{Reseña} José Jiménez Lozano: Advenimientos (Pre-Textos)

978-84-8191-770-3[1].jpg

De los tres volúmenes de los diarios de José Jiménez Lozano publicados por la editorial valenciana Pre-Textos, Advenimientos recoge las anotaciones correspondientes al periodo 2001 a 2004. El escritor castellano extravió los cuadernos de 1999, 2000 y parte de 2001, por lo que nos perdemos sus, a buen seguro, interesantes notas del fin de milenio. Advenimientos también tiene la particularidad que incluye los poemas escritos en esos cuadernos en lugar de extraerlos para publicarlos aparte como hace habitualmente.

Hay que señalar que los Dietarios de JJL son en realidad Cuadernos de apuntes. El propio autor ha confirmado que no escribe un diario en sentido estricto ya que para ello debería tener una vida aventurera y apasionante, lo que no es el caso («debería ser político o pirata para escribir un diario»). De esto se desprende que estas anotaciones son reflexiones íntimas sobre una multitud de temas que resultan interesantes y trascendentes para nuestro autor y que considera que pueden ser también atractivos y provechosos para el lector.

S. me cuenta que, en tiempos de la Segunda República, en un pueblo pequeño, el colegio electoral estaba abierto, como de costumbre, en una de las escuelas de las que ya se había quitado el crucifijo. Un votante entró allí con la gorra puesta y, al acercarse a la mesa donde estaba la urna, el presidente o uno de los miembros de la mesa, le ordenó que se descubriese; y, entonces, el interpelado, señalando el lugar donde había estado el crucifijo, dijo más o menos estas palabras: «Como aquél no está, entre nosotros naide es más que naide». Los señores de la mesa se rieron, porque les hizo gracia lo de naide, que a sus ojos revelaba incultura; pero no parece que se enteraran de lo que iba el asunto.

***

RASTROJOS

Más amarillos los rastrojos
que la luna
de otoño.

***

A veces una enunciación contundente arroja una luz más deslumbrante que un discurso más complejo. Por ejemplo, cuando Baudelaire dice que “la verdadera cultura no consiste en el gas, ni en el vapor, ni en cualquier otro invento, consiste en disminuir los efectos del pecado original”. O cuando dice Flaubert que las edades de la humanidad han sido paganismo, cristianismo e idiotismo; y Eliot cuando avisa que de que “el humanismo es una ilusión porque desconoce que los hombres no soportan mucha realidad”. Son contundencias que revelan una verdad radical. Luego puede tomarse esa verdad con las precauciones o disimulos o torcimientos que se quiera, pero así son las cosas.

***

En «Ifigenia en Áulide», Clitemnestra subraya la más terrible condición del asesino, que sería la de que ya no podrá orar; y nos quedamos sin resuello al leerlo, porque nos resulta terriblemente verdadero pero extraño. Y esta extrañeza nos juzga.

Muchas de estas anotaciones tratan sobre pintura, arte del que JJL es gran aficionado y conocedor, sobre literatura y libros, especialmente haciendo referencia a algunos de sus autores favoritos (Søren Kierkegaard, Walter Benjamin, Simone Weil, Fiódor Dostoyevski, Pascal, los místicos españoles), y también sobre el paisaje castellano en especiales momentos del año del otoño e invierno. Con todo, los textos más profundos son los numerosísimos dedicados a la actualidad cultural de nuestro país y, en general, de todo Occidente.

Como digo, las reflexiones de JJL suponen una enmienda total contra el relativismo de la modernidad y su consecuencia inevitable: el triunfo del pensamiento débil y la imposición de la dictadura de la corrección política. Critica frontalmente al nihilismo («frío de muerte», lo llama) del que se siente preservado «por ser griego y papista; es decir, amar el mundo y su hermosura», considerado responsable del odio a todo lo humano («La negación de la realidad o la sustitución de ésta por su interpretación, está en la base de nuestra cultura y civilización de hoy»). Se siente profundamente preocupado por los rebrotes de cristianofobia y antisemitismo («El antisemitismo campa de nuevo por todas partes; esta vieja Europa vuelve a su antiguo vómito») y por el desprecio a nuestro pasado («La maldad más profunda de la modernidad es, en efecto, la irrisión y liquidación del mundo de los padres, que es la liquidación del ser hombre sencillamente»). Advierte sobre los peligros del embrutecimiento de la sociedad, etapa previa, casi siempre, de la violencia revolucionaria («El misterio de la necedad parece tan impenetrable, denso y poderoso como el de la iniquidad»). E insiste, sobre todo, en la muerte de la gran cultura europea y su proyecto civilizatorio («Europa, sin una sola convicción seria, cansada de sí misma, odiando lo que ha sido y que refleja su estúpido rostro de ahora mismo, encuentra gran placer en suicidarse como sea»), y en su consecuente reflejo sobre un arte estéticamente muerto («La autodestrucción como experiencia estética»)

Leídos con atención estos textos de Advenimientos entendemos el motivo profundo de la marginación de JJL de los grandes circuitos culturales oficiales. No importa; siempre existirá un pequeño grupo de resistentes dispuestos a «amar el mundo y su hermosura» leyendo, por ejemplo, este libro.

Puntuación: 5 (de 5)
Pre-Textos (2006)
Colección: Narrativa contemporánea, 48
224 págs.

Ver y Comprar este libro en Amazon: https://amzn.to/3ohxIkj

42917945714_18cdbfcec8_b

Estas páginas recogen, tras los cuatro volúmenes anteriores de los que sólo de manera muy amplia podrían llamarse «Diarios», y más bien «Cuadernos» del autor, las notas posteriores a 1998, que era el año en que concluían las que componen los «Cuadernos de letra pequeña». Pero van aquí solamente las tomadas desde finales de 2001 a todo 2004, y no las que corresponderían a 1999, 2000 y la mayor parte de 2001, años en los que no debieron de tomarse o desaparecieron. (Sinopsis de la editorial)

portada

José Jiménez Lozano nació en 1930 en el pueblo abulense de Langa. En 1988 recibió el premio Castilla y León de las Letras; en 1989, el Premio Nacional de la Crítica de novela en castellano por El grano de maíz rojo; en 1992, el Premio Nacional de las Letras Españolas y el 12 de diciembre de 2002, el Premio Miguel de Cervantes.
De su obra pueden destacarse los ensayos Guía espiritual de Castilla, Los ojos del icono o Retratos de naturalezas muertas. Entre sus narraciones, el citado El grano de maíz rojo, Los grandes relatos y el reciente volumen El ajuar de mamá. Entre sus novelas, La boda de Ángela, Carta de Tesa o Las gallinas del Licenciado. Cinco poemarios: Tantas devastaciones, Un fulgor tan breve, El tiempo de Eurídice, Elegías menores (Pre-Textos) y Elogios y Celebraciones (Pre-Textos). Y cinco dietarios: Los tres cuadernos rojos, Segundo abecedario, La luz de una candela, Los cuadernos de letra pequeña (Pre-Textos, 2003) y el presente libro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s