{Reseña} Segundo Serrano Poncela: La raya oscura (Editorial Comba)

Portada1.png

Segundo Serrano Poncela forma parte de ese grupo de escritores del exilio español que han quedado a la sombra de otros autores exiliados de la importancia de Max Aub, Ramón J. Sender o Francisco Ayala, por ejemplo. Sin duda a esto contribuyó que Serrano Poncela fue una personalidad controvertida, compleja y contradictoria: fue el dirigente de las Juventudes Socialistas Unificadas que tuvo, en la Guerra Civil, la responsabilidad como Delegado de Orden Público en la Junta de Defensa de Madrid durante las terribles sacas y matanzas de Paracuellos. Acabada la guerra, se exilió en la República Dominicana, Puerto Rico y finalmente Venezuela, donde fue profesor de Literatura Española en varias universidades. Parece que con los años evolucionó a posiciones menos extremistas e incluso finalmente acabó convirtiéndose al catolicismo.

Prácticamente toda su producción literaria la desarrolló este autor en tierras americanas. Destacan sobre todo sus libros de relatos: Seis relatos y uno más (1954), La venda (1956), La raya oscura (1959), La puesta de Capricornio (1959), Un olor a crisantemo (1961) y Los huéspedes (1968). También publicó las novelas Habitación para hombre solo (1963), El hombre de la cruz verde (1969) y La viña de Nabot (1979, póstuma). Serrano Poncela llevó a cabo una intensa actividad en el ámbito de la crítica literaria y del ensayo con títulos como El pensamiento de Unamuno (1953), Antonio Machado: su mundo y su obra (1954), Dostoievski menor (1959), El secreto de Melibea y otros ensayos (1959), Del Romancero a Machado: ensayos sobre literatura española (1962) y Formas de vida hispánica (Garcilaso, Quevedo, Godoy y los ilustrados) (1963). Muchos de estos libros no se han vuelto a editar desde entonces, por lo que esta apuesta de Editorial Comba es digna de elogio. Esperemos que pueda recuperar algún otro título.

La ciudad le desencantó. Tenía del trópico una imagen demasiado literaria, de tarjeta postal: playas cubiertas de cocoteros y nativos vestidos con taparrabos —una especie de aguafuerte romántico extraído de sus escasas lecturas y el cine. Se encontró con calles rectas, antiguas, iluminadas por un sol agresivo, cuyas casas de una sola planta dejaban escapar por encima del tejado toda clase de ramajes. Sonaban demasiado las bocinas de los automóviles; se oía en todas partes la dulzona y pegajosa musicalidad de los aparatos de radio; los peatones andaban despacio; se tropezaba acá y allá con vendedores de fruta, limpiabotas y loteros. Y luego, el sudor, la viscosa humedad escurriendo entre el vello del pecho, por las sienes, empapando la camisa. De pronto, al final de cualquier calle, aparecía un parque urbano pequeño y encanijado, de bancos de piedra vacíos y la estatua de un patricio con su inevitable levita, chistera y rollo de papel en la mano […] (de “La raya oscura”)

Este segundo volumen de narraciones de Serrano Poncela, La raya oscura, se compone de cinco relatos (en realidad casi nouvelles, especialmente la primera). El primero y que da título al libro, La raya oscura, es la historia —narrada con una ironía ejemplar, como todo el conjunto— de un affaire amoroso entre Escobedo, un joven madrileño recién llegado a tierras antillanas, y la esposa del jefe del español, Casilda. En El zopilote se nos cuenta la vida y la terrible muerte de una extraña enfermedad de Mompou, un adinerado y avaro emigrante español. La Bonne Ercilie nos sumerge en una extraña y casi sobrenatural historia de superstición haitiana, de un matrimonio simbólico con una talla o estatuilla que representa la Virgen. El cónsul nos sitúa en Haití en una delirante aventura de un diplomático centroamericano en busca de un militar rebelde. Por último, El faro es la historia de una enigmática pareja que se hospeda en un faro durante temporada. Allí serán la comidilla de todo el pueblo con especulaciones de fugas e infidelidades que al final resultan ciertas.

La mayoría de los relatos están contados a través de un narrador español (¿alter ego del autor?) de forma indirecta a partir de testimonios de terceros y de su propias vivencias. Están tremendamente bien escritos —con una escritura castiza y rica—, manteniendo el misterio y la intriga hasta el final. Bajo el aparente exotismo y frivolidad de las historias se esconde el desarraigo de unas gentes —exiliados, emigrantes y buscavidas— que se encuentran fuera de lugar de la sociedad caribeña que los acoge y que, al mismo tiempo, les resulta fascinante.

De modo que La raya oscura es muy recomendable por dos razones: por la intrínseca calidad literaria de estos relatos, y por la recuperación de un escritor más que interesante.

Puntuación: 4 (de 5)
Editorial Comba (2016)
Colección: Narrativa
272 págs.

cebdee70-apuntes-251_ilustracion_28-oct-2017.jpg

Publicada originariamente en 1959, La raya oscura contiene cinco relatos sobre la vida en los trópicos. El clima y el contraste entre personajes de distintos procedencias son dos constantes de estas narraciones, vistas con la sutil mirada de Serrano Poncela, hartamente familiarizada con la línea del trópico. Un muchacho de Madrid que viaja al Caribe para trabajar en una empresa española y sufre los efectos del calor, al punto de cometer actos impropios; la relación entre un acaudalado señor y un “extraño sujeto híbrido, entre mujer y pájaro”; la llegada de una joven y misteriosa pareja a un faro, cuyo hospedaje revolucionará a las gentes del pueblo… Éstas, y otras más, son las historias que La raya oscura encierra, trasmitidas con la prosa llana y elaborada que caracteriza al autor, en un marco de calor y carencias comunicativas. La de Serrano Poncela, en palabras de Pere Gimferrer, “es una típica obra de madurez: calibrada, medida, segura en sus premisas”. (Sinopsis de la editorial)

segundo_serrano_poncela.png

Segundo Serrano Poncela, nacido en Madrid en 1912, desarrolló la mayor parte de su obra literaria en América, adonde llegó en 1939. Residió en Santo Domingo, Puerto Rico y Venezuela, donde se estableció definitivamente, dedicado a la crítica y a la enseñanza de literatura española en distintas universidades. Su obra comprende varios ensayos y libros de narraciones, además de tres novelas, entre las que sobresale Habitación para hombre solo (1963).

La voz narrativa de Serrano Poncela es una de las más singulares del exilio español, dadas su riqueza y claridad, comparada a menudo con la de Francisco Ayala. Destaca la profundidad con que trata a sus personajes, así como la fina ironía que rezuman sus historias, aun las más agrias. Murió en 1976, en Caracas.

2 comentarios sobre “{Reseña} Segundo Serrano Poncela: La raya oscura (Editorial Comba)

    1. Sí, si no fueran una apología de su ideología criminal. Igual que estos de Serrano, que no defienden ni justifican sus propios crímenes. Aquí he reseñado un libro de Ramiro de Maeztu, victima de ese genocidio. Maeztu fue víctima y Serrano verdugo, pero “La raya oscura” no es un libro político y creo que merece más atención que el 90% de títulos angloamericanos que inundan las librerías.
      Gracias por tu comentario.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s