{Reseña} László Földényi: Los espacios de la muerte viviente (Galaxia Gutenberg)

9788417355081

Soy de los que creen que el ensayo es un género literario de creación del mismo rango que la narrativa o la poesía. Está en el talento del escritor conseguir un argumento coherente, posible o verosímil a partir de los numerosos materiales académicos y eruditos dispersos en la Historia. Esto hace que el buen ensayo sea tan apasionante como la mejor de las novelas y deje un mayor poso de satisfacción intelectual. Sirva esto para presentar a László Földényi, un escritor verdaderamente excepcional, que ha encontrado en el ensayo sobre arte y estética el medio de desarrollar una impecable carrera como escritor y pensador.

Los espacios de la muerte viviente es un breve trabajo (apenas 70 páginas) donde Földényi reflexiona sobre las ciudades y arquitecturas ideales que desde el Renacimiento han obsesionado la mente de arquitectos, urbanistas y sociólogos. Partiendo del cuadro Vista arquitectónica del pintor y arquitecto Francesco di Giorgio Martini (1439-1502), cuya contemplación provoca en el autor la sensación de encontrarse ante un paisaje irreal, intemporal y carente por completo de vida, Földényi llega a la conclusión de que todas estas creaciones, caracterizadas por un exceso de orden —un orden antinatural y antihumano—, de regularidad y de perfección, llevan a una visión psicológicamente insoportable para el hombre y, por tanto, están destinadas a su fracaso práctico.

bulle

Todas estas características se prolongan durante el siglo XVIII en Étienne-Louis Boullée y otros arquitectos revolucionaros franceses —en realidad, muchos de ellos eran arquitectos e ingenieros militares—, cuyos diseños tienden a semejarse a prisiones, fortalezas o necrópolis, en cualquier caso, formas constructivas hostiles a la vida y más adecuadas a la vigilancia y control totalitario de sus habitantes que a su libre desarrollo. Lo expresa atinadamente el autor: «[Esos arquitectos] tensaron la razón hasta convertirla en locura».

La inmovilidad también puede alcanzar cierto grado de dramatismo. En el museo de Berlín cuelga un cuadro de Francesco di Giorgio Martini pintado hacia 1490 y titulado: Vista arquitectónica. Resultan chocantes su vacío, su silencio, pero sobre todo su inmovilidad. Desde las arcadas situadas en el primer plano se ve una plaza diseñada con precisión y bordeada por edificios de dos pisos. Más allá, a la izquierda, se observa parte de una fortaleza; a la derecha, un edificio portuario, tal vez un almacén, tal vez unas oficinas. Y en el fondo, el puerto, con cinco embarcaciones de diferentes dimensiones, dos de ellas con las velas desplegadas. Está todo tan impecablemente ordenado que la ciudad no parece construida por seres humanos, sino diseñada por un dios. Da la impresión de algo indestructible e incorruptible; no existe la catástrofe natural, no existe la tempestad, ni el terremoto, ni la inundación que puedan alterar nada en esa ciudad. Si alguna vez se hubiera edificado la «ciudad de Dios», al menos tal como la imaginaba san Agustín, sin duda habría sido así, a pesar de que en el cuadro de Di Giorgio Martini no figura ningún edificio destinado a un culto religioso. Sería el opuesto perfecto de la primera ciudad de la tierra, la ciudad de Henoc construida por Caín, concebida de entrada en pecado por causa de su fundador y, al igual que Babilonia, caracterizada por la confusión.

***

Lo que transmite el cuadro es precisamente esta cósmica indiferencia. Todo es estéril, todo piedra y mármol. Todo regular y ordenado. Como en un crematorio […] No hay huella alguna de vida. El follaje que se ve en el lado derecho sólo sirve para resaltar esa ausencia de vegetación. Nadie ha andado por ahí desde tiempos inmemoriales; aun así, las piedras, los muros no están cubiertos de plantas, al pie de las columnas no crecen las malas hierbas. No porque quienes allí residen lo mantengan todo en orden, sino porque la vegetación ya sería una señal de vida. Ni una planta, ni una mota de polvo.

