{Reseña} Carlos Pujol: Los ficticios (Comares)

FAenZNwWQAA8wAo (1)

Los hipotéticos seguidores de Libros de Cíbola ya habrán observado que, al mismo tiempo que huimos como de la peste de los superventas, tenemos un gran aprecio por los libros misceláneos, modestos y aparentemente pequeños que suelen pasar inadvertidos, tantos para los medios como para la mayoría de los lectores. Los ficticios, del poeta, narrador, traductor y crítico barcelonés Carlos Pujol —del que ya reseñamos aquí su delicioso Fortunas y adversidades de Sherlock Holmes (Menoscuarto, 2007)— pertenece a ese tipo que comentamos y que tantas satisfacciones lectoras depara para quien sabe apreciarlas. Llega ahora a las librerías este título de la mano de la editorial granadina Comares, dentro la preciosa colección dirigida por Andrés Trapiello La Veleta.

Los ficticios es un breve y exquisito libro de relatos que quedó inédito a la muerte de su autor a pesar de que éste ya lo tenía preparado desde varios años antes. Concretamente, se componía de una primera selección de doce textos en 2007, a la que el autor añadiría cinco y suprimiría dos en 2008. Esta edición de La Veleta recupera los dos eliminados por Pujol y contiene, por tanto, diecisiete cuentos cortos que tienen como tema único el mundo de la escritura y los escritores, siempre tratados con ironía, unas veces cariñosa y otras malévola. Por cierto, que el nombre del libro se relaciona con la Academia de los Ficticios, tertulia fundada a principios de 1983 por Juan Perucho a la que acudían un par de veces al mes Carlos Pujol y Pere Gimferrer para conversar sobre literatura y arte. (La broma llegó a a tal punto que en enero de 1987 la Academia de los Ficticios nombró a Carlos Pujol académico numerario en sesión solemne).

Le miraba con esa intensidad con que uno contempla a los seres inverosímiles, que desafían todas las previsiones racionales por el simple hecho de existir. Porque existía tangiblemente. No sólo era el autor de aquellos libros que ninguna persona civilizada podía haber dejado de leer, sino que además estaba allí, con la corbata de pajarita, las gafas anticuadas, a lo Truman, traje cheviot y manos frágiles y diminutas, como de muñeca.

Llevábamos media hora intercambiando frases que no encajaban, como si fueran dos monólogos, el mío de admiración absoluta, y el suyo de ensimismamiento y reserva, sin conseguir encontrarse en un terreno común. Yo le decía atropelladamente que la lectura de sus obras había cambiado mi vida, él me escuchaba receloso, no sé si con incredulidad o juzgando que los elogios hubieran podido ser mayores.

—¿Aún se acuerda de esa novela? ¡Hay que ver las cosas que se escriben cuando todavía no hemos aprendido a escribir! Y luego siempre hay alguien que las lee. […] (Inicio de «Comediantes»)

En su libro de aforismos Cuaderno de escritura (1988) escribe Pujol: «Cada escritor, bueno o malo, remeda modestamente la creación y se siente un poco como si añadiera un octavo día al relato del Génesis». Precisamente esta sensación de sentirse un pequeño dios ante el papel en blanco es, creo, una de las causas de la desaforada proliferación de escritores, que aquí aparece en toda su variedad y complejidad. La reflexión metaliteraria y la autorreferencialidad, que siempre fueron elementos esenciales en parte de la obra de Carlos Pujol, tiene en Los ficticios un papel absolutamente protagonista, igual que la inmensa ironía, siempre fina y civilizada de que hace gala el escritor catalán. Carlos Pujol somete a todos los protagonistas del ciclo literario a una implacable desmitificación. Ya sean personajes reales como Gabriele D’Annunzio​ o san Jerónimo; de ficción, como don Diego de Miranda (personaje del Quijote); anónimos críticos, poetas aficionados, admiradores, editores, negros (escritores por encargo), o el mismísimo jurado del premio Planeta (aquí aparece el propio Carlos Pujol, que actuó muchas veces como jurado de diversos premios), también son mostrados con humor, con las inquietudes, miedos, desengaños e ilusiones características de estas gentes tan raras.

Para terminar, en la pieza titulada Crítica constructiva hace Pujol una exposición sarcástica de algunas técnicas para realizar la crítica de un libro, algunas de las cuales, naturalmente, utilizaré con disimulo en el futuro.

Puntuación: 4 (de 5)
Editorial Comares (2021)
Edición y prólogo: Teresa Vallés
Colección: La Veleta – Prosa
88 págs.

Ver y Comprar este libro en Amazon: https://amzn.to/3moKi1E

l

Compilación póstuma de relatos del poeta, novelista, ensayista, crítico y traductor Carlos Pujol (1936-2012). El hilo conductor de estos relatos tiene como punto focal el mundo interior del escritor y su problemática relación con el mundo real. (Sinopsis de la editorial)

Carlos_pujol2-1

Carlos Pujol fue alumno del medievalista y filólogo Martín de Riquer, con quien hizo su tesis dedicada a Ezra Pound en 1962. Hasta 1977 fue profesor de Literatura Francesa en la Universidad de Barcelona. Entre 1997 y 2007 fue profesor de la Facultad de Humanidades de la Universidad Internacional de Cataluña y formó parte del Consejo Académico Universitario. Doctor en Filología Románica, su dominio de los idiomas francés, inglés, catalán e italiano le permitió ser un prolífico traductor (en un ilustrado abanico, desde los poetas clásicos británicos a un buen paquete de novelas de Simenon. Joan Perucho). Estudió y preparó antologías y ediciones de la obra de clásicos como Balzac, Voltaire, Charles Baudelaire, George Orwell, autores entre otros en los que estaba considerado un especialista. Fue crítico literario, entre otros medios, de El País, La Vanguardia, El Sol y ABC. Alfil blanco del fundador de la Editorial Planeta, José Manuel Lara Hernández, desde 1972 fue miembro permanente del jurado del Premio Planeta y secretario del mismo desde 2006, y gestor editorial incansable en la selección de los manuscritos que optaban a los Premios «Planeta», Ateneo de Sevilla y Ramon Llull. Buen amigo del erudito fabulador Joan Perucho, fue en casa de este donde junto con los poetas Alfonso Canales y Pere Gimferrer, fundaron la «Academia de los Ficticios».

Un comentario sobre “{Reseña} Carlos Pujol: Los ficticios (Comares)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s