{Reseña} Emilia Pardo Bazán: La sirena negra (Uve Books)

40288040_1880183815393776_9182293273123749888_n

La ingente obra de doña Emilia Pardo Bazán es una mina para muchas editoriales independientes. Así lo ha entendido la joven Uve Books, que tras rescatar una magnífica selección de cuentos de la genial autora gallega (Cuentos góticos) publica estos días La sirena negra, una de sus últimas novelas. Yo leí hace años esta novela y en esta nueva lectura me ha perecido una novela aun más atractiva, de modo que no me explico cómo no es una obra mucho más popular ya que es tremendamente accesible e interesante para el lector actual.

La sirena negra (1908) se suele considerar parte de una especie de trilogía —junto a La Quimera (1905) y Dulce dueño (1911)— que, sin renunciar a un naturalismo de estirpe maupassantiano, está dominada por una estética modernista, decadentista y simbolista, e incluso con influencias del naciente psicoanálisis. La sirena negra es una novela oscura, no exenta de lirismo que nos presenta a un protagonista fascinante: Gaspar de Montenegro, personaje aristocrático, adinerado, abúlico, cínico, amoral y dandy; un tipo humano que nos es familiar en multitud de novelas extranjeras (especialmente francesas e inglesas) pero que no es tan habitual en la literatura española, que siempre abunda más en personajes castizos y populares.

Escrita en primera persona, la acción se desarrolla en Madrid y en la Rías Bajas gallegas. La sirena negra está organizada en secuencias cronológicamente lineales y en espacios sucesivos que confieren coherencia interna a la intriga novelesca. Vida y muerte, maldad y bondad, realidad e imaginación se presentan en continua contraposición, en la caracterización de los personajes, de modo que las relaciones que mantienen con el protagonista acentúan el carácter contradictorio y decadentista de Gaspar de Montenegro.

En la esquina de la Red de San Luis y el de Gracia, me separé del grupo que venía conmigo desde el teatro de Apolo, donde acabábamos de asistir a un estreno afortunado. Si hablase en alta voz, hubiese dicho «grupo de amigos», pero, para mi sayo, ¿qué necesidad tengo de edulcorar la infusión? Espero no poseer amigo ninguno; no tanto por culpa de los que pudieran serlo, cuanto por la mía. Si alguna vez me he dejado llevar del deseo de comunicación, de expansión, de registrarme el alma y enseñar un poco de su oscuro contenido a la media hora de hacerlo estaba corrido y pesaroso, según estaría un sacerdote hebreo que hubiese permitido a un profano tocar al arca de alianza.

Por lo mismo, me guardé de terciar en la polémica que armaron sobre «la idea» de la obra. La tal idea es ya para mí una persona de toda confianza: por sexta vez en este invierno la aprovecha un autor. Según los recitados, cantares y diálogos de la zarzuelilla, la vida es buena, la alegría es santa y los que no andan por ahí chorreando satisfacción son unos porros. No sé por qué (acaso por efecto de la discusión trabada entre los del grupo, y que me golpeó en el cerebro con redoble de martillazos secos y ligeros sobre una placa sonora), la cuestión, en aquel momento, me preocupaba. Ningún problema, para el que vive, revestirá mayor interés que este de la calidad de la vida.

***

Me habían servido el café, y aguardaba, frío ya. A mí me gusta más frío que caliente: me retrepé en la butaca y empecé a beberlo a sorbos, con placer nervioso, semi-espiritual. Tumbado en el sofá, el doctor, robusto y lastrado de coñac excelente, había cogido el sueño al vuelo, y dormía con la boca abierta, modulando a ratos un comienzo de ronquido. Me serví café otra vez, más engolosinado que la primera. Una excitación lúcida se apoderó de mí: en excitaciones semejantes las ideas son como ágiles saltatrices; hay una labor cerebral de devanadera; un tropel de representaciones; todo parece inminente, inaplazable, cual si urgiese resolver el negocio de nuestro destino sin un punto de dilación. La tristeza de lo frustrado se hizo trágica en mí. A las doce de la mañana de aquel mismo día, me alborozaba aún la perspectiva de la humareda azul del hogar. Y no era la humareda lo que yo echaba de menos -todas las humaredas me son indiferentes-. Era mi deseo, mi sueño de la humareda, mi sueño de vida, lo que añoraba. Nada vale nada; sólo vale algo el deseo que sentimos de poseer o realizar las cosas.

