{Reseña} Chumy Chúmez: Humores que Matan (Reino de Cordelia)

978-84-16968-61-91.jpg

Puede que alguno de ustedes aun recuerde las intervenciones de Chumy Chúmez en algunos programas de televisión y radio durante sus últimos años de vida. Recordarán a un personaje entrañable aquejado de una rabiosa hipocondría y pesimismo pero que conservaba un humor afilado e inteligente. Aunque nunca se ha olvidado su obra —eso sería imposible—, la magnífica idea de la editorial Reino de Cordelia de dedicar un libro antológico al humorista vasco va a permitir recordar o conocer por primera vez a uno de los viñetistas españoles más geniales.

Jesús Egido, editor y prologuista de Humores que Matan, nos dice que «Chumy Chúmez practicó un tipo de chiste radicalmente opuesto al humor benevolente, el del humor por el humor, con malevolencia. Y no porque fuera un ser agresivo y depravado —por utilizar sus propias palabras—, sino porque para él esa agresividad era sinónimo de libertad.» En efecto, no hubo estamento, clase social o ideología política que quedara al margen de sus corrosivas viñetas: Iglesia, Ejército, ricos, señoritos, intelectuales, poderosos de todo ámbito, gentes del campo… sin olvidarse de él mismo y sus complejos. En cualquier caso, siempre es una malevolencia civilizada e inteligente, nunca grosera ni denigrante.

178.jpg

Este volumen incluye alrededor de 175 dibujos y está dividido en nueve secciones: El Poder no ocupa lugar, La crisis para quien la trabaja, A este lado de los Pirineos, El discreto espanto de la burguesía, El peso de la cultura, Agresiones internacionales, Cada oveja con su pareja, Sin pies ni cabeza y A tumba abierta. Ya por sus título podemos imaginar los temas de cada capítulo, temas que son recurrentes a lo largo de toda la trayectoria de Chúmez. Algunos, como los de A tumba abierta, donde el protagonista suele ser un fallecido en su tumba, son de un humor negro insuperable.

Chumi 05.JPG

Chumy Chúmez se caracterizo, ya desde sus tiempos en La Codorniz, por su lucha por la libertad de creación y en contra de la censura reinante. Desafortunadamente, muchas de sus viñetas serían actualmente censuradas por la dictadura de la corrección política, dictadura menos cruenta que las del siglo XX, pero igualmente atroz e implacable. (Así que guarden este ejemplar como oro en paño por lo que se avecina.)

tumblr_n4nqvmufcm1rq7z94o1_1280.jpg

Todas estas viñetas se podrían haber dibujado ayer mismo, lo que muestra su carácter atemporal y genuinamente español. Aquí se airean todos los vicios y virtudes del sufrido español: la envidia, el orgullo, la bravuconería, el desinterés por la cultura; pero también el estoicismo, el buen humor y la capacidad de sacarle partido a la vida.

Antología esencial para entender la marcha del humorismo español, Humores que Matan es, además, una radiografía corrosiva de la sociedad española de las últimas décadas del siglo pasado. Por si fuera poco, calidad de la edición de Reino de Cordelia es inmejorable.

Puntuación: 5 (de 5)
Reino de Cordelia (2018)
Colección: Los tebeos de Cordelia, 17
Prólogo: Jesús Egido
232 págs.

tumblr_nawx5y4bjx1qafjowo1_640.jpg

Humores que matan es la antología de uno de los mejores humoristas gráficos españoles del siglo XX. Considerado por Antonio Mingote como «el mejor dibujante de todos nosotros», los chistes de Chumy Chúmez no solo mantienen su vigencia, sino que siguen proporcionando una mirada lúcida y descarada a la realidad, todo un alarde de ejercicio de la libertad. (Sinopsis de la editorial)

Chumy-Chúmez-OK.jpg

Chumy Chúmez (San Sebastián, 1927 – Madrid, 2003). Nacido José María González Castrillo, fue un maestro del humor gráfico que también escribió libros y dirigió películas. Estudio para ejercer como profesor mercantil, pero su pasión por el dibujo y la pintura le llevaron enseguida hasta el dibujo humorístico, primero con colaboraciones puntuales en periódicos y posteriormente más regularmente en revistas como La Cordorniz y Triunfo. Hasta la voladura en 1971 del diario Madrid, publicó un chiste diario en su tercera página. Un año después fundó Hermano Lobo, semanario inspirado en el francés Charlie Hebdo. Colaboró, entre otros medios, con Cuadernos para el Diálogo, El Independiente, El Sol, Pueblo, Tele Radio, Sábado Gráfico, Mundo Diario o Por Favor. Recibió numerosos reconocimientos, como el Premio Paleta Agromán (1977), el Mingote (1985), el «Francisco Cerecedo» de Periodismo (1991) y el Iberoamericano de Humor Gráfico Quevedos (2002). En 1970 un jurado canadiense le proclamó el mejor humorista gráfico del mundo. Dirigió dos largometrajes, Dios bendiga cada rincón de esta casa (1977) y ¿Pero no vas a cambiar nunca, Margarita? (1978) y el mediometraje La lozana andaluza (1983).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s