{Reseña} Edgar Allan Poe: Cuentos de imaginación y misterio (Libros del Zorro Rojo)

81gQBo9Dj4L

Cuenta Pedro Antonio de Alarcón en su artículo Edgar Poe de 1858 (incluido en Juicios literarios y artísticos, 1883) que diez o doce ejemplares de Historias extraordinarias (en la versión francesa de Baudelaire de 1856-57) circulaban por Madrid de mano en mano causando el entusiasmo y el asombro de todos los lectores que accedían por primera vez a un tipo de literatura —la terrorífica y la fantástica— que alcanzaba las más altas cotas de perfección artística de mano del escritor americano. Pues bien, también nosotros, como esos madrileños de mitad del siglo XIX, quedamos en su día fascinados con la lectura de los cuentos de Poe, de modo que muchos nos convertimos en lectores habituales precisamente por haber descubierto a Poe en el momento adecuado. Uno no se cansa de leer a Poe, uno de esos escasos autores de los que merece la pena tener diferentes ediciones y traducciones. Esta de Libros del Zorro Rojo de Cuentos de imaginación y misterio es una joya que no se puede dejar escapar ya que contiene los relatos más importantes y nos viene en una edición ilustrada absolutamente exquisita, casi de coleccionista y bibliófilo.

Poco se puede aportar sobre la genial obra —con sus imperfecciones, que las tiene— y la figura de Edgar Allan Poe. Me limito a reproducir algunos comentarios acertados sobre su figura:

En el seno de esta literatura en que el aire está enrarecido, el espíritu puede experimentar esa gran angustia, ese miedo pronto a las lágrimas y ese malestar del corazón que residen en los lugares inmensos y singulares § Los personajes de Poe, o más bien el personaje de Poe —el hombre de facultades sobreagudizadas, el hombre de nervios relajados, el hombre cuya voluntad ardorosa y paciente lanza un reto a las dificultades, aquel cuya mirada se clava con la rigidez de una espada sobre objetos que se agrandan a medida que él los mira— es Poe mismo. Charles Baudelaire.

[Poe] es una especie de cismático literario, que se ha formado una estética toda suya y busca lo bello por diferente camino que los demás escritores antiguos y modernos.  Pedro Antonio de Alarcón

La influencia de Poe en el arte universal ha sido suficientemente honda y transcendente para que su nombre y su obra no sean a la continua recordados. Rubén Darío

Cualquiera fueran sus limitaciones, Poe logró lo que nadie había o podría haber realizado, y a él le debemos el cuento de terror moderno en su forma final y perfecta § Algunos relatos de Poe poseen una perfección casi absoluta, de estructura artística que los convierten en verdaderos faros en el terreno del cuento. H.P. Lovecraft

Poe se creía poeta, sólo poeta, pero las circunstancias lo llevaron a escribir cuentos, y esos cuentos a cuya escritura se resignó y que debió encarar como tareas ocasionales son su inmortalidad. Jorge Luis Borges

En la grande y sombría figura de Poe, romántico tardío aun para el tardío romanticismo americano, se funden por fin ambas tendencias. Lo macabro y el humor, el terror y la poesía quedan para siempre acuñados en un molde de relato breve. En Poe se realiza la gran síntesis. Rafael Llopis

Se ha dicho que Poe escribió como si la cristiandad jamás hubiese existido. También se  ha dicho que Poe nació y se crió dentro de un féretro. Pero si su paganismo y su  claustrofobia son ciertos, también lo es su lucha con los dioses de la Razón. Si su  descenso al vórtice de lo irracional y primigenio es cierto, también lo es su combate  con lo mismo que lo niega, la primacía moderna de la Razón sobre la Intuición. Carlos Fuentes

Edgar  Allan  Poe  fue  uno  de  los  más  afortunados  escritores  modernos  en  lo  que  concierne  a  la  irradiación  de  su  obra  por  el  mundo.  Mario Vargas Llosa