Por último, los paisajes urbanos de las pinturas de Giorgio de Chirico (y su interesante relación con las narraciones de Kafka de esos años) muestran la opresión que produce entrar en su extraño mundo onírico, donde todo es irreal y real al mismo tiempo, todo está como congelado, petrificado y estéril (angustia metafísica, diría De Chirico). Estos y muchos más ejemplos encontrará el lector en este ameno y bien escrito trabajo, que además viene complementado por numerosas fotografías que ilustran el texto.

En conclusión, Los espacios de la muerte viviente es un magnífico ensayo: sugiere múltiples cosas en pocas páginas y a buen seguro nos hará mirar con diferentes ojos muchas de las concepciones arquitectónicas que antes considerábamos como ejemplares y llenas de modernidad.

Puntuación: 5 (de 5)
Galaxia Gutenberg (2018)
Traducción: Adan Kovacsics
Colección: Ensayo
80 págs.

Ver y Comprar este libro en Amazon: https://amzn.to/33yWBjt

Francesco_di_Giorgio_Martini_(attributed)_-_Architectural_Veduta_-_Google_Art_Project

Las civilizaciones humanas nacieron indisolublemente ligadas a las ciudades y al sueño del poder de construir la ciudad ideal, aquella que se impusiera sobre el caos de la naturaleza, la corrupción y el paso del tiempo, y sobre el desorden de las pasiones humanas. También en el siglo xx, los totalitarismos quisieron crear las «ciudades de la luz» soviéticas, construidas de la nada para proclamar por los siglos de los siglos la gloria de los planes quinquenales, o las monumentales capitales nazis donde, en palabras del propio Hitler, «las gigantescas edificaciones… contribuirán a unir y fortalecer políticamente más que nunca a nuestro pueblo.»
En este nuevo libro, László Földényi recrea el sueño de la ciudad ideal a lo largo de la historia y su destino inevitable: la ruina, la desaparición «que se pasea como un espectro por la inmaculada perfección». La ruina, como «una filigrana en la estructura de los edificios destinados a la eternidad».
Desde los totalitarismos a la pintura renacentista o los cuadros metafísicos en los que de De Chirico trabajaba durante la Primera Guerra Mundial, pasando por la perfección descriptiva de los espacios burocráticos de Kafka, donde muerte, vida y sueño se amalgaman, Földényi despliega una capacidad de reflexión que enriquece sin duda la del lector y le confirma como uno de los más brillantes ensayistas e historiador de las ideas en la Europa de hoy. (Sinopsis de la editorial)

László Földényi

László F. Földényi nació en 1952 y está considerado uno de los intelectuales más relevantes de Hungría. Especialista en Estética y Teoría del Arte, en su ya extensa trayectoria profesional, amén de su labor como docente, destaca como dramaturgo, teórico del arte, ensayista y filólogo. En 1980 se dio a conocer con la publicación de El joven Lukács, un ensayo crítico sobre la obra del influyente filósofo húngaro. En 1984 publicó Melancolía (Galaxia Gutenberg, 1996 y 2008, esta última con un texto inédito), brillante y documentada genealogía de la condición melancólica del espíritu a partir de grandes hitos de la creación artística, literaria, musical y filosófica de la humanidad. A este canon originalísimo galardonado con el premio Mikes de Literatura le siguió un estudio sobre la obra del pintor romántico Caspar David Friedrich; El sudario de la Verónica (Galaxia Gutenberg, 2004), un sugerente ensayo en el que Földényi invita al lector a un itinerario por algunos de los museos de Europa en busca del sentido oculto de la obra artística y pictórica; la pequeña joya literaria que es Dostoyevski lee a Hegel en Siberia y rompe a llorar (Galaxia Gutenberg, 2006), lúcido y apasionante ensayo sobre el oscuro destierro del gran narrador ruso; y Goya y el abismo del alma, publicado por este mismo sello en 2008.

de-chirico-la-tour-rouge

Un comentario sobre “{Reseña} László Földényi: Los espacios de la muerte viviente (Galaxia Gutenberg)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s