{Reseña} Olegario González de Cardedal: Cultura, Religión, Sociedad (PPC)

81bHOt1+r5L

Olegario González de Cardedal es una figura poco conocida por el gran público; sin embargo, es uno de los teólogos vivos más reconocidos, hasta el punto de obtener en 2011 el Premio Ratzinger de teología en su primera edición. En paralelo con su labor académica González de Cardedal ha venido escribiendo regularmente en la prensa española desde hace bastantes años. Sus artículos han sido recogidos por PPC en los volúmenes La palabra y la paz (2000), Al ritmo del diario vivir (2007), a los que se une este reciente Cultura, Religión, Sociedad que recopila los artículos publicado por el autor en el diario madrileño ABC (más alguno en El País) en el periodo 2007-2017.

Basta echar un vistazo a los índices analítico y onomástico que cierran el libro para comprobar que los temas de estos artículos son precisamente, como su título indica, aquellos que intentan dar algunas claves de la cultura contemporánea («El presupuesto implícito en el título es que existe una interacción decisiva entre esas tres realidades: cada una de ellas influye y es influida por las otras dos»). Son una especie de diagnóstico —desde el punto de vista confesional, obviamente— del estado espiritual del mundo actual. Para Olegario González de Cardedal la secularización y la desacralización radical de la sociedad española y europea equivale a la deshumanización («ceguera espiritual») de la misma. En esta situación la persona queda sometida al albur de las modas y de poderes difusos y lejanos, como mera partícula del engranaje consumista, convertida en un ser intrascendente, sin esperanza y sin meta.

¿QUÉ sería de nosotros sin libros? ¿Cómo será la vida interior de una persona que no ha leído nunca nada? Casi imposible nos parece la vida sin la escritura. Sin embargo en el momento en que surgió, junto con el agradecimiento por las posibilidades que ofrece, se percibieron los posibles efectos perjudiciales. La escritura nos ofrece saberes que nos vienen de fuera. Pero, ¿el real conocimiento personal puede venir desde fuera del propio espíritu del hombre? ¿No deberá nacer del encuentro consigo mismo, de aquella interiorización que llamamos memoria (Erinnerung)? Platón relata el mito del origen de la escritura en Egipto en un diálogo entre el dios Theuth y el rey Ammón. Aquél le explica así el invento: «Este conocimiento, oh rey, hará más sabios a los egipcios y aumentará su memoria». El rey le replica que a la vez que una ganancia será una pérdida, porque «en las almas de quienes lo aprendan dará origen al olvido, por descuido del cultivo de la memoria, ya que los hombres por culpa de la confianza en la escritura, serán traídos al recuerdo desde fuera, por unos caracteres ajenos a ellos, no desde dentro por su propio esfuerzo» (Fedro 274-275).

Con el libro hemos pasado del cultivo de la memoria que retiene a la lectura que se despreocupa. Ahora estamos en trance de pasar de ésta a la cultura de la imagen. No se trata de sustitución, sino de complementaridad. Una y otras hacen más rica y ancha la vida humana, pero exigen un esfuerzo de integración y de establecimiento de prioridades. La memoria para Platón remite al fondo del hombre en el que su espíritu se funde con el ser, conecta con la verdad y se abre a Dios. En este encuentro descubre su destino y su misión. La memoria así entendida es la condición para ser hombres verdaderos. El libro no viene a desplazarla sino a emplazarla. Lo mismo vale para las nuevas tecnologías respecto del libro. Memoria, texto e imagen forman el triángulo en el que se encuadra hoy la verdad del hombre en búsqueda de su plenitud.

El libro nos arranca a nuestra soledad y nos abre a la interioridad del prójimo, plasmada en sus páginas. Nos permite viajar a otros mundos, existir con otros hombres, hablar con otras palabras, pensar con otros pensares: en una palabra, tener nuevos ojos para descubrir el fondo de la realidad que nos es familiar y abrirnos a otras realidades que nos eran ajenas e insospechables. («Lecturas y relecturas». ABC 23/08/2007)

La escritura de González de Cardedal, bregada en la rigurosidad de la reflexión teológica, es clara y de un estilo trabajado y recio. Infinidad de pensamientos rotundos, casi aforísticos, recorren estas páginas («No somos sólo el tiempo que nos queda, sino también la eternidad que nos espera», o «El progreso es fruto de muchas manos y la decadencia, fruto de muchos olvidos y traiciones»), que son mucho más que simples artículos periodísticos; muchos son microensayos condensados sobre temas ciertamente complejos, que clarifican y sugieren más en tres páginas que muchos sesudos tratados de antropología cultural. Especialmente interesantes son sus artículos dedicados a figuras como Romano Guardini y Lutero, al nihilismo en sus varias facetas, o a su preocupación por la deriva de la educación de las nuevas generaciones.

Así que Cultura, Religión, Sociedad es una recopilación más que recomendable, especialmente para los lectores habituales de ensayo y para los que estén dispuestos abrir su mente a algunas cuestiones tan eternas como ahora olvidadas.

Puntuación: 4 (de 5)
PPC Editorial (2018)
Colección: Actualidad
360 págs.

Ver y Comprar este libro en Amazon: https://amzn.to/2Vnf5ic

¿Murió-Jesús-en-la-Cruz-850x491

Estas páginas nacieron día tras día como reflexión y valoración, elogio o crítica, de realidades, personas y acontecimientos que han determinado en los últimos años la vida de la sociedad española. Aparecieron como artículos en los dos periódicos con más repercusión en la conciencia pública: el ABC y El País. Se parte de la cercanía a los hechos, a la vez que se toma distancia ante ellos para comprenderlos mejor; experiencia y reflexión son igualmente esenciales. Implicado en los acontecimientos y en referencia a las personas, el profesor González de Cardedal reflexiona sobre las tareas, posibilidades y tentaciones de nuestra sociedad, intentando diferenciar lo que es espuma y lo que son las corrientes de fondo que mueven y conmueven a dicha sociedad, las que tienen nombre y las anónimas, las nacionales y las comunes, tanto a Europa como al resto del mundo. Cada capítulo es por sí solo un pequeño mundo y puede ser leído como una ventana abierta a un paisaje distinto; el lector puede comenzar por el principio, por el medio o por el final; todos son ramas de un mismo tronco. (Sinopsis de la editorial)

15198393850678

Olegario González de Cardedal nació en La Lastra del Cano, un pueblecito de la ladera norte de la sierra de Gredos, en la provincia de Ávila, en 1934. Estudió en Múnich y Oxford, y es doctor en Teología. Ha sido miembro de la Comisión Teológica Internacional. Catedrático emérito de Teología dogmática en la Universidad Pontificia de Salamanca y es académico de número de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. Entre sus muchas obras destacan: «Meditación teológica desde España» (Salamanca, 1970), «La entraña del cristianismo» (Salamanca, 2003, 3ª ed.) y «Cristología» (Madrid, 2003, 3ª ed.). En PPC ha publicado «La palabra y la paz. 1975-2000» (2000), «Educación y educadores» (2005, 3ª ed.) y «Al ritmo del diario vivir» (2007), y dirigió la obra colectiva «La Iglesia en España, 1950-2000» (1999).

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s