{Reseña} Lafcadio Hearn: Espíritus y criaturas de Japón (Edelvives)

81iKnxAf6OS

Por fin tenemos la oportunidad de comentar el Libros de Cíbola una obra del prolífico y célebre artista francés Benjamin Lacombe. Curiosamente, yo conocía a Lacombe, no a través de revistas y blogs literarios, sino por publicaciones digitales de arte, ámbito en el que Benjamin Lacombe es muy apreciado. Nada mejor, por tanto, que estrenarnos con Espíritus y criaturas del Japón, un fastuoso álbum —gran formato, tapa dura, lomo en tela, cinta de lectura, lámina desplegable, papel satinado de máxima calidad— publicado por Edelvives, editorial que está sacando en España casi todas las obras de este genial ilustrador. Espíritus y criaturas del Japón supone la continuación de Los fantasmas de Japón (publicado en 2019), con el que Lacombe completa su interpretación de algunos relatos mitológicos nipones recogidos por Lafcadio Hearn en varios de sus libros. 

Benjamin Lacombe (París, 1982) estudió en la Escuela Nacional de Artes Decorativas de la capital francesa, donde publicó como trabajo final Cereza Guinda, seleccionado por la revista Time entre los diez mejores libros infantiles de 2007 en los Estados Unidos. Ese fue el inicio de una fulgurante carrera como ilustrador de títulos clásicos como Alicia en el país de las maravillasBlancanieves, Carmen, Madama Butterfly, Nuestra señora de París, El mago de Oz o los Cuentos Macabros de Edgar Allan Poe. También trabaja habitualmente  acompañando historias de autores contemporáneos como Sébastien Perez (La extraordinaria familia Appenzell; Frida) y Eliette Abécassis (La sombra del golem), entre otros. Paralelamente a su labor para el mundo editorial expone con regularidad sus trabajos plásticos en prestigiosas galerías de todo el mundo como Ad Hoc Art (Nueva York), Dorothy Circus (Roma), Maruzen (Tokio), Nucleus (Los Ángeles) y Daniel Maghen (París). Hoy día Benjamin Lacombe es indudablemente uno de los ilustradores más exitosos y admirados, con más de cuarenta obras y más de dos millones de ejemplares vendidos en todo el mundo.

177217_espiritus_Japon_5

Lacombe, que admite influencias tan variopintas como Leonardo da Vinci o Tim Burton, se califica a sí mismo como un artista surrealista y barroco. Los personajes imaginados por él son etéreos, de una belleza estática, con rasgos, volúmenes y formas de la silueta humana distorsionados. El resultado son unos personalísimos e inconfundibles dibujos que resultan siempre emotivos y melancólicos. Las técnicas pictóricas que emplea Benjamin Lacombe son muy variadas, recurriendo usualmente a los materiales y los procedimientos que mejor se ajustan a cada título concreto. Obtiene los efectos deseados mediante el uso de distintas técnicas como el lápiz, la acuarela, la témpera o el óleo. En los últimos años se ha producido un extraordinario cambio en la ilustración, que ha pasado de ser mero adorno o complemento a convertirse —gracias a artistas como Labombe y otros muchos—, en la parte fundamental y más atractiva del libro, incluso por delante de los textos. Lacombre, que siempre prefiere las historias clásicas («Soy un lector abierto, pero es verdad que más sensible a los clásicos que a la literatura contemporánea», ha señalado en alguna entrevista), encuentra en los exóticos relatos de Espíritus y criaturas del Japón unos argumentos perfectos para desarrollar su maestría como ilustrador. El resultado es un libro bellísimo que merece la recomendación más absoluta para los seguidores de la artista francés y los amantes de los libros ilustrados en general.

laco

Como es de sobra conocido, el folclore japonés se caracteriza porque todo tipo de animales, plantas y árboles se encuentran sujetos a permanentes metamorfosis cuya interacción con el hombre puede ser tanto terrorífica como amable. Usualmente se puede producir la transmigración del alma de un ser humano a cualquier animal o árbol debido a un hechizo o a un trauma, de ahí del cuidado exquisito que los japoneses debían deparar a todos los seres. Todas estas criaturas fantásticas, que han sido agrupadas en la actualidad bajo el nombre de yokai, son expresiones de una naturaleza salvaje, amenazante e incontrolable, reacia en ocasiones a la pacificación por el culto rendido, y que deben someterse, por tanto, a la acción punitiva de los hombres. No obstante, bajo ciertas condiciones, estos seres fabulosos o yokai son capaces de retribuir positivamente los actos de los hombres, en particular los espíritus animales y vegetales.

