{Reseña} Jesús Marchamalo: Tocar los libros (Cátedra)

61tdtDoir-L

Existe un subgénero ensayístico muy particular, cual es el dedicado al aparentemente aburridísimo mundo de los libros, las librerías y las bibliotecas, y que cultivan escritores tan conocidos como Jorge Carrión, Jesús Marchamalo y Alberto Manguel, entre otros. Pues bien, Cátedra acaba de rescatar, en un bonito y pequeño formato y en edición corregida y aumentada, Tocar los libros, uno de los títulos pioneros este género publicado por primera vez en 2004.

Jesús Marchamalo es sobradamente conocido. Escritor, periodista y conferenciante al que podemos escuchar habitualmente en Radio Nacional, ha dedicado parte importante de su labor como escritor asuntos relacionados con las bibliotecas, los escritores y los variados mundos librescos (Donde se guardan los libros y Los reinos de papel, ambos dedicados a mostrar las bibliotecas personales de escritores conocidos, son títulos imprescindibles). Tocar los libros deriva de una conferencia dada en Valladolid hace casi veinte años, y que se convirtió en libro de éxito (esta es su séptima edición) casi sin pretenderlo. Proporciona este libro altísimas cotas de placer para el lector ávido de noticias curiosas sobre las manías, hábitos y excentricidades que todos vamos adquiriendo al ir configurando nuestra colección de libros.

Tocar los libros se divide en cinco capítulos, más o menos temáticos: Vivir con libros, El orden y el concierto, Cómo deshacerse de 500 libros, Un libros cada treinta segundos, y Libros esguardamillados. En todos ellos Marchamalo nos ofrece un amplio e interesante anecdotario de cómo muchos escritores del pasado y actuales (incluido él mismo) se relacionaron con esa actividad, tantas veces estrambótica e irracional, que es la adquisición, acumulación y ordenación de los libros que «necesitamos» imperiosamente tener en nuestra casa. Constituye, en definitiva, una reflexión irónica y desenfadada sobre nuestro gusto por la lectura y la literatura, y cómo los libros van dejando un poso y un rastro imborrable en todos nosotros, lectores empedernidos.

NUNCA hasta hace poco he sabido los libros que tengo, y de hecho jamás hasta hace poco había tenido la tentación de contarlos. Pero justo hace poco, en un ataque de insomnio recalcitrante, pensé que a efectos de adentrarse en el sopor, el hecho de contar ovejas o libros debiera ser en principio equivalente. Más aún para un tipo urbano, como yo, para quien contar ovejas es algo tan ajeno como para un ruso contar chicas de Wisconsin en un baile de graduación.

Así que me planté ante la estantería, casi de madrugada, e hice una primera prospección a tanto alzado.

Pongamos que un libro (medio) mida de ancho unos dos centímetros y medio. Comprueben en casa y verán cómo los libros (medios) andan siempre cerca de esa cifra media. Cabe preguntarse después respecto a la equivalencia del centímetro Georges Perec, tan cuidadoso siempre con la medida de las cosas; con el centímetro Boris Vian; o el centímetro del pulcro Azorín comparado con el centímetro del impulsivo Baroja, pero ése es otro tema y merece ser tratado en otra ocasión.

Las estanterías de mi casa miden un metro treinta de largo y tengo trece, es decir, casi diecisiete metros lineales, más otras seis baldas de obra de un metro de ancho capaces de contener entre cuarenta y cincuenta libros cada una de ellas.

Un sencillo cálculo matemático permite afirmar que sólo en el estudio de mi casa, el sitio donde trabajo, conviven ahora mismo alrededor de mil volúmenes. Y obsérvese que digo volúmenes y no libros porque la palabra volumen entraña un cierto empaque cultural. A partir de cierta edad uno deja de tener libros, y empieza a tener volúmenes. O ejemplares.

Probablemente quienes no sean unos fetichista y mitómanos de los libros—incluso aunque sean buenos lectores— no encontrarán sentido muchas de las pequeñas historias contenidas en Tocar los libros, que considerarán absurdas, cuando no pueriles. Bueno, quizá tengan algo de razón…

Hay que señalar, por último, que esta edición viene enriquecida con numerosas fotografías en blanco y negro de bibliotecas de escritores, así como de libros dedicados y firmados, más alguna que otra curiosidad. En fin, librito que se lee de un tirón y que nos hace mirar con orgullo nuestra propia biblioteca, por modesta que sea, Tocar los libros es de lectura totalmente recomendable para aquellos que amamos apasionadamente esos objetos mágicos que son los libros.

Puntuación: 4 (de 5)
Ediciones Cátedra (2020)
Prólogo: Luis Mateo Díez
144 págs.

Ver y Comprar este libro en Amazon: https://amzn.to/36lpqli

DSC09153d-788802

Decía Marguerite Yourcenar que la mejor manera de conocer a alguien es ver su biblioteca. Y es cierto que los libros hablan de nosotros; de nuestros intereses e inquietudes, de nuestros temas y autores predilectos. Hablan de los lectores que somos, pero también de los que fuimos, y de los lectores que quisimos ser y en los que finalmente no nos convertimos. «Tocar los libros», desde su aparición en 2004, se ha convertido en un clásico de los libros que hablan sobre los libros y las bibliotecas personales, y en esta nueva edición, revisada, remozada, ampliada, sigue indagando en nuestra relación con ellos, cómo los acumulamos, cómo los ordenamos, cómo nos deshacemos de los que consideramos prescindibles, y en cómo nuestros libros construyen de algún modo nuestra biografía. Una declaración de amor, repleta de ironía, complicidad y humor, a la lectura y una defensa apasionada de los libros y la literatura. (Sinopsis de la editorial)

IMG_2910

Jesús Marchamalo (Madrid, 1960), periodista y escritor, ha desarrollado gran parte de su carrera en Radio Nacional y Televisión Española y ha obtenido, entre otros, los premios Ícaro, Montecarlo y Nacional de Periodismo Miguel Delibes. Es autor de casi una veintena de libros entre los que cabe citar Las bibliotecas perdidas (2006), Tocar los libros (2010), Palabras (2014) o Cortázar (2017).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s