Harry-Clarke--Poe--Tales-of-Mystery-and-Imagination--1_900

Volviendo a esta edición de Cuentos de imaginación y misterio hay que decir que los 22 relatos recogidos no coinciden exactamente con los de la selección original de Tales of Mystery and Imagination de 1902 (por ejemplo, William Wilson no aparecía en la antología inglesa) aunque básicamente son los mismos y los más famosos de Poe: William Wilson, El pozo y el péndulo, El gato negro, La verdad sobre el caso del señor Valdemar, El corazón delator, Morella, Berenice, Ligeia, La caída de la Casa Ulsher, Los crímenes de la rue Morgue

Un aspecto esencial de los clásicos en lengua extranjera es en qué versión nos llega a nosotros. En el verano de 1952 Francisco Ayala, entonces profesor en la Universidad de Puerto Rico y director de su editorial, propuso a Julio Cortázar la traducción de los relatos y ensayos de Poe. Tras nueve meses de intenso trabajo en Italia Cortázar presentó unas 2.000 páginas, incluidos prólogos y notas, que no se publicaron hasta 1956 (Edgar Allan Poe: Obras en prosa; Río Piedras: Ediciones de la Universidad de Puerto Rico, en colaboración con Revista de Occidente, 1956, 2 vols.) Aunque hay numerosas traducciones al español de las obras de Poe —a mí me gusta mucho también la clásica de Julio Gómez de la Serna—, la de Cortázar se ha convertido en la más popular debido a su brillantez, intensidad y belleza.

Durante todo un día de otoño, triste, oscuro, silencioso, cuando las nubes se cernían bajas y pesadas en el cielo, crucé solo, a caballo, una región singularmente lúgubre del país; y, al fin, al acercarse las sombras de la noche, me encontré a la vista de la melancólica Casa Usher. No sé cómo fue, pero a la primera mirada que eché al edificio invadió mi espíritu un sentimiento de insoportable tristeza. Digo insoportable porque no lo atemperaba ninguno de esos sentimientos semiagradables por ser poéticos, con los cuales recibe el espíritu aun las más austeras imágenes naturales de lo desolado o lo terrible. Miré el escenario que tenía delante —la casa y el sencillo paisaje del dominio, las paredes desnudas, las ventanas como ojos vacíos, los ralos y siniestros juncos, y los escasos troncos de árboles agostados— con una fuerte depresión de ánimo únicamente comparable, como sensación terrena, al despertar del fumador de opio, la amarga caída en la existencia cotidiana, el horrible descorrerse del velo. Era una frialdad, un abatimiento, un malestar del corazón, una irremediable tristeza mental que ningún acicate de la imaginación podía desviar hacia forma alguna de lo sublime. ¿Qué era —me detuve a pensar—, qué era lo que así me desalentaba en la contemplación de la Casa Usher? Misterio insoluble; y yo no podía luchar con los sombríos pensamientos que se congregaban a mi alrededor mientras reflexionaba. Me vi obligado a incurrir en la insatisfactoria conclusión de que mientras hay, fuera de toda duda, combinaciones de simplísimos objetos naturales que tienen el poder de afectarnos así, el análisis de este poder se encuentra aún entre las consideraciones que están más allá de nuestro alcance. Era posible, reflexioné, que una simple disposición diferente de los elementos de la escena, de los detalles del cuadro, fuera suficiente para modificar o quizá anular su poder de impresión dolorosa; y, procediendo de acuerdo con esta idea, empujé mi caballo a la escarpada orilla de un estanque negro y fantástico que extendía su brillo tranquilo junto a la mansión; pero con un estremecimiento aún más sobrecogedor que antes contemplé la imagen reflejada e invertida de los juncos grises, y los espectrales troncos, y las vacías ventanas como ojos. (“La caída de la Casa Usher”)

El otro punto destacable de estos Cuentos de imaginación y misterio son las 24 estampas que el ilustrador irlandés Harry Clarke realizó para la edición londinense de 1919. Dedicado fundamentalmente al diseño de vitrales para la empresa de su familia Harry Clarke sólo ilustró seis libros en vida (desgraciadamente murió de tisis a la temprana edad de 41 años): Cuentos de hadas de Hans Christian Andersen, Tales of Mystery and Imagination  de Poe, la antología poética The Year’s at the Spring, The Fairy Tales de Charles Perrault, Fausto de Goethe y Poemas de Swinburne. Pero han bastado estos pocos trabajos para que Clarke haya pasado a la historia de la ilustración; su estilo, influido por el simbolismo y prerrafaelismo tanto como por las recargadas tradiciones del arte bizantino, recuerda a Aubrey Beardsley —que murió también de tuberculosis a los 25 años—. Estas ilustraciones para los cuentos de Poe muestran un universo mórbido, de un decadentismo exacerbado en sus estampas inquietantes, variadas, detallistas y de excelente ejecución; en definitiva, una puerta abierta al horror.

