{Reseña} Akutagawa Ryūnosuke: Kappa y otras fábulas (Satori)

612SiTWQlwL

Para Jorge Luis Borges a quien debo mi primera noticia de Akutagawa la fábula y el cuento de hadas occidental (y árabe) son los más tediosos y estereotipados de los géneros literarios. Esta afirmación es posible que sea cierta para el caso de las fábulas de tradición occidental, que desde la antigüedad clásica se muestran excesivamente lastradas por las moralejas (no siempre inteligentes) que acompañan inexorablemente a cada historia, así como por su estructura convencional y simétrica. Sin embargo, la tradición fabulística oriental se caracteriza por la irregularidad y los desarrollos inesperados. Pues bien, Kappa y otras fábulas de Akutagawa Ryunosuke, recientemente publicado por la editorial especializada en literatura japonesa Satori, nos ofrece una antología de textos narrativos que pueden encuadrarse en el género de la fábula, aunque también encontramos otra tipología de cuentos fantásticos y legendarios.

La pieza más importante y famosa de este volumen es Kappa, una hilarante sátira social perteneciente al subgénero que se ha venido denominando gulliveriada, esto es, el viaje a un lugar desconocido con unas costumbre extrañas que sirven de contraste con nuestra sociedad. En este caso, el protagonista cae por un agujero a un país habitados por kappas, unos seres mitológicos de la tradición nipona (especie de duendecillos cuyo significado es «niño de río»). En este relato Akutagawa utiliza esta sociedad ficticia como reflejo de la sociedad japonesa de inicios del siglo XX, mostrando sus virtudes y defectos («Kappa nació de mi disgusto con muchas cosas, especialmente conmigo mismo»), virtudes y defectos que también podrían ser aplicables a la sociedad actual.

Otro cuento excepcional es El inmortal, que con su título original de Sennin fue incluido por Borges, Bioy Casares y Silvina Ocampo en la célebre Antología de la Literatura fantástica, lo que ya es toda una demostración de su calidad. En joven Gonsuké que quiere ser sennin (inmortal, anacoreta) entra engañado al servicio de un matrimonio que le promete que a cambio de veinte años de trabajo gratis le darán el secreto para obtener los poderes mágicos. Pasado ese tiempo le dicen que trepe a un árbol alto y se lance al vacío para volar, pero para sorpresa de todos Gonsuké sale volando y se marcha agradecido.

Cuando recobré el sentido, me encontraba estirado boca arriba y rodeado de un montón de kappa. Uno de ellos que, sobre su grueso pico llevaba unos quevedos, estaba arrodillado junto a mí auscultándome el pecho con uno estetoscopio. Al ver que yo abría los ojos, hizo un gesto para que no me moviera. Luego se dirigió a alguien detrás de él diciendo: «Quax, quax». En eso aparecieron dos kappa de alguna parte cargando una camilla. Me acostaron sobre ella, y rodeado en cada momento por una multitud de kappa, avanzamos en silencio por una calle que, mirando hacia donde se mirara,  no se diferenciaba en nada de la avenida Ginza. A ambos lados se extendía una fila de hayas, entre las cuales circulaban algunos automóviles y bajo cuya sombra se sucedían los toldos de tiendas variopintas.

Al poco rato, la camilla que me transportaba dobló por una callejuela y me condujeron hasta el interior de una casa. Más tarde supe que se trataba de la casa del kappa de los quevedos; la casa de Chack, el médico. Chack hizo que me acostaran sobre una cama con sábanas limpias y luego me dio a beber una especie de jarabe transparente. Estirado sobre la cama, quedé a merced de todo lo que Chack me hiciera. La verdad es que me dolían tanto las articulaciones que ni siquiera era capaz de moverme.