Abiertos los ojos a la penumbra, pensaba en la que va a desaparecer después de sufrir tal suplicio en su corazón, selva de plantas ponzoñosas. Esa vaga incredulidad que nos asalta ante el no ser, me dominó por un momento. ¿Era posible que Rita, la caprichosa, la vivaz, la que tanto se entusiasmaba y hacía tales extremos en el teatro, la que había padecido los furores de la antigüedad criminal, fuese mañana un poco de materia orgánica en descomposición? ¿Cómo puede suceder algo tan extraordinario en un segundo? ¿Por qué se arroja sangre si cesa de existir? Murió Rita, dirán. Entonces, Rita no es su cuerpo enmagrecido, no es sus cabellos foscos, no es su tez verdosa, no es su cuello de flor medio tronchada. Todo eso ahí estará… y Rita no. Puse sobre el velador los codos y sobre las palmas derrumbé la cabeza. Mi meditación se convertía en cavilación visionaria. Acaso dormía, acaso deliraba. El alcaloide del café concentrado actuaba sobre mi sistema nervioso, y con malsano goce dejé volar mi fantasía, provista de unas alas membranosas, gris oscuro, de murciélago, que acababan de brotarle.

Por una caprichosa decisión, Gaspar de Montenegro adopta a Rafaelín, hijo de su amiga Rita Quiñones, muerta de tuberculosis. Su plan es el modelar al niño a su imagen y semejanza en un afán de perpetuación; para ello, no escatima en gastos y en cuidados, ofreciendo a chico una elitista educación a manos de una institutriz inglesa (miss Annie) y un joven preceptor (Desiderio Solís). Otros personajes, que ofrecen una sensación de mayor sosiego y sensatez son la hermana de Garpar, Camila, y la antigua prometida de éste, Trini. Como todo cínico y descreído Montenegro es una personalidad supersticiosa y está obsesionado por la presencia de la muerte, por la Seca o la Segadora (la Sirena negra), obsesión que va apareciendo por toda la obra. La novela culmina cuando, en un periodo e estancia en su casa de la costa gallega, se desarrolla una tragedia de pasión y celos entre la institutriz, Solís y su antigua novia Trini. Este drama culmina con la muerte accidental de Rafaelín por un disparo de Solís, disparo que estaba destinado a Gaspar, que acaba roto y derrotado: «He aquí que me complazco en postrarme, quebrantada la dura cerviz de mi soberbia, asqueando de mi sensualidad, avergonzado de mi dureza, fuera del laberinto de complicaciones miserables en que se perdió mi espíritu… He aquí que me siento sencillo, pequeño, bienaventurado».

En cuanto a esta edición de Uve Books hay que decir que es excelente; la editorial asturiana ha conseguido a lo que a muchas otras le cuesta años: ser totalmente inconfundible por su cuidado y personal diseño cuando vemos un libro suyo en los estantes de una librería.

La sirena negra en una novela rara, intensa, que se devora con fruición y que recomiendo sin reservas.

Puntuación: 5 (de 5)
Uve Books (2019)
Colección: Clásicos
Ilustraciones: Harrison Fisher, François-Louis Calame, Brigantine
160 págs

sirena

(Fotograma de la película La sirena negra (1947), dirigida por Carlos Serrano de Osma)

Gaspar, es un aristócrata, acaudalado y refinado especialmente desencantado de la vida, presa de una obsesión con la muerte y con un oscuro pasado que le atormenta. En una consulta médica, conoce a una mujer enferma de tuberculosis y a su pequeño hijo Rafaelín, el cual, cuando esta fallece adopta como hijo suyo. Gaspar adora en este niño, que le parece más hijo suyo que si lo fuera de verdad, se traslada, se aparta de su hermana y de la mujer con la que planeaba contraer matrimonio para dedicarse por entero al niño. Pero en un giro de dramático mira a la muerte a los ojos y ya no volverá a ser el mismo. El naturalismo, el simbolismo, la decadencia y el esoterismo, se entremezclan dando forma a esta novela el protagonista busca la redención en un marco de bellos paisajes. (Sinopsis de la editorial)

Emilia-Pardo-Bazán-Iván-Vélez

Emilia Pardo Bazán nació en La Coruña en 1852, hija de una familia aristocrática. Ya desde muy niña demostró una gran afición por la lectura y empezó a escribir con gran precocidad. Siempre se mantuvo atenta a las novedades literarias europeas, y en 1881 fue la primera que divulgó y defendió el Naturalismo francés en España. Unos años después fue también una de las primeras en señalar el declive del Naturalismo y su sustitución por nuevas corrientes espiritualistas.Tuvo que esperar hasta 1916 para ser nombrada catedrática de Literatura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s