Los que tengan la “fortuna” de no haber leído todavía a Poe tendrán seguro una experiencia inolvidable; el resto podremos disfrutar nuevamente con este clásico inmortal en esta edición totalmente IMPRESCINDIBLE.

Puntuación: 5 (de 5)
Libros del Zorro Rojo (2009)
Ilustraciones: Harry Clarke
Traducción: Julio Cortázar
424 págs.

poe

Hacia 1917, el eximio artista irlandés Harry Clarke emprendió uno de los trabajos que determinaron su fama: la ilustración de Cuentos de imaginación y misterio, una antología de los más altos relatos de Poe preparada por la editorial Harrap. La edición, publicada en Londres en 1919, fue reconocida inmediatamente como una de las joyas bibliográficas de la época. Desde entonces, las estampas de Clarke siguen ejerciendo un extraño magnetismo, fruto de una exquisita ejecución que hizo honor a las sublimes historias que las inspiraron. Libros del Zorro Rojo recupera esta obra mítica, con traducción de Julio Cortázar y un notable prefacio de su autoría. (Sinopsis de la editorial)

poe

Edgar Allan Poe nació en Boston en 1809. Hijo de actores ambulantes que nunca conoció, Poe fue acogido al cumplir dos años por la familia de un comerciante que marchó a Inglaterra en 1815. Cursó sus primeros estudios en internados de Londres y Stoke Newington. Asistió brevemente a la Universidad de Virginia y a la academia militar de West Point. En 1827 publicó Tamerlan y otros poemas, que incluía versos escritos a los catorce años. Ocupó su vida en bares, salas de juego y tribunales de justicia; colaboró con efímeras publicaciones y se enemistó con todos sus colegas. En 1833 The Saturday Visitor premió su Manuscrito encontrado en una botella. Tres años después se desposó con su joven prima y acometió la redacción de las más altas historias de terror y suspense del siglo, prefigurando la literatura del siguiente. En 1841 Los crímenes de la rue Morgue inauguró el género policial. Edgar Allan Poe sobrevivió tres años a la muerte de su esposa. Vencido por el delirium tremens, murió el 7 de octubre de 1849 en la sala común de un hospital de Baltimore.

edgar-allan-poe-e1444234579288

Ilustre representante del movimiento irlandés Arts and Crafts, Henry Patrick Clarke nació en Dublín en 1889 y cursó estudios en la Escuela de Artes de Dublín y en el Colegio de Artes de South Kensington, donde obtendría, a partir de 1911, tres medallas de oro consecutivas por sus creaciones en el arte del vitral. En 1914 su panel El bautismo de san Patricio fue expuesto en el Louvre y le fue encomendada la realización de las vitrinas de la capilla Honan de Cork. Un año más tarde comenzó a desempeñarse como ilustrador editorial. De su producción gráfica destaca la magistral serie de estampas que realizara para los Cuentos de imaginación y misterio de Edgar Allan Poe, a la que seguirían otras no menos admirables para obras de William Butler Yeats, Alexander Pope, Hans Christian Andersen, Johann Goethe, Charles Perrault y Algernon Swinburne. El simbolismo francés, el arte de Bizancio y de Aubrey Beardsley, fueron algunas de las influencias de su trabajo. Reconocido por la crítica como uno de los precursores del Art Nouveau, Harry Clarke murió por las secuelas de la tuberculosis en Coire, Suiza, mientras dormía.

Anuncios

Un comentario sobre “{Reseña} Edgar Allan Poe: Cuentos de imaginación y misterio (Libros del Zorro Rojo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s