{Reseña} Rod Dreher: Vivir sin mentiras (Ediciones Encuentro)

91x7Uueb6hL

La publicación de The Benedict Option: A Strategy for Christians in a Post-Christian Nation en 2017 (La opción benedictina, Encuentro, 2018) provocó un enorme interés y una gran cantidad de reacciones encontradas. Incluso en España, país poco dado a controversias de altura intelectual, motivó desde algunas recomendaciones entusiastas de medios generalistas y de información religiosa hasta algunas críticas acérrimas (Juan Manuel de Prada). En ese libro Dreher afirmaba que estamos ante la mayor crisis religiosa por la que ha atravesado la civilización cristiana desde la caída del Imperio romano, con el agravante de que esta crisis cultural, social, antropológica y espiritual ha contagiado a las propias instituciones eclesiásticas. Pues bien, la solución para el autor consiste en recuperar y fortalecer la religiosidad a través de pequeñas comunidades activas domésticas que actúen como los primeros monasterios benedictinos, es decir, conservando la fe y el conocimiento, y preparando los cimientos para el renacimiento de la civilización. 

Vivir sin mentiras. Manual para la disidencia cristiana, el nuevo libro de Dreher publicado también por Ediciones Encuentro, constituye una especie de continuación del anterior, toda vez que su autor insiste en los mismos argumentos con nuevas reflexiones y planteamientos. El título proviene de un escrito del disidente ruso Aleksandr Solzhenitsyn realizado justo antes de su exilio a Occidente. (Esta reflexión circuló de mano en mano en el interior de Rusia, siempre de forma clandestina. El lunes 18 de febrero de 1974 vio la luz como Live not by lies en las páginas del Washington Post). En ese trabajo Solzhenitsyn escribió: «La salida más simple y más accesible a la liberación de la mentira descansa en esto: ninguna colaboración personal con la mentira. Aunque la mentira lo oculte todo y todo lo abarque, no será con mi ayuda. […] De modo que cada uno, en su intimidad, debe realizar una elección: o seguir siendo siervo de la mentira voluntariamente, o despreciar la mentira y volverse un hombre honesto y digno de respeto tanto para los hijos como para los contemporáneos». Precisamente, estas reflexiones forman, a mi modo de ver, la base del libro de Dreher.

Vivir sin mentiras está estructurado en dos partes. La primera, titulada Un acercamiento al totalitarismo blando, plantea en un estilo más ensayístico el hecho, ya del todo innegable, de que vivimos en todo Occidente en un pretotalitarismo de signo progresista al que Dreher llama totalitarismo blando y que tiene todas las características de cualquier sistema totalitario, esto es, una ideología concreta que busca desplazar todas las tradiciones e instituciones anteriores, donde se aspira a definir y controlar la realidad, dominando, no sólo las acciones, sino también los pensamientos y las emociones. O como explicó Hannah Arendt en Los orígenes del totalitarismo, cuando se «ha comenzado a destruir la esencia del hombre». Este nuevo totalitarismo progresista tiene como sus arietes fenómenos como las doctrinas woke, el capitalismo y las políticas de vigilancia, la acción de justicieros sociales (unos auténticos inquisidores vocacionales), la cultura de cancelación, la apropiación del lenguaje, la censura en redes sociales, etc. No por ser conocidos estos permanentes ataques a la razón y a la libertad de expresión dejan de impresionar cuando se leen ejemplos concretos que ocurren a nuestro alrededor. (En concreto, los campus americanos han llegado a extremos dantescos de totalitarismo, comparables con las Universidades del bloque comunista en su peor época). La censura implacable que antes la ejercía el Estado ahora la ejerce un poder difuso e ilocalizable, omnipotente, muy difícil de identificar y combatir. Nos encontramos, por tanto, ante el mayor desafío de nuestro tiempo. 

Hay veces en las que un desconocido que ve más allá y con más claridad que la multitud lanza señales de alarma que nos avisan de los problemas que acechan. Estas historias a menudo resultan en que la gente no cree en el profeta y sufre a causa de su ceguera. Aquí, sin embargo, traigo el relato de un pueblo que escuchó sus advertencias, hizo lo que este le aconsejó y estaba listo cuando estalló la crisis.

En 1943, un sacerdote jesuita y activista antifascista llamado Tomislav Poglajen huyó de su Croacia natal con la Gestapo pisándole los talones y se estableció en Checoslovaquia. Para que los nazis no dieran con él, adoptó el apellido Kolaković —el de su madre, eslovaca— y se puso a trabajar como profesor en Bratislava, la capital de la región eslovaca, que se había convertido en un Estado independiente vasallo de Hitler. El sacerdote, de treinta y siete años de edad y con una espesa mata de cabello prematuramente canoso, había pasado parte de su formación sacerdotal estudiando la Unión Soviética. Creía que la derrota del totalitarismo nazi ocasionaría un gran conflicto entre el totalitarismo soviético y el Occidente liberal democrático. Aunque al padre Kolaković le preocupaban las amenazas a la vida cristiana y el testimonio del Occidente rico y materialista, le mantenían más en vela los peligros del comunismo, que consideraba muy certeramente una ideología imperialista.

