{Reseña} Sigismund Krzyzanowski: Biografía de una idea y otros relatos (Ediciones del Subsuelo)

61TqGnikL4L

Como ya señalé en mi comentario de la novela El Club de los Asesinos de Letras (Ediciones del Subsuelo, 2013), Sigismund Krzyzanowski fue un escritor de origen polaco nacido en Ucrania y que vivió en Rusia, narrador, filósofo, dramaturgo, guionista cinematográfico, libretista de óperas, teórico y ensayista literario, que no consiguió publicar ningún libro en vida (salvo un breve ensayo) es autor de una obra extraordinaria (¡más de tres mil páginas!) que representa la apoteosis de la prosa filosófica, realista, fantástica, satírica y paradójica. Las circunstancias sociopolíticas que vivía Rusia en esos años, con el total dominio del realismo socialista y testimonial, abortaron el florecimiento de una literatura alejada de los estrictos cánones estalinistas, refractarios a todo tipo de creación imaginativa y especulativa. Ahora, de nuevo Ediciones del Subsuelo acaba de lanzar Biografía de una idea y otros relatos, una colección de siete cuentos del fascinante escritor eslavo.

Krzyzanowski es un autor original y extraño. Si tuviera que intentar definirlo diría que en su escritura hay ecos de Jonathan Swift, E.T.A. Hoffman, Gogol, Mijaíl Bulgákov, el expresionismo alemán y los surrealistas. Su obra es modernísima e imaginativa, y prefigura los juegos literarios de Borges, Italo Calvino o Felisberto Hernández. Sus protagonistas suelen ser seres estrafalarios y marginales, relacionados con el mundo de la escritura (estudiosos, poetas, escribientes). En numerosas ocasiones son los conceptos, palabras y objetos los que cobran vida propia en unas delirantes historias, o bien se producen fracturas en la lógica de los acontecimientos narrados. Hay que recordar, para situar perfectamente la obra de Krzyzanowski, que todos los relatos de esta antología fueron escritos en la década de 1920, de modo que muchas de las formas y técnicas literarias que ahora nos resultan familiares eran absolutamente novedosas y desconcertantes en su época, lo que, sin duda, le otorgan un mérito estimable.

En una pequeña ciudad alemana (he olvidado el nombre) había dos sitios de interés: un teatro y un monumento. El teatro: de estructura un poco cuartelera, con un escudo oval sobre la triple puerta de entrada. El monumento a Friedrich Schiller estaba en el centro de Marktplatz, con el perfil hacia la casa consistorial: en un zócalo de granito, sobre un fondo de coloridos rótulos y de los muros de ladrillos de las casas que rodeaban el mercado, un hombre de mármol de cara delgada y alargada. Estaba en un cómodo sillón de mármol, apoyado en el respaldo redondo. En las rodillas puntiagudas, un cuaderno enrollado. Naturalmente, en los días del aniversario de Schiller, en la primavera de 1905, el primer sitio rindió homenaje al segundo y último sitio de interés que había en la ciudad: en el teatro se representó un solemne espectáculo, se pronunciaron discursos y una multitud numerosa, pero correcta, encabezada por el concejo y las sociedades científicas, se dirigió de nuevo desde el teatro al monumento para dar fin a los festejos.

***

La cara del desconocido pareció hundirse y volverse blanca como el mármol; se giró con dificultad en el sillón, que gimió, y en el despuntar de la mañana con más claridad se blanqueaba su perfil afilado, claramente trazado, aguileño. Se puso de pie: fue igual que una piedra golpeando secamente contra el suelo. Enrolló el manuscrito. Los frágiles peldaños empezaron a crujir bajo el paso suave pero pesado del que se marchaba.

Kunz estaba en el centro de la habitación, inmóvil, como una estatua; hizo un intento por comprender lo que había pasado; las sienes le latían, una idea se cruzaba con otra idea. Se enlazaban en una sola cosa las palabras, los gestos, los detalles del suceso… Y, de pronto, vacilando impotente, Kunz se fue dejando caer sobre la cama: «Era él».

