{Reseña} Juan Martín Velasco: ¡Ojalá escuchéis hoy su voz! (PPC)

91tUWut05yL

Juan de Dios Martín Velasco falleció por coronavirus el pasado cinco de abril. Sirva este pequeño comentario como homenaje a uno de los más destacados teólogos españoles de los últimos años, muy especialmente valorado por sus importantes contribuciones al estudio de la mística y la fenomenología de las religiones con títulos como El fenómeno místico (1998), Introducción a la fenomenología de la religión (1978) y Mística y humanismo (2008), entre muchos otros. En paralelo con estos trabajos ensayísticos y académicos también fue autor de numerosos artículos y colaboraciones que se centran en el hecho religioso y la actividad de la Iglesia.

La editorial PPC recogió en ¡Ojalá escuchéis hoy su voz! (título tomado de un versículo del salmo 95) las colaboraciones de Juan Martín Velasco en Revista 21 (anteriormente llamada Reinado Social y 21RS), así como en el suplemento Misa Dominical (perteneciente al Centro de Pastoral Litúrgica, Barcelona) durante un amplio periodo que abarca unos quince años (los primeros son de 1998, ya que este libro es de 2012). Son 192 textos breves o reflexiones que se han distribuido en nueve capítulos temáticos con el fin de facilitar su lectura (Huellas de Dios en el paso del tiempo, El camino de la fe, El cristianismo una forma de vida, La condición humana, La Iglesia siempre por reformar, Las estaciones del año litúrgico, Modelos y testigos, Nuestra casa, el mundo, Practicar la solidaridad). Debido al origen y naturaleza de las piezas el propio autor aconseja leerlo a «pequeños sorbos» en lugar de ser leído «de un tirón», con el fin de ayudarnos, con estas cavilaciones, a enfrentar muchos dilemas espirituales personales.

Se está extendiendo entre nosotros una «cultura funeraria» orientada al ocultamiento y la ignorancia de la muerte. Es la cristalización social de la tendencia humana a olvidar algo tan desestabilizador como la muerte. «Nos vendamos los ojos para no ver que caminamos hacia el precipicio», decía Pascal. «Mientras estamos nosotros no está ella; cuando ella llegue no estaremos nosotros», nos decimos con Epicuro.

Y, sin embargo, la muerte se impone cada día. Bajo la forma de la conciencia de que somos mortales, que nos hace percibir: «Cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte tan callando»; o bajo el choque se supone la muerte de las personas queridas, a las que amamos «como si nunca hubieran de morir», y que sin embargo mueren. Por eso es tan común que el esfuerzo por disimular la muerte se pague para muchas personas con un temor enfermizo y una preocupación obsesiva que corroe la vida y origina terribles depresiones.

Las religiones han ayudado al hombre a enfrentarse de otra forma con el hecho de la muerte. Se ha dicho que es la muerte y el miedo que produce lo que ha llevado al hombre a crear la religión y los dioses, como remedio al miedo y respuesta al ansia de inmortalidad. La historia de las religiones muestra que los hechos no son así. Es la religión, es la presencia de lo divino en el hombre que la origina, la que ha llevado al hombre a no contentarse con la muerte y ha sembrado en su interior el anhelo de la inmortalidad.

La religión no oculta la muerte, ni la niega, ni la elimina. Pero la inscribe en el horizonte de un designio que hace posible vivirla con sentido. […]

(«La muerte en el horizonte de la vida»)

Juan Martín Velasco fue siempre un creyente y teólogo abierto, ecuménico y reformista. Esta actitud se refleja en sus opiniones favorables a actualizar las estructuras eclesiales, en su opinión, excesivamente jerarquizadas de la Iglesia católica, y dar protagonismo a los laicos en todos los aspectos de la vida religiosa. También hace una llamada de respeto al resto de las creencias religiosas y a una profundización en la formación teológica de los creyentes, formación que considera muy deficiente en la actualidad.

Como digo, aunque de muy variados temas, todos estos pequeños artículos están recorridos por un par de ideas centrales que impregna todo el volumen: por una parte, la constatación de la situación de ausencia, lejanía o silencio de Dios que parece invadir nuestro tiempo. Este «silencio de Dios» afecta, paradójicamente, a las personas religiosas, que se ven perdidas y desorientadas en el mundo totalmente desacralizado del occidente europeo; en segundo lugar, en paralelo con lo anterior se aprecia el nacimiento de nuevas formas de espiritualidad y religiosidad menos eclesiales y más personales. Aquí Martín Velasco se muestra coincidente con la famosa predicción del teólogo Karl Rahner: «Cabría decir que el cristiano del futuro o será un místico, es decir, una persona que ha experimentado algo o no será cristiano. Porque la espiritualidad del futuro no se apoyará ya en una convicción unánime, evidente y pública, ni en un ambiente religioso generalizado, previos a la experiencia y a la decisión personales».

Puede decirse que muchas de las reflexiones de ¡Ojalá escuchéis hoy su voz! valen tanto como sesudos artículos, con la ventaja de su mayor accesibilidad y comprensión. Supone este libro, por consiguiente, una provechosa y recomendable lectura acerca del estado espiritual y religioso de la sociedad actual.

Puntuación: 4 (de 5)
PPC Editorial (2012)
Colección: Sauce
368 págs.

Ver y Comprar este libro en Amazon: https://amzn.to/2VmtWtu

ve

Este libro recoge las colaboraciones periódicas del autor en distintos medios de comunicación durante los últimos quince años. Esto le ha permitido tomar el pulso a la actualidad del cristianismo, y más concretamente a la Iglesia. En esas colaboraciones se intenta detectar y poner de manifiesto las dificultades y las oportunidades con las que se ven enfrentados los cristianos de nuestros días, se denuncian opciones y decisiones de las autoridades de la Iglesia consideradas equivocadas y se saludan con gozo iniciativas y acontecimientos en el mundo y en la Iglesia que parecen gérmenes de espiritualidad y de vida cristiana que ni siquiera durante estos años difíciles han faltado. (Sinopsis de la editorial)

Martin-Velasco-1-scaled

Juan Martín Velasco (Santa Cruz del Valle, Ávila, 1934–Madrid, 2020) fue un sacerdote y filósofo y uno de los mejores teólogos españoles de la segunda mitad del siglo XX.
Tras realizar sus estudios eclesiásticos en Madrid, donde fue ordenado sacerdote, se doctoró en Filosofía por la Universidad Católica de Lovaina y estudió Teología Fundamental y Ciencias de las Religiones en Friburgo.

Fue párroco, delegado diocesano de Emigración en Ávila y rector del Seminario de Madrid (1977-1987), si bien destacó principalmente en la docencia y la investigación. Fue profesor de Fenomenología de la Religión en la Universidad Pontificia de Salamanca y en la Facultad de Teología ‘San Dámaso’ de Madrid. Además de impartir cursos en varias universidades y facultades (civiles y religiosas), durante 16 años, dirigió el Instituto Superior de Pastoral de Madrid.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s