Cuando el padre Kolaković llegó a Bratislava, estaba claro que el Ejército Rojo derrotaría a los alemanes en el este. De hecho, en 1944, el gobierno checo en el exilio —que también representaba a los eslovacos que se negaban a aceptar el Estado eslovaco nominalmente independiente— llegó a un acuerdo formal con Stalin, por el cual los soviéticos se comprometían a conceder la libertad a la nación reunificada una vez que los nazis hubieran sido expulsados.

El padre Kolaković sabía muy bien cómo pensaban los soviéticos y no se tragó tal mentira. Advirtió a los católicos eslovacos de que, cuando terminara la guerra, Checoslovaquia caería bajo el dominio de un gobierno títere soviético. Se dedicó a prepararlos para la persecución.

La segunda parte, Cómo vivir en la verdad, ofrece en un estilo más periodístico algunas propuestas de resistencia basadas en las experiencias vividas por disidentes de países del antiguo bloque comunista de Europa, tanto famosos (Václav Havel, Karol Wojtyla, Aleksandr Solzhenitsyn) como figuras anónimas; estas personas, a diferencia de los acomodados ciudadanos de Occidente, todavía conservan un sexto sentido y memoria para detectar los mecanismos de totalitarismo y opresión por parte del poder hegemónico (que son idénticos en todos los casos). Dreher propone reproducir, actualizadas, las estrategias de resistencia y supervivencia de esos pequeños grupos religiosos que eran perseguidos por el Estado. Algunas de las sugerencias para asegurar la continuidad de la fe y de la cultura cristiana —entre muchas otras posibles, naturalmente— son: lucha por la libertad de expresión, cultivo de la memoria cultural, dar testimonio a las generaciones jóvenes, fortalecimiento de la familia, establecer relaciones de solidaridad con grupos análogos, y, por último, aceptar los perjuicios personales que puede tener todo lo anterior.

Hay que advertir, y esto me parece muy importante, que aunque este libro se refiere a la resistencia cristiana, sus conclusiones pueden ser aplicables igualmente para cualquier persona, religiosa o no, que mantenga unos ideales y principios contrarios a las imposiciones de la dictadura de lo políticamente correcto, de la ideología de género, o de cualquier otro ismo de la posmodernidad.

Vivir sin miedo es un libro que plantea una fórmula razonable para hacer frente a un creciente totalitarismo incontrolado cuyos tentáculos no dejan ningún margen a la libertad de conciencia y a la libertad religiosa. Sin duda, irán surgiendo en el futuro próximo otras propuestas de resistencia, quizá mejor articuladas, pero las obras de Dreher tendrán el mérito de encontrarse entre las primeras en haber abierto el camino.

Ediciones Encuentro (2021)
Colección: Nuevo Ensayo, 80
Traducción: Consuelo del Val
240 págs.

Puntuación: 4 (de 5)

Ver y Comprar este libro en Amazon: https://amzn.to/3vhDKoG

totalitarismo

En 1974, el escritor y disidente Aleksandr Solzhenitsyn publicó, en vísperas de su destierro, un mensaje final dirigido al pueblo ruso, que llevaba por título «¡Vivir sin mentiras!», en el que proclamaba que la mejor respuesta al totalitarismo soviético no era otra que el afecto y la fidelidad a la verdad.
El periodista y escritor Rod Dreher, autor del aclamado La opción benedictina, hace en este libro de altavoz a Solzhenitsyn y otros muchos disidentes de Europa del Este que nos alertan del peligro no tan lejano de que Estados Unidos y el resto de Occidente estén abocados a un totalitarismo «blando», basado más en la manipulación psicológica que en la violencia abierta.
Dreher desvela algunos de los principales rasgos de este nuevo totalitarismo, en el que la tecnología y el consumismo nos llevan a un estado de «vigilancia empresarial», y nos pone delante las historias y experiencias de estos disidentes –sucedidas hace no tanto tiempo, pero caídas en el olvido– para ofrecer consejos prácticos sobre cómo identificar y resistir el totalitarismo en nuestro tiempo. (Sinopsis de la editorial)

e393557d61b6c06d05221923ca498b11

Ray Oliver «Rod» Dreher (Baton Rouge, Lousiana, 1967) es un escritor y periodista norteamericano. Ha sido corresponsal del New York Post y en la actualidad es editor y bloguero de The American Conservative y autor de varios libros. Ha sido comentarista en numerosas radios y televisiones norteamericanas, y ha escrito sobre religión, política, cine y cultura en medios como National Review, National Review Online, The Weekly Standard, The Wall Street Journal, Touchstone, Men’s Health, y Los Angeles Times, entre otros.
Crecido en una familia metodista, se convirtió al catolicismo en 1993 para, posteriormente, adherirse en 2006 a la Iglesia ortodoxa oriental. Encuentro publicó su libro anterior, La opción benedictina, en 2018.

Un comentario sobre “{Reseña} Rod Dreher: Vivir sin mentiras (Ediciones Encuentro)

  1. Me parece muy interesante y a tener en cuenta en estos días. No conocía tu blog, me quedo de seguidora y te invito a que te pases por el mío si te apetece.
    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s