{Reseña} Ricardo Doménech: La pirámide de Khéops (Salto de Página)

Como bien indica David Roas en el acertado prólogo a esta edición de La pirámide de Khéops, Ricardo Doménech comenzó su labor como narrador con obras adscritas al realismo social imperante en los años 60, para más tarde, a partir de 1977, publicar una serie de volúmenes de relatos en los que prima lo fantástico e imaginativo. Entre ellos, seguramente La pirámide de Khéops  (1980) es el más importante y se encontraba agotado desde entonces, por lo que es de agradecer la recuperación que en su día realizó la editorial Salto de Página. El propio autor indicó que en esos libros buscaba “hacer verosímil, creíble algo que sencillamente es imposible […] Cosas que, según dicta nuestra razón, no pueden pasar”.

Este breve volumen se compone de diez relatos en los que se nota la gran influencia que las lectura de Kafka, Cortázar y Borges ejercieron sobre Doménech. Alguno de estos cuentos están escritos en un estilo coloquial, costumbrista y castizo, típico de los ochenta, que lastran algo la lectura actual, aunque el efecto fantástico permanece inalterado. Por el contrario, los que más me han gustado presentan un estilo sobrio, neutro y, por tanto, más eficaz. Destacaré algunos: La escalera de Sarto, un cuento sobre unas escaleras de geometría imposible; La ciudad y el tren es un gran relato de técnica kafkiana en el que se roza lo grotesco; En el ominoso Testimonio, una ciudad es invadida por unos extraños y minúsculos seres; Visita al Ministerio de Justicia es un extraordinario relato que debe mucho a Kafka y sus interminables burocracias. Sobre la parte no visible del iceberg es un magnífico relato de corte clásico y final mágico ambientado El Cairo.

“La impresión que yo tenía era como en el tren, cuando llegas a una estación en que el tren se bifurca, y van y ponen una locomotora en la cola, y tú, que no te has movido de tu asiento y estás acostumbrado a que el campo y las casas y todo se vayan como huyendo en una dirección, ves que de golpe, en cuanto el tren se vuelve a poner en marcha, se van en la dirección opuesta y tú vas y dices carajo, qué es esto. El teniente Valbuena lo explicaba de otra manera. A él le dio la impresión de estar viendo bajar unas escaleras mecánicas en unos grandes almacenes o en el metro, y como si, de pronto, alguien hubiera manipulado en el mecanismo y la escalera se pusiera a subir, pero con todas las gentes en la postura anterior y como si creyeran estar bajando. Fue algo parecido a todo esto; fue lo mismo, igualito. Yo miraba el desfile y de pronto qué cosa tan rara, no puede ser. Y era eso, sí. En aquel instante —no lo olvidaré nunca— pasaba delante de mí una compañía de fusileros a las órdenes del capitán Bravo, en perfecta formación, y el sol brillaba con intensidad en cascos y bayonetas… La tropa desfilaba muy marcial y muy disciplinada y muy requetebién… Pero lo hacía caminando de espaldas, hacia atrás.” (Testigo imparcial)

Lo mágico, lo absurdo, lo fantástico y lo onírico se dan cita en estos cuentos de variada temática. Ya señaló Santos Sanz Villanueva en el prólogo de la edición original “la capacidad del autor para arrastrarnos al abismo por medio del lenguaje, para llevarnos, gradual y mágicamente hasta un final sin desenlace posible”.

La pirámide de Khéops es un libro importante en la historia del cuento fantástico español. Recomendable para todos los aficionados al género.

Puntuación: 4 (de 5)
Salto de Página (2011)
Colección: Cián, 7
Prólogo: David Roas
104 págs.

labimg_870_la-piramide-de-keops.jpg

la publicación de La pirámide de Khéops, acaso el libro más relevante de Ricardo Doménech, no sólo pretendemos recuperar para el lector un excelente conjunto de relatos, sino también reivindicar a uno de los mejores cultivadores del género en castellano. Estos diez relatos nos invitan a visitar ciertas zonas oscuras de la conciencia; también ciertos miedos y angustias fundamentales de la vida contemporánea. Pero lo hacen con media sonrisa, conscientes de nuestra propia estupidez y limitaciones —raro ejercicio para el que son necesarias humildad, inteligencia e ironía—. En los cuentos de Ricardo Doménech, como en toda la mejor tradición fantástica que se nutre de Cortázar y Kafka, lo irracional se abre paso desde las situaciones más cotidianas para hablarnos de nuevo, iluminándolo a su peculiar manera, del mundo que habitamos. (Sinopsis de le editorial)

ricardo-domenech

Ricardo Doménech (Murcia, 1938 – Madrid, 2010) desarrolló una extraordinaria obra teórica y académica, especialmente —desde su cátedra en la Real Escuela Superior de Arte Dramático— en el ámbito del teatro español del siglo XX. A la sombra de esta tarea, plasmada en numerosos ensayos y ediciones críticas, se revelará también una de las voces más interesantes del panorama narrativo de los últimos cuarenta años. Desde que publicara su primera novela (La rebelión humana, Taurus, 1968), su trabajo literario se consagraría a la ficción breve con títulos como Figuraciones (1977); Tiempos (1980), La pirámide de Khéops (1980) o El espacio escarlata, 1989; conjunto de textos en el que Doménech alcanzaría a dominar el género con sencillez narrativa, originalidad e ironía.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s