{Reseña} Robert E. Howard: El reino de las sombras. Los espejos de Tuzun Thune (Verbum) 

611MuDF48FS

Robert Ervin Howard, creador del célebre personaje de Conan el Cimerio, es uno del los reyes del pulp americano en su época dorada y uno de los fundadores del género (o subgénero) llamado Fantasía épica (Fantasy) o Espada y brujería (Sword and Sorcery). Quizá el principal escaparate para este tipo de literatura popular fue la mítica revista Weird Tales, la publicación periódica más importantes de fantasía y terror que fue fundada en 1923 y que albergó, entre muchos otros, a los que L. Sprague de Camp llamaba los «Tres Mosqueteros», esto es, Clark Ashton Smith, H.P. Lovecraft y Robert E. Howard. Fue precisamente en Weird Tales donde Robert E. Howard publicó en 1929 El Reino de las sombras y Los espejos de Tuzun Thune, los dos únicos relatos completos protagonizados por el rey Kull publicados en vi­da de Howard y que son los que se incluyen en esta reciente edición de la editorial Verbum en una estupenda traducción de Emeterio Fuentes. (Otros nueve cuentos y un poema fueron editados y completados póstumamente por estudiosos de la obra de Howard).

Como se sabe, el término pulp se refiere a las revistas baratas en rústica y de escasa calidad material dedicadas a las narraciones e historietas de ficción de consumo masivo pertenecientes a diferentes géneros muy populares entre los lectores americanos (especialmente masculinos) de la primera mitad del siglo XX: ciencia ficción, fantasía, policial, terror, aventuras, misterio, romance, etc. Mucho se podría hablar sobre la mentalidad, la psicología profunda, las frustraciones y los anhelos ocultos que permean este tipo de literatura popular, ciertamente portadora de unos valores opuestos a los impuestos hoy por la rampante dictadura de la corrección política. En cualquier caso, es asombroso que unas historias nacidas para tener una vida efímera hayan logrado sobrevivir casi cien años y tengan una plétora de seguidores en todo el mundo. Muchos de sus autores estrella se han convertido en clásicos y los extraordinarios mundos que crearon continúan vivos en literatura, cómic, cine y televisión. Robert E. Howard cultivó intensamente todos los tópicos del pulp y, antes de acabar con su vida a la temprana edad de treinta años con un disparo de su revólver Colt 38, dio a la imprenta docenas de relatos de todo tipo, aunque, como hemos dicho, son sus personajes e historias de fantasía épica —Conan, Kull, Solomon Kane— por las que es recordado principalmente. 

Weirdtales-1929-09-themirrorsoftuzunthune

Los dos relatos de Kull que integran este breve volumen fueron publicados en Weird Tales en agosto y septiembre de 1929, respectivamente; son, por tanto, tres años anteriores a la primera aparición de Conan, su antecedente directo. Kull de Valusia (también conocido como Kull el Conquistador), que es natural de la Atlántida en el período lejano y anterior a la Edad Hiboria (época temporal en la que localiza el universo ficcional de Conan), reina en Valusia, ciudad antigua que según la leyenda fue fundada y gobernada por la raza de los hombres serpiente, pero que tras su derrocamiento por sus siervos humanos se vieron obligados a vivir ocultos disfrazados de hombres a la espera de poder recuperar el trono que les fue arrebatado. El Reino de las sombras, para algunos críticos uno de los mejores relatos de fantasía heroica, es la historia del elaborado complot de estos hombres serpiente para asesinar y acabar con el reinado de Kull y de cómo el atlante, con la ayuda del misterioso pícto Brule (sirviente de Ka-nu, embajador de Pitclandia en Valusia) consigue desbaratar la encerrona y aniquilar, espada en mano, a todos los hombres serpiente infiltrados en su corte real. Los espejos de Tuzun Thune es mucho más corto que el anterior y también bastante diferente en el tono, más poético, menos violento y más profundo. Un rey Kull aburrido acude a casa del mago Tuzun Thune para curar su hastío entre los espejos que el mago posee y en los que entrevé la posibilidad de acceder a otros mundos ocultos tras el cristal. De nuevo es la aparición de Brule en el último momento el que Salva a Kull de perderse en tenebroso universo de los espejos. Es un cuento que por su argumento, sin duda, le habría gustado a Borges de haberlo leído.

En resumen, estos dos relatos de Howard son excelentes muestras de la más entretenida y mejor literatura fantástica popular. Una lectura adecuada para evadirnos de la sofocante y sombría realidad que nos está tocando vivir.

Puntuación: 4 (de 5)
Editorial Verbum (2020)
Colección: Narrativa
Traducción: Emeterio Fuentes
78 págs.

Ver y Comprar este libro en Amazon: https://amzn.to/3m7KPVz

KullShadowKingdom

El reino de las sombras y Los espejos de Tuzun Thune son dos de las obras más conocidas de Robert Ervin Howard, considerado uno de los creadores del llamado subgénero literario de «espada y brujería». Las dos aparecieron en la revista pulp Weird Tales en 1929 y en ellas el autor se centra en una época muy lejana en la historia del hombre, cuando los continentes conocidos como Atlantis, Lemuria y Mu se encuentran en los océanos y los hombres-serpiente prehumanos son los dominantes. El personaje principal es el rey Kull de Valusia, núcleo de un mundo mágico y asombroso que permite al lector desarrollar toda su fantasía. (Sinopsis de la editorial)

Robert_E_Howard_suit

Robert Ervin Howard (Texas, EE.UU., 1906 – 1936) nació en el seno de una distinguida familia de plantadores sureños y siempre sintió más afecto por su madre, quien le animó en su pasión por la lectura. Empezó a escribir a los quince años y su primer relato, Spear and Fang (Lanza y colmillo), se publicó en Weird Tales en julio de 1925, cuando Howard tenía dieciocho años. Esta revista fue donde aparecieron la  mayoría de sus obras, sobre todo las protagonizadas por el famoso personaje de Conan el Cimerio, quien aparece por primera vez en El Fénix en la espada. Junto a otros compañeros publicó también en The Junto y llegó a mantener una relación epistolar con H.P. Lovecraft. En 1926 logró cierta fama con la novela Cabeza de lobo y en 1928 apareció la serie de relatos protagonizados por Solomon Kane, un inglés cuyas peripecias le conducen a lugares extraños del mundo. El 11 de junio de 1936 Howard se disparó en la cabeza horas después de que su madre entrara en coma por una tuberculosis.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s