{Reseña} Robert H. Benson: Historias sobrenaturales (BAC Editorial)

71eCMOcWUSL

Robert Hugh Benson, escritor del que ya reseñamos en Libros de Cíbola su extraordinaria novela futurista Señor del mundo (Palabra, 2016), fue un autor aclamado en su tiempo como una de las más importantes y prometedoras figuras de la literatura inglesa. Robert H. Benson publicó en poco tiempo —murió prematuramente a la edad de cuarenta y tres años— unas quince obras narrativas, poesía, teatro, sermones religiosos y una autobiografía espiritual. Fue muy apreciado por sus novelas históricas (con el tema de fondo de la Reforma protestante en Inglaterra) y especialmente por Señor del Mundo, que merecería situarse junto a Un mundo feliz y 1984 como un clásico de la ficción distópica. Benson se muestra siempre en sus obras de ficción como un escritor meticuloso, profundo y conocedor de todos los resortes del arte narrativo y de la caracterización psicológica de los personajes.

Robert Hugh pertenecía a una importante familia inglesa de artistas y escritores: su hermano mayor Arthur fue poeta, ensayista y profesor en Eton, y sus hermanas Eleanor y Margaret también publicaron algunos trabajos. Sin duda es Edward Frederic el más afamado de los hermanos, autor prolífico y recordado por sus historias de fantasmas al estilo de M. R. James, muy amigo suyo. (Obras de Edward Frederic fueron comentadas por Lovecraft en su célebre El horror sobrenatural en la literatura). La afición a la literatura insólita y el interés por los fenómenos preternaturales los heredó Robert Hugh de su padre Edward White que fue en su día uno de los fundadores en 1851 de la Ghost Society, precursora de la Society for Physics Research, dedicada a la investigación de fenómenos paranormales.

Como se sabe, la obsesión por el trasmundo y por la vida después de la muerte se plasmó en un tipo de narración particular (Ghost story) que alcanza su apoteosis y máximo esplendor en el mundo anglosajón decimonónico. La editorial BAC ha publicado las ficciones de Robert Hugh de este género en un solo volumen titulado Historias sobrenaturales, que incluye los libros The Light Invisible (1903) y A Mirror of Shallott (1907). El título es feliz porque estos relatos, más que ghost story, horror o fantasía, son ejemplo de un tipo muy personal de fantasmagoría con tintes teológicos y religiosos que muy bien pueden definirse certeramente como sobrenatural. (Estas obras de R.H. Benson ha sido acusadas, injustamente a mi entender, de ser apologética católica apenas velada). Historias sobrenaturales muestran argumentos y procedimientos novedosos que abrieron la puerta a una cierta renovación de la tradicional ghost story, puerta que no ha sido cruzada por demasiados escritores posteriores.

La luz invisible («The Light Invisible», 1903), primer libro de nuestro autor, explora la irrupción de lo sobrenatural en el mundo natural. El narrador va hilando una serie de historias contadas por un anciano sacerdote («historias de un viejo soñador») que posee una sensibilidad especial para vivir experiencias espirituales. Son relatos de visiones y presencias fantasmales que se sitúan en un universo donde confluyen lo material y lo espiritual, lo físico y lo metafísico. Obra extraña y original, apenas podemos reconocer en ella un par de argumentos tradicionales —el fantasma del asesino se Thomas Beckett que vuelve cada año a confesarse de su crimen, por ejemplo—. El tono general del libro es mucho más espiritual y místico que terrorífico. Arthur, el hermano del autor, comentó sobre este título: «The Light Invisible siempre me pareció un libro hermoso […] Fue el primer libro en el que extendió sus alas, y creo que hay una belleza fresca e ingenua en él».

Un espejo de Shalott («A Mirror of Shalott: Composed of Tales Told at a Symposium», 1907), cuyo título proviene de un poema de Alfred Tennyson («The Lady of Shalott»), es una colección de historias de horror sobrenatural aparecidas originalmente en varias publicaciones periódicas y luego recopilada en forma de libro. (Una segunda edición de la obra en 1912 corrige algunos errores y modifia el subtítulo). Un grupo de sacerdotes de diferentes países se encuentran en Roma. Para pasar el escaso tiempo libre que les dejan sus obligaciones deciden que cada noche uno de ellos contará una historia que haya vivido personalmente y que trate de un hecho sobrenatural. Lejos de suponer que las historias serían sobre milagros o hechos religiosos, se habla de presencias malignas, fantasmas, experiencias de muerte clínica, casas embrujadas, lugares malditos, barcos fantasma… En Un espejo de Shalott los cuentos resultan eficaces gracias a una sensación de malestar y un horror creciente y cuidadosamente intensificado. Varios de los relatos también evocan hábilmente el horror “cósmico”, revelando un mundo invisible en el que fuerzas incontrolables, más poderosas y más antiguas que la humanidad, están atrapadas en una lucha constante. Otra característica reseñable de Un espejo de Shalott es la determinación de Benson de llevar el proceso de narración oral a un primer plano y enfatizar su relación con el impacto de las historias en los oyentes presentes.

Como en todos los autores victorianos del género, la fina ironía, la inteligencia, las buenas maneras y el encanto de estos cuentos fantasmales es lo que hace tan gratificante su lectura, más allá de la originalidad o impacto de sus argumentos. Un libro para añadir, sin ninguna duda, a nuestra colección de literatura de lo extraño.

«Hemos estado practicando el arte de creer. Otro acto de fe no nos hará ningún daño», dice en algún momento uno de los personajes de Un espejo de Shalott. Y eso es lo que nos pide Benson con estas historias, que practiquemos el arte de creer y del asombro. Esa es precisamente una de las funciones esenciales de la literatura, me parece.

Puntuación: 4 (de 5)
Biblioteca de Autores Cristianos (2017)
Colección: Narrativa
Traducción e introducción: Sergio Gómez Moyano
336 págs.

Ver y Comprar este libro en Amazon: https://amzn.to/3dkf5sW

1_NBDt4R1_I963ezuig9TgrA

A R. H. Benson le encantaba el mundo de los cuentos de miedo, como bien puede deducirse al analizar su vida y sus obras. Pero en las, descripciones sobrenaturales que pinta en sus relatos también existe una intencionalidad: quiere situar al lector dentro del ámbito espiritual a lo bestia, introducirlo sin anestesia en ese espacio que no es evidente para los sentidos. Y lo hace con ciertas evidencias sensibles, proporcionadas por los relatos de un anciano sacerdote en La luz invisible y por una serie de personas, la mayoría también sacerdotes, en Un espejo de Shalott. (Sinopsis de la editorial)

Benson_35

Robert Hugh Benson (1871-1914), ilustre anglicano, hijo del arzobispo de Canterbury, convertido al catolicismo, estudió Teología Clásica en el Trinity College, Cambridge, y en 1895 fue ordenado sacerdote de la Iglesia de Inglaterra. En 1903 fue recibido en el seno de la Iglesia católica. En 1904 recibió la ordenación sacerdotal y posteriormente le fue concedido el título de Monseñor por el Papa san Pío X. De su amplia bibliografía, pueden destacarse sus ediciones en español, como La amistad de Cristo (2007); Siete palabras (2007); Confesiones de un converso (2008), y Señor del mundo (2015).

{Reseña} Robert Hugh Benson: Señor del mundo (Ediciones Palabra) – ·Libros de Cíbola· (wordpress.com)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s