Para este volumen se han seleccionado nueve piezas de Lafcadio Hearn. Quizás el cuento más célebre es El sueño de Akinosuké, extraído de su volumen Kwaidan, su obra más famosa (otros dos textos pertenecen también a este libro). El joven granjero Akinosuké se queda dormido bajo un cedro cuando está con unos amigos y sueña que es nombrado gobernador de una isla por el rey de Tokoyo, que además le da su hija en matrimonio. Años después ésta muere después de haberle dado varios hijos y Akinosuké levanta un monumento funerario en su honor. Llamado por el rey, Akinosuké emprende el viaje de vuelta pero se queda dormido y despierta nuevamente debajo del cedro. Sus amigos le dicen que durante su breve siesta una mariposa salió de su boca. Excava bajo el árbol y halla un hormiguero (el reino de su sueño), una pequeña piedra (la tumba) y una hormiga enterrada en una cajita de arcilla (su esposa). Otra pieza fascinante, y la más larga, es Kitsune —este texto se ofrece en versión reducida—, un ensayo sobre Inari (dios zorro), venerado como dios del arroz. Los Inari tienen una compleja mitología y son fértiles en leyendas y cuentos tradicionales (los zorros están presentes por doquier en todo el imaginario fabuloso y cotidiano nipón). He aquí uno como ejemplo: se cree que no es posible ver al zorro hombre (hito-kitsune); sin embargo, si pasea junto a agua en calma su sombra sí es proyectada en sobre la superficie acuosa. En otros cuentos se narran leyendas de los exóticos samébito (hombres tiburón), los oshidori (patos mandarines) o los famosos kappa (niños de los ríos).  

El libro termina con una curiosidad: tal fue la fama de los yokai al final del periodo Edo que aparecieron juegos de estampas y de mesa con las diferentes criaturas fantásticas. Iban dirigidos tanto a adultos como a niños y consistían en juegos palabras y jeroglíficos que requerían un cierto conocimiento literario.

Puntuación: 5 (de 5)
Edelvives (2ª edición, junio 2021)
Colección: Narrativa
Traducción: Alejandro Tobar | Ilustraciones: Benjamin Lacombe
172 págs.

Ver y Comprar este libro en Amazon: https://amzn.to/3rYuEi1

lacombe

Tras el gran éxito de Historias de fantasmas de Japón, Benjamin Lacombe vuelve a encontrarse con la voz de Lafcadio Hearn para ilustrar un segundo volumen de cuentos. Nueve relatos de la tradición oral nipona, escritos en la segunda mitad del siglo XIX, que reflejan las costumbres e ideas del Japón más tradicional y que nos descubren sus personajes fantásticos como el samébito, los kitsune (zorros), los oshidori (patos) o un hombre que se transforma en faisán. (Sinopsis de la editorial)

Lafcadio_Hearn_portrait

Lafcadio Hearn (Leucadia, Grecia, 1850 – Yaizu, Japón, 1904) es para muchos un escritor de culto, recordado tanto por su curiosidad viajera y su personalidad como por su talento narrativo. Personaje cosmopolita, fino observador, siempre sutil y elegante, sus textos saben mostrar a la perfección esos «detalles» que normalmente pasan desapercibidos a los turistas descuidados. Por todo ello, Hearn es hoy un autor de referencia obligada para quienes quieran sumergirse no sólo en relatos y novelas memorables, sino también en la magia que esconden culturas tan dispares como, por ejemplo, la criolla de Nueva Orleans o Martinica, o el Japón tradicional. De su extensa y elogiada obra, en España se han publicado, entre otros, En el país de los dioses: relatos de viaje por el Japón MeijiKokoro Kwaidan

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s