***

Poco a poco fui aprendiendo el lenguaje cotidiano de los kappa, con lo que me fui adaptando a sus maneras y costumbres. De todas ellas, la más extraña consistía en considerar ridículo todo aquello que nosotros los humanos nos tomamos en serio y viceversa, pues lo que nos resulta a nosotros ridículo ellos lo consideran importante. Se trata de un hábito absurdo. Por ejemplo, nosotros consideramos importantes temas como la justicia o la moral, pero los kappa, cunado oyen dichas palabras se tronchan de risa. […] (Extracto de «Kappa»)

Esta antología es muy variada en argumentos. Tenemos la narración de un sueño en el onírico Ropas; cuentos mitológicos que beben de la rica tradición nipona (El niño melocotón); la leyenda religiosa budista (El hilo de la araña); el casi kafkiano La ventana; adaptaciones de historias chinas (El bicho del alcohol, Toshishun, Sueño de mijo, La lealtad de Bisei); el cuento fantástico clásico, como el melancólico La linterna mágica, el exótico El dios Agni, o el magnífico Magia, una variación del célebre Lo que sucedió a un deán de Santiago con don Illán, el mago de Toledo de Don Juan Manuel. Naturalmente también hay varias fábulas propiamente dichas protagonizadas por animales que beben mucho de las ricas tradiciones populares (Las ranas, La disputa entre el mono y el cangrejo, Los perros y la flauta, La historia del tigre).

Como es habitual en Satori, Kappa y otras fábulas nos llega en una impecable y hermosa edición y en una estimable traducción de Iván Díaz Sancho (también autor del prologo). Un libro muy recomendable.

Puntuación: 4 (de 5)
Satori Ediciones (2020)
Traducción y prólogo: Iván Díaz Sancho
Colección: Maestros de la literatura japonesa, 38
320 págs.

Ver y Comprar este libro en Amazon: https://amzn.to/3nUoQAP

kappa-drawings-edo-period-suiko-junihin-no-zu-SLIDESHOW

Encerrado en un hospital psiquiátrico, abrazándose las rodillas, el paciente 23 relata a todo aquel que quiera oírla su increíble historia: cierto día de verano, mientras ascendía en solitario al monte Hokada, se cayó en un agujero y así llegó al país de los kappa, unas misteriosas criaturas del folclore japonés mitad humanas mitad anfibias con las que convivió en un peculiar mundo de lógica inversa. Con ecos de Swift y Kakfa, Akutagawa Ryunosuke construye en «Kappa» una obra maestra del relato breve que es, al mismo tiempo, una fábula satírica y lúcida sobre la sociedad moderna y una conmovedora y dolorosa reflexión sobre la soledad y el aislamiento. Junto a «Kappa», presentamos otros veinte relatos unidos por el hilo de la fábula, miniaturas únicas de escritura potente y amarga. (Sinopsis de la editorial)

xakutagawa-ryunosuke-pagespeed-ic-1uxsgdwdua

Akutagawa Ryunosuke (1892-1927) nació en Tokio en el seno de una familia burguesa. Desde niño desarrolló un apetito voraz por la literatura japonesa tradicional, que en la adolescencia compaginaría con la lectura de autores occidentales. Estudiante brillante, ingresó en la prestigiosa Universidad Imperial de Tokio y comenzó a publicar con éxito sus primeros relatos: «Rashomon» (1915) y «La nariz» (1916). Tras graduarse en la universidad en 1916 trabajó como profesor de inglés en la Escuela Naval de Yokosuka. En 1918 se casó con Fumi Tsukamoto y abandonó su trabajo para dedicarse en exclusiva a la literatura gracias a un contrato con el diario Osaka Mainichi. Comenzó una época de producción muy fecunda: «Lujuria», «El otoño» o «En la espesura del bosque». Tras un viaje a China como corresponsal en 1921, su salud, ya de por sí delicada, empeoró notablemente: insomnio, neurastenia, alucinaciones y un miedo cerval a la locura no le impidieron crear las que muchos consideran sus obras maestras: «Engranajes», «Kappa» o «Vida de un idiota». El 24 de julio de 1927, a los 35 años de edad, Akutagawa puso fin a la «vaga angustia confusa» que lo consumía ingiriendo una dosis letal de Veronal.

2 comentarios sobre “{Reseña} Akutagawa Ryūnosuke: Kappa y otras fábulas (Satori)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s