Biografía de una idea es la historia de la Idea de un filósofo que adquiere conciencia y nos narra sus vicisitudes desde la mente del autor, pasando por su plasmación escrita, su paso por la imprenta a un manual escolar y finalizar como epitafio en la lápida del filósofo. Kunz y Schiller es el texto más clásico en forma. La estatua de Schiller se presenta a un crítico de provincias para ofrecerle una obra inédita, pero este no le cree y la estatua vuelve a su pedestal en una plaza. Los poco–poquísimos es un encantador cuento que parece prefigurar los cronopios y los famas de Cortázar: nuestro protagonista descubre un pueblo de hombrecillos del tamaño de una mota de polvo que pululan por su casa y que le hacen la vida imposible. En la pupila es la delirante historia de una serie de personajes que viven en la pupila de su amada y nos van contando cómo llegaron hasta ahí. Por eso es un relato de fuerte contenido onírico en el que el protagonista —un poeta, de nuevo— vive unas aventuras absolutamente surrealistas provocadas por su obsesión con la expresión «por eso» empleada en una carta que recibe de su novia. Seguramente, el relato más interesante es El tema ajeno, magnífica sátira de gran calado donde se presenta un personaje que pone en venta todo un sistema filosófico desarrollado por él.

Concluyo indicando que Biografía de una idea y otros relatos es un volumen plenamente recomendable para los seguidores de la literatura más antirrealista y, cómo no, para los coleccionistas de autores raros.

CONTENIDO: Biografía de una Idea El tema ajeno | Kunz y SchillerEn la pupilaEl viejo y el marLos poco–poquísimosPor eso

Puntuación: 4 (de 5)
Ediciones del Subsuelo (2019)
Traducción: Marta Sánchez-Nieves
Colección: Narrativa
188 págs.

Ver y Comprar este libro en Amazon: https://amzn.to/3ojMtmB

20130126-black-mass

«Krzyzanowski arranca, aísla un elemento (físico o moral), plantea un enigma y deja que este se amplifique y hable. Con este procedimiento revela una realidad interior tanto o más sensible que la realidad social. Es el contrapeso de otra vida en la vida».
Christian Mouze, La Quinzaine Littéraire

«Inadaptado en la sociedad de su época —apuesto a que lo sería todavía más en la nuestra— murió en un aislamiento absoluto, dejando tras de sí una obra excepcional y casi inédita. Cruel ironía del destino para un escritor que dice a través de uno de sus personajes: «No creo mucho en las palabras por las que se paga al autor»».
Alexie Lorca, Lire

En estos siete relatos de Sigismund Krzyzanowski, escritos entre 1922 y 1930, coinciden los temas que atraviesan toda su narrativa: partes que se separan del todo, distorsión del tiempo y del espacio, vida autónoma de las ideas y de las palabras, irrealismo y surrealismo… (Sinopsis de la editorial)

0_a2370_498a736f_xl

Sigismund Krzyzanowski (Kiev, 1887 – Moscú, 1950). Autor inclasificable y maestro del relato corto dejó escritas más de tres mil páginas que tuvieron que esperar cuarenta años para empezar a publicarse. No fue hasta 1989 cuando, gracias a la ardua labor de investigación del poeta y estudioso de la literatura rusa Vadim Perelmuter, su extensa obra empezó a ver la luz. Aunque se licenció en derecho, su formación abarcaba la filosofía, la lingüística, la literatura europea, las matemáticas y la astronomía. Autor de unos ciento treinta relatos, cinco novelas cortas, numerosos ensayos, artículos literarios, tres libretos de ópera, dos guiones de cine y tres obras de teatro, Krzyzanowski fue prácticamente invisible durante toda su vida. Hasta el momento, en español se han publicado La nieve roja (Siruela, 2009), El club de los asesinos de letras (Ediciones del Subsuelo, 2012) y Biografía de una idea y otros relatos (Ediciones del Subsuelo, 2019).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s