con anterioridad. El resultado final no puede ser más interesante.

Las novelas objeto de este ensayo —que a Juan Gabriel Vásquez le gusta leer y procura escribir—, son el tipo de novela comprometida, es decir, la que plantea el eterno conflicto entre el ser humano y la sociedad a la que pertenece. Son, por su propia naturaleza, narraciones exigentes tanto para el autor como para el lector, pero simultáneamente constituyen una inmensa gratificación intelectual, ética y artística. Se huye en estos ensayos, por tanto, de las obras de escritura introspectiva y autoreferencial. La tesis que recorre todo el libro es que esta forma de literatura es esencial para el correcto devenir de una sociedad viva y sana, y que una sociedad sin novelas es una sociedad estancada, moralmente aprisionada, sin capacidad de autocrítica y sin válvulas de escape para sus disputas internas.

Un novelista que escribe ensayos, y en particular si esos ensayos hablan del arte de la novela, es como un náufrago que manda coordenadas: quiere decirles a los demás cómo pueden encontrarlo. También, por supuesto, quiere encontrarse a sí mismo; en otras palabras, saber cómo debe leer las novelas que escribe. El ensayo es una exploración, una tentativa, una averiguación, y el novelista escribe para descubrir y trazar los límites de sus conocimientos y la forma de sus certezas. En ese sentido, podría decir uno, es un género confesional.

***

En el mes de marzo de 2016, el profesor Oliver Lubrich, experto en la vida de Humboldt, las tragedias de Shakespeare y el Bayern Munich, me invitó a ocupar una cátedra en la Universidad de Berna con una sola misión estupenda y a la vez temible: hablar, durante catorce semanas, del arte de la novela […] Pues bien, de eso hablé —directamente o no— durante las catorce semanas de mi curso: de esta compulsión encarnada en algunos de los grandes especímenes que ha producido lo que llamamos el arte de la novela. A mis alumnos les hablé del Lazarillo de Tormes y de La señora Dalloway, de Don Quijote y de En busca del tiempo perdido, de mis maestros latinoamericanos y de los años de entreguerras, que son como una mina que no hemos agotado. Les pedí que me creyeran cuando les decía que Madame Bovary era en realidad una tragedia de Shakespeare y Hamlet, una novela de Dostoievski. Y en cierto momento de la temporada, uno de ellos se lamentó en privado de que ese inventario de opiniones arbitrarias no estuviera recogido en un solo lugar.

El libro se encuentra dividido en tres partes; en A partir de Cervantes, Vásquez considera Don Quijote como inicio y modelo de la novela moderna. En el segundo, El escritor latinoamericano y la tradición, el escritor comenta algunas obras esenciales del boom, de autores como Vargas Llosa, Borges y Gabriel García Márquez. La última parte, titulada Misterios de la novela, quizás la más densa y especulativa, es una autentica lección del arte novelístico a través de ejemplos de grandes autores como Faulkner, Tolstoi, Proust, Dostoyevski o Conrad.

Es destacable la claridad en la exposición —alejada de la pedantería y suficiencia característica de algunos autores de este tipo de ensayo literario—, que hace su lectura casi tan apasionante como una obra de ficción.

Tras la lectura atenta de estos ensayos tengo la sensación de que entiendo mejor las complejidades de las grandes novelas que tanto apasionan a Vásquez, y, a la vez, me ha hecho reflexionar sobre mis antiguas lecturas de los escritores del boom latinoamericano, lecturas que quedaron un poco olvidadas y que Viajes con un mapa en blanco me ha animado a volver sobre ellas.

Así que Viajes con un mapa en blanco es un título imprescindible para los muchos seguidores de Juan Gabriel Vásquez y para los que quieran profundizar en el siempre multiforme proceso de la creación novelística.

Puntuación: 5 (de 5)
Alfaguara (2018)
Colección: Hispánica
216 págs.

Ver y Comprar este libro en Amazon: https://amzn.to/3o198np

El_ingenioso_hidalgo_don_Quijote_de_la_Mancha

Los seres humanos, sostiene este libro, no hemos inventado la novela: es la novela la que nos ha inventado a nosotros. Pero ¿qué nos dan las novelas que no nos puede dar ninguna otra forma narrativa? ¿Qué lugar ocupan en nuestras vidas como individuos y como sociedades? ¿Por qué son, según Vásquez, una manera irremplazable de investigarnos a nosotros mismos, y cómo llevan a cabo sus sortilegios?

De Cervantes a Conrad, de Tolstoi a Vargas Llosa, de Proust a Camus, estos ensayos proponen un elogio de ese género proteico y también, entre líneas, un lamento por su situación presente en un mundo que se le ha vuelto hostil. (Sinopsis de la editorial)

Juan-Gabriel-Vasquez-Efe-publicacion_883421662_1069774_1020x574

Juan Gabriel Vásquez (Bogotá, 1973) es autor de la colección de relatos Los amantes de Todos los Santos y de las novelas Los informantes, Historia secreta de Costaguana, El ruido de las cosas al caer, Las reputaciones y La forma de las ruinas. Ha publicado también una recopilación de ensayos literarios, El arte de la distorsión, y una breve biografía de Joseph Conrad, El hombre de ninguna parte. Sus libros se publican actualmente en veintiocho lenguas y han merecido, entre otros, el Premio Alfaguara, el English Pen Award, el Premio Gregor von Rezzori-Città di Firenze, el IMPAC International Dublin Literary Award, el Premio Real Academia Española, el Premio Casa de Amèrica Latina de Lisboa y el Premio Roger Caillois por el conjunto de su obra, otorgado anteriormente a escritores como Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes y Ricardo Piglia. Ha traducido obras de Joseph Conrad y Victor Hugo, entre otros, y en 2016 fue nombrado Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de la República francesa.

Anuncio publicitario

4 comentarios sobre “{Reseña} Juan Gabriel Vásquez: Viajes con un mapa en blanco (Alfaguara)

  1. Hey, yo disfruté mucho leyendo esta obra. La pasión de Vásquez por la literatura está en cada página y desborda a veces su discurso. Muy interesante este libro y tu reseña invita también a leerlo. Como dices, creo que es un libro imprescindible para los amantes de Vásquez, como yo, pero también para cualquier amante de la literatura.

    Te invito a pasarte por mi blog. Saludos

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s